viernes, 19 de enero de 2018

Los E-Sports y la Fórmula 1


Esta es la típica entrada que no me acarreará ni amistades ni seguidores en redes sociales, pero como a fin y a cuentas, mi actividad como bloguero consiste en contaros lo que pienso de temas de actualidad o sobre lo que me pedís que muestre mi opinión, como es el caso, allá que vamos a introducirnos en algún jardín, faltaría más.

Ahora bien, antes de meternos en harina me apetece hablaros de dos tipos la mar de serios como Jerome K. Jerome y H.G. Wells, y cómo érase una vez tuvieron la ocurrencia de personalizar las figuritas de los juegos de batallitas con las que mataban el rato, y no pintándolas de manera diferente, sino dotándolas de ciertas características que permitían mejorar la experiencia con ellas. Algunas podían ser más rápidas que otras, o tener más aguante, etcétera...

Bien, éste camino inexplorado antes de comienzos del siglo XX nos llevaría posteriormente a los modernos Wargames y a los Role Play Games (Juegos de Rol), Gary Gigax y su Dungeons & Dragons mediante, y en cuanto la electrónica empieza a permitirlo, más o menos a mediados de siglo pasado, a los juegos de ordenador y consola y ahora a los virtuales, que se llevan la palma porque ofrecen una sensación de realismo sin parangón.

Os cuento todo esto porque los E-Sport no dejan de ser una parte de esta gran familia. En ellos el jugador interpreta un personaje que en el caso que nos ocupa, es un piloto que circula y compite con otros en un entorno en el que hay poco espacio para la imaginación pura porque el simulador se encarga de que todo parezca real.

Confieso que soy más de usar la imaginación. He jugado a las carreras en la PlayStation o en aquellos cachivaches que había en las salas de recreativos hace algo más de una década, pero me divierto más con el Fórmula D, o el scalextric, que aunque no lo parezca también es un formato de simulación. En todo caso, que es a lo que vamos, a priori no tengo nada contra los E-Sports y si hablo poco de ellos, o prácticamente nada para ser exacto, no es por otra razón que por evitar un ámbito que entiendo está muy contaminado por razones comerciales.

Las empresas que venden todo lo que hace falta para jugar, y no precisamente a un precio barato, son las mayores interesadas en el fomento de los E-Sport ya que van a vender más. Así que independientemente de que a mí no me parezcan deporte en sentido estricto, convivo bien con ello porque hace tiempo que me acostumbré a que mis amigos decoradores pongan en sus tarjetas que son arquitectos de interiores o interioristas, o que los que son cocineros pasen ahora por ser restauradores y Cata, mi esposa, tenga que responder que se dedica a restaurar obras de arte cuando le preguntan cómo hace el bacalao al pil-pil o al club ranero...

¿Y Lucas Ordóñez? Bueno, aquí creo que no podemos dar la vuelta a la tortilla tan a la ligera. Lucas es un grandísimo piloto que encontró su oportunidad jugando al GT Academy y en este punto se acaban las posibles comparaciones entre simuladores y vida real. Si no hubiese sabido aprovecharla demostrando su valía en pista, enfrentándose realmente a otros pilotos y a los riesgos reales de la competición, seguramente sería una anécdota como otras tantas, pero el madrileño la aprovechó y a mi modo de ver, merecería que olvidásemos su etapa como jugador de videojuegos para centrarnos en su valor como conductor.

Y es que no es por nada, pero entre un game over en la pantalla y exponerse a vivir un trallazo a varias G de deceleración, tengo meridianamente claro a qué llamaré motorsport y ante quién me quitaré el sombrero.

Os leo.

3 comentarios:

enrique dijo...

Quien mencione a Lucas Ordoñez como ejemplo, debería saber que corrió muchos años en karts antes de "jugar" al GT. Hace algún tiempo salió un soldado estadounidense que se alistó al ejercito porque se le daba bien el Call of duty. Después de estar destinado en Irak comentó, "es mucho más real que el videojuego". Viva Perogrullo!!!

keskusracing dijo...

El tema está en los intereses cruzados, como bien apuntas, pues en los e-sports "oficiales" de la F1 usan el juego de Codemasters, que de simulador tiene más bien poquito. En ese sentido McLaren parece que lo está planteando mejor (usan iRacing y antes rFactor 2). En los de la fórmula E, la mayoría de finalistas eran pilotos de la categoría. Por otro lado, Verstappen milita en uno de los equipos más importantes del mundo de simracing.
Un saludo

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes

Enrique ;) Gracias, no conocía esa anécdota XDD Y en cuanto a Lucas, lo malo que le está sucediendo es que la gente olvida su palmarés y experiencia y lo relaciona todo con el GT Academy, cuando eso es precisamnete lo anecdótico de la historia :P

Keskus ;) Totalmente de acuerdo. No lo he comentado en la entrada pero viene muy bien este recuerdo que haces: el piloto de carreras, cuando juega aplica toda su experiencia y es normal que destaque... al revés ya lo veo más complicado ;)

Un abrazote, caballeros ;)

Jose