lunes, 8 de diciembre de 2008

Crisis? What crisis?


El anuncio de la retirada oficial de Honda del mundo de la competición ha desatado una especie de exaltación gratuita de la crisis económica que lleva tiempo mordiéndonos la yugular, y un frenesí de tonterías que uno no sabe a cuenta de qué vienen, pero que han permitido destacar en negrita las bobadas vertidas por Mosley y Ecclestone en relación a la reducción de costes previa implantación del llamado motor único y otras mandangas, sin que nadie haya creído conveniente, todavía, exigirles algo de responsabilidad en este embrollo, que la tienen, por mucho que se empeñen en mirar hacia otro lado, y algo más de claridad y equilibrio en un negocio en el que la FIA y la FOM (empresa de gestión de derechos y explotación que dirige Bernie) se llevan buena parte del pastel de los beneficios mientras imponen unos criterios aberrantes o marcan pautas sin sentido que en vez de aliviar la situación, la endurecen, al alejar a los equipos medianos y pequeños de los resultados de que dependen para amarrar patrocinadores y abrir brecha en la viabilidad de sus respectivos proyectos.

Sí, Honda hizo acto de presencia en los circuitos de F1 en 1964. Sí, Honda ha sido junto a Cosworth, Renault y Ferrari uno de los más importantes motoristas de todos los tiempos. Sí, sí y sí. Pero la Honda que acaba de anunciar su renuncia tiene muy poco que ver con la inicial, o con la que dominó las carreras como proveedor de motores a finales de los 80 y primeros de los 90 del siglo pasado, y desde luego, la F1 actual no tiene absolutamente nada que ver con las de aquellas épocas. En sentido estricto esta Honda ha sido un equipo muy joven (2006) que ha sufrido desde sus inicios, y claramente, de las inclemencias de un deporte que mal que nos pese, ya no lo parece, y que sólo se mueve por un insano impulso de conseguir ganancias a cualquier precio.

Por ello, hacer comparaciones al respecto de Honda con otras experiencias (McLaren-Mercedes, Toyota, etcétera) resulta bastante memo si no un poco idiota, y tratar de sacar conclusiones deportivas, descabellado. Y lo digo porque visionando el asunto desde un punto de vista puramente económico (único prisma que se me antoja válido) lo que ha ocurrido cobra demasiado sentido.

Cuando surgió el debate sobre la posibilidad de que Fernando recalara en Honda, mostré mis reservas precisamente porque el proyecto era demasiado reciente y presentaba serias dudas a pesar de llevar sobre sus espaldas un nombre mítico en esto de la competición, y es que hasta ese momento, aparte de la supuesta renovación que implicaba la presencia de Ross Brawn en su filas en 2008, y del fichaje de Petrobras para 2009 (la petrolera era el máximo avalista de Bruno Senna, y mantiene vínculos con Honda en otras categorías), la japonesa ha mostrado estar muy poco identificada con su aventura en F1, o en su caso no haberlo sabido plasmar.

En este escenario, partir de una pequeña trayectoria aquejada de falta de patrocinadores, con poco estímulo y peores resultados, por narices apuntaba mal, porque delata que la aventura era onerosa y podía llegar a ser insostenible, como así ha sido. En este orden de cosas, desde un punto de vista económico y algo malicioso, lo admito, la muerte súbita de Super Aguri por falta de ayuda y compromiso de la casa oficial, muy bien podía haber sido entendida como una sencilla manera de comenzar a reducir costes, empezando por el flanco más débil, obviamante; y hacer público a mitad de esta temporada pasada que la escudería se centraba en el vehículo de 2009, podía delatar lisa y llanamente que alguien ya había tomado la firme decisión de dejar a su suerte el esfuerzo de 2008, sin mover un dedo para ayudar a conseguir resultados, ni por buscar financiación, porque no interesaba que se obtuvieran ni lo uno ni lo otro. Lógicamente, si mi idea no es muy descabellada, también hacía falta una coartada que hiciera creíble la renuncia y evitara preguntas incómodas sobre la pésima gestión de estos últimos años, sobre la poca implicación de la compañía en su división deportiva para F1, o sobre otro montón de asuntos que al paso que va la burra no aclararemos jamás. Y para ello, qué mejor para el señor Fukui y su consejo de administración que disponer de unas cuantas víctimas inocentes que poner sobre la mesa: Brawn, Fry, Button, Barrichello, Wurth, Senna y el resto del personal que se irá a la calle como no llegue ese comprador que gracias a Dios parece vislumbrarse en el horizonte…

«Es una decisión difícil» decía el otro día Takeo Fukui, y yo me pregunto cómo se puede tener tanto morro, porque la crisis económica lleva tiempo acuciándonos y la decisión de Honda se podía haber tomado en un momento menos lesivo para su gente y para el patrocinador, Petrobras, que ahora también se encuentra sin margen de maniobra, tras haber abandonado Williams. Aunque después de leer a Mosley y Ecclestone, lo hipócrita de la actitud del responsable de Honda no me extraña demasiado porque sintoniza perfectamente con el oscuro y denso ambiente que está asfixiando la máxima expresión del automovilismo deportivo.

¿Crisis, qué crisis?

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Josetxo, cada día entiendo menos de Fórmula Uno pero cada vez me gustas más. El 13 estoy en Bilbao y si os place solicito audiencia, que me acerco con mi parienta y sé que su presencia os place. Te vas? Te quedas? Tendrán un rato libre para un vermute?
Colega, no sé cómo lo haces pero eres un crack.

Rafa.-

David Plaza dijo...

Cuanta razón tienes en mucho de lo que dices... la F1,todo un castillo en el aire cimentado en la ostentación y la hipocresía.

CSM dijo...

¡Hola Jose!
(Vaya puentecito te has pegado eh,granuja?, Haces bien !)
Cuánta razón tienes. Por desgracia, todo lo que suscita interés general tiene que pasar por taquilla, y como consecuencia se desvitúa por completo. Más en un deporte como éste, en que el hombre depende tanto de la máquina (seguramente por éso, Usain Bolt, dependiendo básicamente de sus piernas, se puede permitir el lujo de seguir vivendo en Jamaica).
La máquina depende en todo de la tecnología = dinero + ID + promotores...
No, definitivamente ni Nuvolari o J.Villeneuve son Kimi o LHI, ni Enzo es
Montezemolo ni Colin Chapman se parece a Ron Dennis, ahora tenemos unos que mandan más: Mansour Ojeh, Mallya, las multinacionales...pero que se ven menos, con lo cual ¿a quién puedes culpar?.Es todo más oscuro y difuso. Todos quedan bien y , sin despeinarse, se pueden quitar el sofoco tomando su jet privado hacia cualquier destino paradisíaco donde olvidar la dificil decisión que acaban de tomar...
Un abrazo
Concha

Anónimo dijo...

"Lógicamente, si mi idea no es muy descabellada, también hacía falta una cohartada que hiciera creíble la renuncia".

Salvo en la h intercalada con la que escribes coartada -borrón ortográfico que ni tu post nni tu talento se merecen- en todo lo demás estoy plenamente de acuerdo contigo.

Bernardo y Maximiliano, sobre todo el primero, se vienen llevando casi dos de los tres mil millones de euros recaudados por el grancirco. Una auténtica inmoralidad, se mire como se mire. Los equipos, grandes hacedores y sostenedores de este maldito y magnífico circo, se merecen un bocado mucho mayor de la tarta a la hora del reparto. Pero Bern, el viejo y gran acaparador, no les dejará, en la actual situación, nada más que las migas sobrantes del nuevo bizcocho.

("¿Que yo os dé más dinero? Vamos, vamos, chicos, reducid vosotros los costes, eh, que cuesta muy poco").

("Max. Dales una de motor único que andan un rato despistadillos, los pobres").

("Y ya que estamos... Max, ¿cómo vas con lo de las medallas?")

Estas anglijuelas insaciables de dinero nos llevan irremediablemente a una F1, descafeinada y monomarca. Antes pondrán sobre el asfalto de los circuitos coches únicos que perder un ápice de sus desorbitados -y por encima de todo sostenibles- beneficios.

("Hagamos una F1 sostenible, Bern, o nos iremos al carajo")

Jeje. Lo tengo claro. La clonización total forzada por la maFIA y respaldada por los deseos del gran Obtenedor será el destino de la F1 que hoy conocemos.

Los equipos deberían plantearse muy en serio su futuro competitivo. Dejar atrás lo que deben dejar (bats incluidos), respirar aire limpio, tomar con fuerza un nuevo impulso y montar cuanto antes su propio campeonato paralelo.

Orroe dijo...

Buenos días a todos ;)

Rafa, canalla, te llamo luego, que los teléfonos están para algo ;)

Concha ;) El puentecito me ha sabido a poco pero ha venido muy bien, no voy a negarlo ;)

Sobre tu comentario creo sinceramente que las aguas volverán a su cauce y sin mejorar mucho el panorama, la verdad. Lo de estos días es un tira y afloja para defender posiciones y para demostrar que «ellos» también están implicados, y de paso vender la moto correspondiente a quien sea.

Un abrazo

Jose

Orroe dijo...

David, sinceramente es un orgullo tenerte por aquí ;) Usa y abusa de este sitio cuando te apetezca, y gracias ;)

Un abrazo

Jose

Orroe dijo...

Anónimo ;)

Ya avisaba unos post más atrás que podía haber erratas como la delatada por ti, y es que ando con poco tiempo y no corrijo como debiera los textos porque escribo sin control de tracción (léase corrector) XDDDDD

De todas formas, ya lo he arreglado, y gracias por la advertencia y por tu comentario, porque es cierto que el futuro pinta algo negro, y no por la crisis, sino por las manos que dirigen el cotarro, pero en fin, es lo que tenemos y de momento habrá que conformarse ;)

Un enorme abrazo

Jose

PiratF1 dijo...

Hola Jose,
Creo que en la F1 (en la aviación estoy seguro porque llevos sufriendo sus efectos desde hace 10 anos) se han instalado en los consejos de administración, unos tiburones que ganan tanto por ciento de lo que ahorran sobre un presupuesto fijo, o un tanto por ciento sobre lo que gastan si se dan resultados inmediatos. El problema es que los antiguos empresarios tenían los pies en la tierra y buscaban hacer grande una marca con un desarrolo sostenible(prestigio) aunque su cuenta corriente no creciera tan rápidamente. Eso pasó a la historia, ahora estos descubridores de la F1(porque venden humo haciendo ver a los accionistas que han inventado la nueva F1) buscan la inmediatez de los beneficios( de los suyos los primeros) colgándose medallas y no invirtiendo en futuro porque en su oscuro plan ellos ya no estarán allí. Usan el viejo lema de "Take the money and run...". El tío Bernie y Madame Maxime Mosley son zorros viejos y saben qué se cuece y por supuesto que no van a renunciar a su parte del pastel. Por eso salen predicando que los equipos reduzcan gastos, mientras ellos siguen sacando toda la tajada que puedan, apostando por quien más pasta ponga, mientras se están asegurando el retiro. Después de darle muchas vueltas creo que ni ellos mismos creen en el futuro de la F1 y piensan que para que se lleven los tiburones advenedizos en esto, antes de que se vaya al traste, se llevan la pasta ellos.

Espero que pronto aparezca un nuevo campeonato de F1 lejos de esta jauría pero me temo que pasará todavía algún tiempo. A nosotros, pobres mortales, solo nos queda disfrutar lo que nos dejen y sufrir viendo como equipos emblemáticos como Honda y otros con mucha ilusión y poca pasta se van al traste.

Saludos desde La orilla del Meno

Mai dijo...

Opino lo mismo que tu, lo de la crisis parece más una escusa que otra cosa. Teniendo en cuenta que el coche del 2009 estaba ya hecho se podían haber retirado a final de año. En cuanto a los dos mafiosos que manejan la F1 sólo espero que dejen pronto de molestar, porque la edad no perdona y ya van cascados los dos.

Sabre dijo...

solo escribo para decir que es un honor que un tio como David Plaza siga este blog. Enhorabuena Orroe.

Orroe dijo...

De enhorabuena Orroe nada XDDDDD, que aquí estáis todos vosotros y cada vez me ponéis el listón más alto ;)

Un abrazo

Jose