miércoles, 5 de agosto de 2009

La inmortalidad


En esto de quedar de manera indeleble en la memoria de todos, los mitos que murieron sin saborear las hieles amargas del declive ganan de calle a los que sobrevivieron para aguantar el tipo como pudieron.

Sí, esta entrada de hoy es una de esas que tengo preparadas de antemano y que asalto cuando hay poco o nada que contar. Y la cosa va de la inmortalidad, y aunque el asunto no me preocupa en absoluto en lo que a mí respecta (veremos en qué quedo), espero que coincidamos en que existe una tendencia manifiesta a pasar por alto, cuando se habla de mitos del automovilismo, lo barata que resulta la gloria para los que murieron en acto de servicio, en el esplendor de su carrera, y lo cara que ha sido para los que se quedaron para verlo.

Inevitablemente, cada cierto tiempo, discuto con alguien sobre lo grande que era Senna. Y siempre me quedo a medio camino por no hacer daño, por un sentimiento de profundo respeto que me impide continuar preguntando a mi interlocutor qué habría pasado si no se hubiera dejado la vida durante la disputa del G.P. de San Marino de 1994; si hubiese rendido la rodilla ante Michael Schumacher de todos modos; si en 1995 no hubiera dispuesto de un coche con el que enfrentarse a los Benetton, como les ocurrió a Hill y a Coulthard; si cansado del rendimiento de los Williams, tras cuatro años largos sin un título que llevarse a la boca, hubiese decidido en 1996 volver a McLaren, o irse a Ferrari… Qué habría ocurrido si jamás hubiera conseguido el cuarto entorchado que todo el mundo le da por supuesto; si se hubiese retirado sin lograrlo; si años más tarde hubiera fundado una escudería que llevase su nombre, pero mediocre… ¿Qué habría sucedido?

Cuando me he atrevido a ir un poco más lejos de mi silencio, con Lucio, para qué voy a negarlo, me lo encuentro incrédulo cuando le cuento que en 1994 Ayrton había abandonado en las dos carreras anteriortes y que éstas habían sido ganadas por Michael; que en 1993 el mundial se lo había llevado Alain; y que el año anterior lo había hecho Nigel…

Obviamente no estoy intentando quitar ninguno de sus innumerables méritos al brasileño, pero sí me apetecía puntualizar que su muerte prematura ha hecho mucho para que lo veamos como le vemos. Tal vez por eso mismo, porque ha continuado vivo para seguir mirándose en el espejo, siempre me ha tirado más Alain Prost, porque hay que tener agallas incluso para retirarse o para arriesgarse a morder el polvo.

Y ahora que vuelve Michael Schumacher, aprovecho para lanzar la pregunta de si dejará de brillar para muchos (gracias a Dios no me encuentro entre ellos) si a partir de Valencia comenzamos a verlo como un tipo que lucha consigo mismo y contra el peso inevitable de su propia vida, por mucho heptacampeón que sea.

Sí, creo que sí, en esto de quedar en la memoria de todos, los que murieron sin saborear el fracaso ganan de calle a los decidieron seguir dando guerra, y para el Kaiser y sus actuales idólatras, el retorno del ídolo supone asumir un riesgo que se me antoja bastante innecesario.

10 comentarios:

Speeder_76 dijo...

Deve ser mesmo das férias... és o terceiro que escreve sobre o Ayrton Senna hoje. O Daniel Médici, do excelente blog "Cadernos do Automobilismo", descobriu um álbum de musica de uns catalães chamados "Delorean", que fizeram um álbum ao que deram o título de "Ayrton Senna". Curiosamente, também tinha ouvido sobre eles, mas não tinha tido tempo de fazer um post sobre eles.

No final, isto tudo tem a ver com heróis e mitos. No século XX e XXI, nesta sociedade hipermediatizada, os desportistas são os nossos heróis. E como estes deixam uma marca indelével, em pelo menos uma geração, agora podemos ver as consequências: um piloto de Formula 1 vira algum de pop. Que mais se seguirá?


Já agora, eis o link: http://cadernosdoautomobilismo.blogspot.com/2009/08/ayrton-senna-e-pop.html


Boas leituras!

csm dijo...

Sí, tienes toda la razón, seguir y ver cómo te conviertes en un "dios decadente del Olimpo" debe ser muchísimo más doloroso que esa "insoportable levedad del ser", que te lleva en un sólo sorbo , de una vez y no poco a poco, trago a trago. Hay que ser de una pasta especial para asumir el salto y adaptarse con clase y sabiendo encontrar un nuevo lugar. Esperemos que Michael lo sepa encontrar.
Un besote

zukisan dijo...

Aun teniendo la razon, creo que te falta un punto de vista mas subjetivo... el del propio Schummacher. Y me voy a atrever a imaginarmelo:

A Schummacher se la suda que se deteriore su imagen. Ya ha ganado 7 veces, mas que nadie. A otros cuando se juvilan, los colegas les llaman para ir a pasear al monte, o debez en cuando a jugar a pala, o a la petanca o.... A este tio cuando se juvila, le llaman para estar el finde en un circuito, apoyando y asesorando a un equipazo. Y mira tu por donde, ahora le han invitado a coger un F1, otra vez.

Y a Michael le gusta competir, le encanta la velocidad, disfruta. No se justifica de otra forma lo de las motos. Y le han dado de nuevo la oportunidad de subirse a un F1, de competir, de disfrutar... aunque no gane.

Michael era y sera un grande. Soy de los que piensa que disfruto mas su ultima temporada, con aquellos impresionantes tu a tu con alonso, que en alguna de las que gano.

Por que es un grande y le encanta competir. Si gana mejor, pero este vuelve a disfrutar.

Y no creo que lo haga mal...

Aficionando dijo...

Schummi es muy malo con las motos. Bueno, malo en términos relativos. Tan malo como Rossi con un ferrari F1. La primera vez que Schumacher probó la Ducati Desmosedici, en 2005, hizo 25 segundos más que Capirossi, piloto de Ducati en aquel año. Dos años después probó la moto de Stoner en Cheste y había mejorado algo: hizo cinco segundos más que Pedrosa. Cinco segundos en uno de los cicuitos más cortos del mundial.
Creo que ni Rossi conseguiría nada en F1, ni Schumacher en Moto GP o Superbikes. Ninguno de los dos lograría nada en rallies.
Sin embargo, no me atrevería a apostar contra Kimi en rallies, ni contra Loeb en F1. Éste último es un superdotado de las cuatro ruedas (lo demostró en sus primeras vueltas en LeMans, igualando los tiempos del piloto oficial del equipo Peugeot).
Creo que Loeb hubiera podido ser una figura de la F1.

Mai dijo...

Los grandes mitos siempre se caracterizan por morir jóvenes. Con eso consiguen que se les recuerde siempre por sus gestas olvidando todo lo demás.

Anónimo dijo...

La gente se empeña en engrandecer al mito Senna. La mayoría de los que le encumbran no le vieron correr siquiera y hablan de él como el dios de los circuitos.

Nunca he rehusado la crítica a Ayrton, y he sido fuertemente criticado. El brasileño era un crack del motor, y hacía cosas que muchos no pidían imaginar. Pero siempre he dicho que no erea diferente de Mansell, Prost, Scumacher e incluso Piquet.

PiratF1 dijo...

Yo creo que para ser mito hay que morir en el intento, si no, siempre llegrá uno que volará más lejos, más alto o más rápido, por muy bueno que seas.

Un abrozo, Jose

Saludos desde la orillita del Mediterráneo ;)

Interlagos dijo...

Tengo que discrepar contigo, Orroe. Es cierto que Mansell ganó en el 92 y Prost en el 93, pero porque corrían con el Williams de suspensión inteligente. Un coche que era como el Brawn de principios de esta temporada, pero que no se desinfló, sino que rindió a un nivel brutal durante esos dos años. A pesar de ese dominio apabullante, Senna les plantó cara y les ganó carreras. En el 94 Senna fichó por Williams, pero las suspensiones inteligentes fueron prohibidas (los cambios de normativa de la FIA) y resultó que el equipo Benetton de Shumacher y Briattore arrasaba al comienzo de la temporada. Sin embargo, en aquel maldito Gran Premio donde también murió Roland Ratzenberger, Senna ya consiguió la pole (el mejor poleman de todos los tiempos), y lideraba la carrera, es decir ya estaba en condiciones de pelear por aquel mundial.
Pero independientemente de esos detalles, yo sí tengo claro que ver correr a Ayrton Senna da Silva era un auténtico placer, un lujo para los sentidos. Consiguió infinidad de poles con coches inferiores, sacándoles el 100% del rendimiento del auto. En agua ha sido el piloto más completo. Su ritmo de carrera era brutal y su puesta a punto de los monoplazas insuperable. Su punto débil (según se mire)... su carácter, que le llevó a enfrentamientos muy fuertes con la FIA y Balestre. Yo tengo bastante claro que hubiera vuelto a ser campeón del mundo. simplemente porque era el mejor!
Un saludo.

Orroe dijo...

Buenas noches a todos ;)

Speeder ;) Sí, debe ser cosa de brujas o hadas XDDDDD Estupendo el enlace: mitos e iconos a ritmo de pop XDDDD ¡Ay, Dios, viviremos para contárselo a nuestros nietos! ;)

Concha ;) Los dioses decadentes no son tales, poque jamás han llegado a paladear el auténtico Olimpo. O hay reyes que saben caer con su corona, o son meros títeres que van de lo que no son :P

Zukisan ;) Tengo que quitarme el sombrero ¿m,e lo permites? Pasión, amigo, pasión, y Michael es de esos ;)

Aficionando ;) Buena apreciación de un «motero» XDDDDD, y sí, estoy contigo en que Loeb y Kimi tienen «algo» que los hace diferentes ;)

Mai ;) Te he dicho que tus comentarios son refrescantes???? Sí, la esencia del auténtico mito es lo que deja como rastro cuando muere :P

Martín ;) Ahí le has dado, no era diferente a otros, pero a la vez lo parecía y murió sin demostrar sus carencias.

Juan ;) La vida pasa factura, y de qué forma :P

Interlagos ;) No disientes conmigo, lo ves de otra forma, que no es lo mismo :P

Mira, para mí, Ayrton seguiría siendo lo que intuyo sin necesidad de más títulos, porque nadie como él para hacer de las curvas una línea recta, nadie como él para ser voraz...

Un abrazo

Jose

PD: Hoy estoy muy cansado, pero mañana sabré recompesaros :P

MAND dijo...

Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. Segundas partes nunca fueron buenas, ya lo comentaba yo en cuanto conocí la noticia del regreso. Michael asume un gran riesgo, tanto que yo, antes de que empiece el GP de Valencia, creo que ya ha perdido una buena parte de esa imagen que como tú dices quedará en memoria de todos.

Cierto es que no seguí toda su carrera, pero sí los últimos cuatro años, y acordándome de lo que dijo en Monza 2006, cuando afirmó que ese sería su último GP de Italia, y que no se volvería a subir a un F1 (ésto último creo que lo dijo después), creo que regresar de esta manera, destacando sus 3 millones por carrera (corregidme si me equivoco) y sus problemas físicos, es algo que para mi deteriora su figura.

A mi me hubiese gustado que la última imagen del alemán siguiese siendo ese grandioso adelantamiento a Kimi en Interlagos, pero ahora habrá que buscar otra, que de momento no es tan buena, pero veremos qué hace a manos del F60B.

Sobre Senna no me gusta opinar mucho, si no hubiese muerto quizás hoy Schumi sería para la mayoría el más grande, o quizás hubiese logrado igualar los cinco de Fangio y pasaría a la historia. Sea como fuere, es cierto que las muertes siempre hacen que los pilotos queden vivos en la memoria, tal y como tú lo titulas en esta entrada.

Saludos.