miércoles, 7 de enero de 2015

Nous sommes tous Charlie-Hebdo


En la imagen de entrada, Prostvuelve intentando darme caza y yo, con el DRS activado en el taca-taca. Tablas. Además de llevar abierto el bendito cachivache aerodinámico acabo de pulsar el fan-boost y por si fuera poco, con el dedo gordo del pie izquierdo, he puesto en marcha la parte eléctrica de la unidad de potencia... No me cogerá jamás, ¡muahahahahaha!

Hoy, en París, tres valientes armados hasta los dientes han ajusticiado a una docena de nosotros en su lugar de trabajo, como si fuesen putos conejos. Dice Pérez-Reverte que la tercera guerra mundial ha comenzado como si algunos no lo supiésemos de sobra mientras un manús enbozado en un palestino rojo, le dice a la periodista Ana Pastor que tengamos miedo...

No os lo he contado nunca, pero hubo una tarde en que siendo izquierdoso como de costumbre, ayudé a proteger el pellejo de un parlamentario del Partido Popular que vivía cerca de mi anterior domicilio. Tiempo después, tuve un pequeño desencuentro con el interfecto en una tienda de la zona porque el muy gañán pretendía saltarse la cola. Nunca se lo he tenido en cuenta.

Si echara la vista atrás lo suficiente, podría encontrar mil y una anécdotas de este tipo, que el País Vasco, por desgracia, hace años daba para muchas. Serví a los colores del PSE en las mesas de escrutinio aunque votaba a Esker Batua hasta que Madrazo terminó con mi paciencia, y en el ínterin, incluso me las tuve tiesas a la hora del recuento con alguno de aquellos tovarich que de tarde en tarde pretendían que tuviésemos miedo de las consecuencias. Si desperdiciáis un poco de tiempo en internet, me podréis encontrar como cabeza de lista por Markina-Xemein en la municipales de hace algunas temporadas y es que incluso allí, tan lejos, hace falta que un optimista esté tan loco como para presentarse a alcalde apostando a una derrota por goleada con tal de que alguien difuso, pueda ejercitar su derecho a tener alternativas a las que votar.

Con todo esto quiero decir que somos Occidente para lo bueno y para lo malo, y que nos ha costado los nuestro conseguir la mierda que tenemos, incluida la Merkel, como para que vengan cuatro hijoputas con sus kaláshnikov vengadores pretendiendo que perdamos la primera batalla, la del miedo. 

Y es que interiorizarlo supone la primera cesión de rodilla, y ahí que no. En una tarde en que dan ganas de mandar todo a tomar por el culo porque a cuatro lapiceros y a media docena de plumas les ha caído encima la venganza divina por pretender ser libres y ayudar a otros a serlo, y en consecuencia no volverán a casa en París o sus aledaños, donde les esperaban a la hora de comer los suyos y también nosotros; en la que que como digo, lo normal sería echar algunas lágrimas, quiero rendir homenaje desde este miserable sitio a la tropa de Charlie-Hebdo que ha caído en combate, enarbolando esa cultura de la risa y la sátira más o menos perversa, que desde tiempo inmemorial ha hecho que las dictaduras, del pelo y color que sean, acaben antes con los intelectuales y los poetas que con los ingenieros.

Os leo, aunque esté triste.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

"Prostvuelve intentando darme caza y yo, con el DRS activado en el taca-taca. Tablas."

Estoico o simplemente un tipo que lucha por ser feliz. Jose, no dejes de escribir jamás. En un día de mierda me has hecho reír. Abrazote ;)

Lola Cámara dijo...

¡¡Qué día más triste¡¡ la libertad debe ser algo muy peligroso para algunos, sean de la ideología que sean, y siempre perdemos algo muy importante cuando pasan cosas como éstas.
En fin, poco más se puede decir, es un día de mierda, me pongo en el lugar de esas familias y me siento fatal.

Anónimo dijo...

NO SE MATA. Es así de sencillo, cabrones de todos los colores y condición. Y estar en contra de matar a unos no es estar a favor de matar a otros. Que es que además de asesinos, tontos del culo, copón.

Un abrazo por la izquierda,

ABB

Anónimo dijo...

Nunca se aprecia lo suficiente lo que gente como vosotros arriesga. Desde la barrera todos damos pase de pecho pero a la hora de la verdad, pocos salen de la broma fácil a la iglesia y se arriesgan con Mahoma o pistoleros que viven dos calles más abajo. A todos esos inconscientes que dan la cara por nosotros os doy las gracias.

Un saludo
Se.Polyphenol

J-CAR dijo...

La risa es el mayor arma contra el miedo. Generalmente el terror se basa en un montón de bobadas, pero hay que tener mucho valor para reírse de ello ante un público y romper con esa risa el encantamiento.

¡Hacedme el favor de ser felices!

Isaac dijo...

#JeSuisCharlieHebdo

Es lo que quieren, que tengamos miedo. Es la primera batalla que hay que luchar.

Estoy triste, como todos, pero no bajo los brazos. No nos podemos rendir.

Gracias por esta entrada.

Y como decimos por aquí, aunque suene un poco vulgar:
¡Olé tus huevos!

Anónimo dijo...

Saludos oroe, aqui en Venezuela muchos periodistas han caido y no por una corriente religiosa si no por pensar politicamente diferente, entiendo y comprendo lo que sientes, maldita importancia de no poder hacer nada contra unos individuos que se creen dueños de la vida de los demás. Y con sus armas segan la vida de padres, hermanos tíos, hijos que como bien dices eran esperados en casa.

Carlos Ollarves desde Venezuela

Aficionando dijo...

Hace días que no pasaba por aquí, pero veo que coincidimos en muchas más cosas que en nuestro amor por las cuatro ruedas.
Gracias.