domingo, 29 de noviembre de 2009

Deep impact


Por propia experiencia puedo asegurar que del infierno se sale de cualquier manera, pero nunca limpio. No se trata precisamente de que me sienta un condenado que anda entrando y saliendo de lugares poco adecuados. No, no es eso. Es una figura retórica, aunque en el fondo no lo sea tanto. Sé de lo que hablo porque me he dado duros coscorrones, porque he mordido el polvo, y porque he tratado de levantarme como si no hubiese ocurrido nada, como un auténtico capullo. Y como me ha sucedido en varias ocasiones… Dejémoslo en que es una evidencia que atesoro en lo más íntimo, un no sé qué que me dice que retornas al mundo un poco chamuscado, un mucho dolido, siempre sucio, y que se nota, ¡vaya que si se nota!

Hablo de lo mío, y es que ocurre que a veces descubres que no estás preparado para según qué circunstancias, y el frenazo te lanza contra el parabrisas o contra los laterales del habitáculo, y te rompes o te deshaces como una puñetera marioneta a la que han cortado los hilos que la sujetan a la mano que la da aliento, y a esas cosas hermosas que hacen de la vida algo inolvidable mientras puede y quiere ser vivida, pero se me antoja que la cosa es muy similar a lo que le sucedió a Fernando en 2007, cuando en Fuji, el desafortunado toque propinado por el Toro Rosso de Sebastian Vettel destrozaba su aerodinámica lateral izquierda, cuando su equipo decidía no ponerle sobre aviso ante el riesgo que corría, cuando los hados adversos lo estrellaban contra las escapatorias y lo catapultaban al más inmerecido de los ocasos.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Cosas y más cosas


La desaparición de BMW como escudería oficial ha generado regueros de tinta, sin embargo no he encontrado en ellos nada referente al paralelismo existente entre su reciente andadura en F1 y la que se escenificó a finales de la década pasada en un ámbito muy diferente: la resistencia, ni alguna reflexión que llevarse a la boca. Aunque cabe decir que esta última que he mencionado fue rubricada con una sonora victoria en Le Mans 1999, y que el trasiego por los circuitos del mundial de F1, una vez absorbido el equipo Sauber, se ha cerrado de una manera que podíamos definir como fea o penosa, el caso es que sigo viendo relaciones entre una etapa y otra, que podrían servirnos para comprender en su justa medida lo que ha ocurrido recientemente, y que a mí, particularmente me dan qué pensar.

1999 fue un año importante para BMW porque coronaba con éxito un trabajo comenzado tiempo antes. Después de años de ausencia oficial en pruebas de larga duración, en 1995 la primera plaza (Dalmas, Lehto y Sekiya), la tercera y cuarta de la general, conseguidas en la 24 Horas de Le Mans por el McLaren F1 GTR, confirmaban su buen forma como motorista, pues los vehículos británicos iban propulsados por el V12 DOHC a 60º, de 6,1 litros de cilindrada, especialmente preparados para la dura prueba francesa y la BPR Global GT Series bajo la denominación S70/3, a partir del motor de calle que formaba parte del programa de colaboración que unía desde el año anterior a BMW Motorsport con la empresa de Ron Dennis.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Nassío pa’ganar


Las virtudes del BGP001 son incuestionables. Nadie en su sano juicio puede poner en duda que el vehículo que ha dado a Brawn GP su primer y único título mundial de marcas (el año que viene la escudería se denominará Mercedes GP), ha dominado la primera parte del campeonato 2009 de forma absoluta, si acaso ligeramente ensombrecida por las bondades del RB5 de Red Bull. Terciada la sesión y hasta su término, el monoplaza se ha defendido a la perfección porque ha supuesto una plataforma casi sin resquicios, dócil, equilibrada, y con el Mercedes FO 108W propulsándola.

Hasta aquí todo bien, nada que oponer, vamos; sin embargo, y por salpimentar un poco la enjundia de este blog, creo llegado el momento de reiterar lo que he comentado alguna vez, y que no es otra cosa que a mi modo de ver el proyecto Brawn GP comenzó sirviendo para una cosa y ha terminado haciéndolo para otra. A ver si me explico.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Mi pie griego


Entre las muchas rarezas que me conciernen, hace relativamente poco he descubierto una que atañe a mis pies. Te pasas la vida considerando que los tienes grandotes para tu estatura (calzo un 42/43 y mido menos que Antonio Lobato); asumiendo que son anchos por haber nadado y hecho montañismo durante toda la adolescencia y juventud, amén de por tener la fea costumbre de andar descalzo por casa o en cuanto puedo; quejándote de que la horma de los actuales zapatos no contemple empeines como los tuyos; sonríendo porque tu hijo te dice al vértelos que pareces un hobbit; y con 50 años te enteras de que son de tipo griego —no es que tenga nada contra los griegos, pero ante el Mediterráneo y sus culturas, me quedo de calle con los fríos y silenciosos espacios abiertos del norte… Eso sí que me atrae,—.

Dejémoslo aquí. Mis pies son de tipo griego, vaya, que el segundo dedo asume una posición más adelantada que el primero, el gordo, y obviamente que el resto. Tras hacer el descubrimiento, indagué un poco sobre su tipología general, advirtiendo que los míos no son muy habituales que digamos, pues lo normal es que sean de tipo egipcio (en abanico decreciente hacia el exterior), y aún polinesio (todos más o menos a la misma altura). La cosa no tiene mayor aquél salvo que habría preferido que los denominaran vikingos, por ejemplo, aunque la traigo hoy a colación porque como bien sabéis, este blog tiene muchas peculiaridades, pero una que me llama poderosamente la atención, y desde hace casi nada, es la cantidad de aficionadas que lo frecuentan y participan con sus comentarios en él.

martes, 24 de noviembre de 2009

Mucho ruido


Ando muy descreido ante las promesas para 2010. Quien más, quien menos, se ha puesto las gafas de ver el mundo de color rosa y augura cambios sustanciales que reactivarán la cosa, pero a día de hoy tenemos un panorama bastante desolador que no promete mejoras, aunque todavía seguimos sin saber qué habrá de realmente novedoso en ese esperado reglamento para el año que viene del que aún no sabemos nada más allá de las pinceladas que se marcaron en las postrimerías del agónico mandato de Mosley.

Conocemos, por ejemplo, que no va a haber repostajes y que por tanto la capacidad de almacenaje de combustible tiene que aumentar, y que la de ahorro en el consumo de los respectivos propulsores puede marcar una diferencia crucial. Está también el asunto de la durabilidad de los neumáticos…

lunes, 23 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Temporada]


A diferencia del año anterior (pude soltarme la melena escribiendo), en éste me las he visto y deseado para comentar algo con sustancia sobre los diferentes equipos intervinientes, incluso en algunos momentos me he sentido tentado de arrojar la toalla ante la necesidad de sacar alguna conclusión interesante o medianamente coherente, porque por una cosa o por otra me encontraba con los problemas originados por la FIA y su reglamento, con los creados alrededor de la desagradable guerra FIA-FOTA, o aún con extraños sucesos de difícil explicación que no tenían nada que ver con el deporte en sí.

Por ello os pido una buena dosis de comprensión si comento que voy a pasar a limpio las dudas y problemas surgidos durante la creación puramente literaria, para describir con ellos el escenario donde se ha desenvuelto una temporada que a mi modo de ver no se debería haber celebrado.


domingo, 22 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Brawn]


Obviamente, no me equivocaba en mis presunciones sobre Brawn GP, porque gracias a Dios tengo dos dedos de frente y por tanto me encontraba entre el 99,9% de aficionados que pensaban que lo que podìa ocurrir sucedería irremediablemente.

Dicho esto, el equipo de Ross Brawn ha dado sopas con honda a toda la parrilla, aprovechando de manera magistral la ventaja obtenida a comienzos de la sesión, gestionándola de forma convincente hasta su término. No obstante, y como bien sabéis, he echado de menos algo más cintura en el muro a la hora de dejar que el deporte (parte sustancial de este negocio, no lo olvidemos) hiciera lo que tenía que hacer para disfrute de todos.

sábado, 21 de noviembre de 2009

500


A tontas y a bobas me he puesto en las quinientas entradas. No es que me agobie, que sí que lo hace un poco, pero la cosa me ha pillado un poco a desmano... Acabo de pasar el Cabo de Hornos con mala mar y vientos adversos, y sólo espero algo de buena fortuna besando la proa del barco…

Bueno, la verdad es que no hay mucho que decir. Ver que ésta era la entrada quinientos me ha acojonado un poco, para qué os lo voy a negar si sabéis casi cuál es la talla de mis calzoncillos.

En general…


Sí, en general soy poco partidario de los espectáculos, y menos si se presentan bajo la etiqueta de masas, aunque éstas quepan en las gradas de un circuito. Sí, en general no me gustan las grandilocuencias ni los relumbrones porque soy dado a las celebraciones minúsculas, a esas que consisten en que tú y el otro, ambos, en una palabra, sepamos de qué coño va el asunto aunque sea tomando un sencillo café con que calentarse en una mañana fría.

No me gustan, y mira que lo siento, pero no me encandilan nada este tipo de follones publicitarios que se monta la peña por un quítame allá esas pajas, en aras de venirse arriba durante unos minutos con tal o cual excusa, y que sirve, no nos engañemos, para ganar una rácana parcela de tiempo en los telediarios, alguna página en los diarios, o un escenario propicio en Internet.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Red Bull]

Red Bull ha firmado una campaña de enmarcar, no sólo por haber tomado la salida con uno de los mejores vehículos de la parrilla sin necesidad de subterfugios ni excesos de creatividad en cuanto a aplicar la letra del reglamento deportivo vigente este año, sino también porque ha sido una parte indiscutible del espectáculo.

El RB5 diseñado por Adrian Newey mostraba los dientes a los Brawn GP desde las primeras de cambio, alcanzando 6 victorias y otros 6 segundos puestos a manos de sus pilotos, lo que dice mucho de sus consistencia y efectividad en pista.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [McLaren]


No me equivocaba en mis estimaciones para esta temporada que acabamos de concluir, al respecto de la de Woking, y la verdad es que tampoco ha tenido mucho mérito dada la pretemporada que protagonizó.

McLaren empezaba mal, muy mal, sin haber resuelto los problemas de diseño que aquejaban a la última evolución de su monoplaza, pero haciendo de tripas corazón, se reponía cuando apenas quedaba poco más que intentar dejar alta la cabeza. En este sentido cabe reconocer el enorme esfuerzo realizado para conseguir que el MP4/24 volviera a ser una digna flecha de plata.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Ferrari]


Llevo dos años consecutivos dando de lleno en la diana con mis previsiones sobre la de Maranello, y juro por el todopoderoso Cthulhu que la cosa no me gusta lo más mínimo. Sí, bien, hubo quien me tildó de tifosi de mierda por criticar lo que digo amar, pero es lo que hay y no puedo evitarlo. Ferrari perdió el norte tras la desaparición en el horizonte de la figura de Schumacher, y llevamos tres años de calvario continuado. Se salvó por los pelos en 2007 gracias a la estulticia supina de Ron Dennis; en 2008 por la mala pata y apor una rácana comprensión de lo que significa trabajar en equipo; y 2009 ha sido la ratificación de que las cosas hay que planificarlas mejor, por no decir que se ha abundado en el más de lo mismo.

No voy a entrar en lo que significará la llegada de Fernando Alonso a la rossa, todavía no, aunque en el fondo la decisión esconde la solución al problema que viene aquejando a La Scuderia desde que dejara de tener un líderazgo claro, porque la raíz del problema es que como dije hace la intemerata de tiempo, su fortaleza surge de la estabilidad interna, de que cada cosa esté en su sitio, y lógicamente, de que haya una figura que aglutine a su alrededor todo el esfuerzo, sepa comprenderlo, aprehenderlo y volverlo útil.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Wolf Cosworth WR1


Tengo que hacerme mirar esta querencia que muestro por las decoraciones negras salpicadas de dorados. Si ya lo admitía cuando me referí al Lotus 72, hoy tengo que agachar las orejas ante la evidencia de que otro de mis cachivaches más idolatrados iba pintado de negro y oro.

Vale, puedo defender la cosa tirando de lo mío, vamos, que el negro del Lotus pertenece a la gama Black Ivory, y que por tanto sus reflejos tienden de manera natural hacia los pardos, como le pasa al pelo de Bagheera (está hecho un perfecto gandul adolescente), siendo diferente al del WR1, que en el fondo es un azul oscurísimo, razón por la cual sus destellos son ultramares, pero terminaría por aburriros y no es plan. Básicamente es como si trato de explicaros las diferencias entre un Gris de Payne y uno sombra, así que mejor lo dejamos en que el trasto de Colin Chapman y el de Walter Wolf son dos de mis monoplazas preferidos, aunque hay manifiestas coincidencias en eso heráldico y medieval que destilan sus respectivas decoraciones.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Toyota]


No tenía conclusión a comienzos de temporada y sigo careciendo de ella, aunque en mi defensa debo decir que acerté de lleno en marzo pasado, porque Toyota ha vuelto a demostrar que su paso por la F1 ha estado repleto siempre de una cansina falta de remate ante sus propias pretensiones.

Dicho esto, si hemos visto a Toyota este año ha sido ni más ni menos porque supo posicionarse convenientemente al lado de la propuesta de los dobles difusores, y porque abordó la sesión sin el KERS. Ahora bien, si ambas decisiones son merecedoras de acuse de recibo, hay que decir abiertamente que para variar, no ha sabido sacar auténtico provecho de una situación tan ventajosa, y este asunto es reclamable porque entre otras cosas, el gigante nipón puede dar mil vueltas, en cuanto a presupuesto, a Brawn GP o a Red Bull.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [BMW-Sauber]


El caso de la escudería de Mario Theissen puede ser elevado a paradigma de lo que ha supuesto esta temporada.

Abandonada la lucha por la sesión anterior, incluso sacrificando las posibilidades de Robert Kubica, en aras de desarrollar un vehículo competitivo para 2009, el equípo se estrellaba contra sus propios planteamientos, pues la apuesta por el KERS resultaba una trampa mortal. Así las cosas, en mi comentario de pretemporada, auguraba para la alemana un comportamiento bastante optimista que no se ha visto ratificado por los hechos acaecidos sobre el asfalto.

jueves, 12 de noviembre de 2009

El método Tilke


Sam Michael ha comentado que la culpa de la falta de espectáculo, entendido como adelantamientos (¡manda huevos!), la tienen los trazados del mundial.

Su planteamiento de base no es malo, aunque a mi parecer es bastante miope y demasiado de ciencias. Sí, es cierto que si los coches van bien en unos circuitos y mal en otros, tiene que haber algo ajeno a ellos que haga incompatible un hermoso rendimiento con la efectividad exigible. Sí, también, con las modificaciones introducidas este año agorero como pocos (2009, ¿cabían dudas?), se ha mejorado el acercamiento de unos vehículos a otros, pero poco más, lo que ha impedido que los añorados adelantamientos cupieran en el plan de trabajo de los diferentes equipos. Sí, desde luego, hacer algo en la cronometrada del sábado significaba el 80 o 90% del resultado del domingo, y no es plan…

martes, 10 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Williams]


Aparentemente no daba ni una en mis previsiones sobre Williams, aunque en mi descargo cabe decir que a la de Grove le ha pasado algo muy similar a lo que relataba anteayer sobre Renault, y de lo que hablaré de manera extendida en mis conclusiones generales sobre la temporada, porque el presupuesto se agotaba a inicios de sesión, gastado de forma bastante pertinente ante un campeonato que se preveía y prometía como contenido en el gasto, ya que la situaba entre las alternativas posibles... Pero la escudería no sabía o podía sobreponerse.

Por otro lado, con un monoplaza para otra historia, el rendimiento del motor Toyota no se mostraba lo suficientemente solvente como para salvar la papeleta que tenía ante sí el equipo de Sir Frank Williams.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Renault]


El papelón que ha hecho Renault este año no tiene paliativos. Tercero por la cola, ¡con dos cogieron!

Aunque no di ni una en mis previsiones, tras darle muchas vueltas a la cabeza sobre cómo una escudería que contaba con el mejor piloto de la parrilla en sus filas, y para colmo, con un monoplaza hecho casi a su imagen y semejanza, ha terminado la sesión arrastrándose por los circuitos, sólo se me ocurre atribuir tamaño desastre a un presupuesto exiguo.

sábado, 7 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Force India]


Caso contrario a lo comentado ayer sobre Toro Rosso, ha sido el de Force India. En mi aproximación de comienzos de año, veía a la escudería india como una del montón, de relleno, pero hete aquí que se ha soltado la melena y nos ha dispensado muy gratos momentos.

Con una irrupción en el campeonato como para temerse lo peor (Sutil incluso se dejó los muebles bajo la presión de Hamilton en China), poco a poco el equipo fue encontrando el camino abonado para disfrutar realmente de las ventajas que ofrecía su propulsor Mercedes-Benz, de manera que llegados a mitad de temporada, comenzó a asentarse sobre el asfalto gracias a la consistencia lograda en el chasis, una vez abandonada la utilización del KERS.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Mis conclusiones [Toro Rosso]


Si a comienzos de la temporada que acaba de terminar, venía a comentar yo que que la escudería filial de Red Bull iba a hacer de simple comparsa, no imaginaba que el papel (papelón, más bien) fuera a ser interpretado de manera tan sosa y ramplona.

La ausencia de Gerard Berger a los mandos del equipo no auguraba nada bueno, es cierto, y más si cabe cuando Sebastian Vettel había sido aupado al equipo realmente oficial dejando a TR en mantillas. Buemi y Bourdais retrataban la expectativas como buenamente podían, incluso hicieron durante unos metros de probadores del estandarte de la bebiba tonificante, cuando en Barcelona, sus respectivos vehículos incorporaron novedades en el fondo plano que más tarde serían trasladadas a los flamantes RB5 diseñados por Adrian Newey.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Y Toyota


La verdad es que no me ha sorprendido lo más mínimo el anuncio de retirada inmediata que ha hecho Toyota. Empezábamos el año con un despliegue de fuegos artificiales y abundancia de Photoshop en la presentación del monoplaza llamado a asegurar la permanencia en la máxima categoría, y lo terminamos con una sonora ventosidad que nos ha dejado de un aire.

Bien es cierto que esta temporada se ha visto más a Toyota que de costumbre, Trulli y Glock supieron aprovechar la ventaja ofrecida por la lectura creativa del reglamento, pero en términos generales ha venido a ser como las anteriores, y aquí es donde cabe hacer algunas preguntas, porque si como parece la situación del sector automovilístico es la que ha decantado el percipitado final, ¿cómo ha sido posible que en épocas boyantes, el gigante nipón no haya sabido resolver las dudas que rodeaban a una escudería que ha tenido sobre sí uno de los más abultados presupuestos?

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Bridgestone


Me conocéis. Lo advierto así, sin aviso ni mediar palabra, porque cosas como las anunciadas hoy son de las que tiene trastienda sí o sí.

En principio, que el proveedor único de gomas desde 2007 anuncie que en cuanto termine su contrato no renueva y se retira, puede dar lugar a la sensación de que el negocio no le interesa y que la salida es por tanto bastante lógica, pero a mí me lleva a pensar en por qué le interesaba hasta ahora, en realidad, en por qué le interesó hacerse con el 100% del mismo, apeando a Michelin con la ayuda de Max Mosley, hace tan sólo tres temporadas.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Digital system [Abu Dhabi]


La puesta en escena de ayer no merece otro apelativo sino magistral. Disfrutar de una salida con luz diurna que va tornándose paulatinamente en nocturna conforme van transcurriendo las vueltas de la carrera, es sencillamente impagable. Ver cómo la prueba termina bajo la luz de los focos queda resultón, aunque desmerece porque el espectáculo no es nuevo y ya nos hemos acostumbrado, ¡qué cosas! En fin, que la última disputa del año me gustó en lo que me tenía que gustar: en lo visual, porque mal que nos pese, es así como quiere que degustemos la F1 de este siglo el paladín de todo esto, don Bernie Ecclestone.

Otra cosa fue lo deportivo, porque me trajo el resgusto agridulce de la primera vez (y única) en que conduje cochecitos de scalextric por un circuito digital. Todo muy mono, muy limpio, muy gris, con cuatro o cinco puntos donde adelantar a tus competidores, con más facilidad para permanecer sobre la pista porque la quilla es un poco más profunda y te permitía tirar más a fondo sin arriesgar… Muy neutro, muy potxolo, tanto que echabas en falta inmediatamente el viejo circuito negro de raíles paralelos, sus problemas para salir del paso cuando ibas zumbado con el Lister Storm de Fly, y eso que el trastillo llevaba el motor en posición adelantada…