sábado, 21 de noviembre de 2009

En general…


Sí, en general soy poco partidario de los espectáculos, y menos si se presentan bajo la etiqueta de masas, aunque éstas quepan en las gradas de un circuito. Sí, en general no me gustan las grandilocuencias ni los relumbrones porque soy dado a las celebraciones minúsculas, a esas que consisten en que tú y el otro, ambos, en una palabra, sepamos de qué coño va el asunto aunque sea tomando un sencillo café con que calentarse en una mañana fría.

No me gustan, y mira que lo siento, pero no me encandilan nada este tipo de follones publicitarios que se monta la peña por un quítame allá esas pajas, en aras de venirse arriba durante unos minutos con tal o cual excusa, y que sirve, no nos engañemos, para ganar una rácana parcela de tiempo en los telediarios, alguna página en los diarios, o un escenario propicio en Internet.

Había que presentar a Alonso, agradecerle a don Emilio el capote económico, festejar el advenimiento de una nueva era, no sé qué cosas, y se había elegido el circuito español Ricardo Tormo en Cheste. Y don Luca Cordero di Montezemolo conducía un California rojo descapotable con mi Felipe y Fernando a las espaldas, y se salía en una curva y se quedaba varado en la escapatoria… Y venían doña Rita Barberá y don Francisco Camps en un California azul metálico y descapotable, y los recogían a todos... Como en un cuento.

No es por nada, al menos no quiere serlo, pero a mí estas cosas me llenan de sonrojo, y eso que siendo de Portugalete estoy acostumbrado a casi todo (¡si yo os contara!), pero al maestro de ceremonias que parió el bodrio al que asistimos el domingo pasado, yo lo colgaba por los pulgares de la verga de la gavia del mayor, o en su defecto lo pasaba por la quilla para que supiera lo que vale un peine. Si buscaban espectáculo, fijo que lo encontraron, vamos, que no hay programa de refritos televisivos que no muestre al presidente de Ferrari encallando uno de sus mejores purasangres en la gravilla (¡toda una metáfora!), y tampoco hay programa serio que no se haya referido estos días a lo acaecido el 15 a unos kilómetros de Valencia, eso sí, enarbolando una sonrisa.

Y es que tiene gracia, sí que la tiene, lo admito, pero a mí me llevan los demonios.

Entre que el Nano parecía cualquier cosa con ese jersey de rombos que era un sí es no es en la supuesta fiesta Ferrari, total porque don Carlos Ghosn continúa deshojando la margarita de si su escudería sigue o no sigue en el mundial mientras persiste en amarrar al asturiano. Entre lo de nuestro bicampeón mundial, decía, y que mi Felipe parecía más perdido que un pulpo en un garaje, don Luca con la camisa remangada saludando parecía don Mendo, doña Rita de copiloto alegre se parecía a sí misma, y el presidente de la Comunidad Valenciana a los mandos de la cosa, todo parecía un puñetero sainete…

Si el rollete iba de hacer el ridículo para salir por la tele, yo habría puesto la directa, colocas a un tipo de blanco desde los pies a la cabeza conduciendo uno de tus F60, y le dejas dar unas vueltas al circuito insinuando que es Alonso pero sin afirmarlo… ¡Coño, que algo parecido ya lo hizo Michael Schumacher!

Bueno, mientras pienso en otro gag alternativo, os juro que no hay celebración más grande que ver a la persona que quieres llegar hasta ti atravesando a pie un espacio grande, una plaza, pongamos por caso, para llevártela depués a que se tome un cafecito con tostadas y recupere así el calorcito. Eso sí es un espectáculo. Lo del domingo pasado: una chanfaina.

8 comentarios:

Lola dijo...

Qué razón tienes¡¡¡ A mí me pareció un espectáculo patético, pero bueno, a ver si no es un símil de como va a ser la próxima temporada para Ferrari.

Elena dijo...

Fué patético...Don luca se pensaba que llevaba un 4 x 4, los pobres pilotos no sabían si empujar...el jersey de Fernando, hombre, lleno de simbolismo, rojo si, pero con los rombos de renault, pero horroroso....

Jijiji...de Portu, eh? casi vecinos, ria por medio ;-)

Saludos.

csm dijo...

En general...el más grande de los espectáculos es el que le hace vibrar a uno, en "su" particular... y a nadie nos tocó la fibra ese espectáculo tan "general" ...XDDD.
Ayss!..los "populismos" xddd.
un besote

Orroe dijo...

Hola a todas ;)

Lola ;) Pongámonos en lo mejor y dejemos que el tiempo borre el recuerdo XDDDD

Elena ;) Bienvenida. Patético es poco XDDDD Sí, de Portugalete, de la calle del Ojillo a la altura de San Roque ;)

Concha ;) ¿Verdad? Le dejan a Fernando saludar de normalito y se dejan de chuminadas, y la cosa habría quedado resultona y bonita, como para recordar, pero con el populismo de por medio, se intenta montar un espectáculo grande y se acaba metido en un circo XDDDDDDD

Un besote

Jose

J-CAR dijo...

Nos asquean los espectáculos rimbombantes y teledirigidos y es lo que más empieza a asquearnos de la F1. Es lo que menos nos gusta del admirado Brown. O de Dennis. Y para que hablar de Tilke o de Whiting. A este último si que me apunto para pasarle por la quilla.
¡Saludos al capitán, a la tripulación y al pasaje!

Tadeo dijo...

Debo confesar que no se me habia ocurrido que un ridiculo asi estuviera preparado. Alonso y Massa partiendose de risa y D. Luca con cara de " que esto me ocurra a mi!!!".

Me quedo con la parte buena, este show se hace anualmente en Italia y por primera vez ha salido de alli para venir (sigo)

Tadeo dijo...

a Xest. El show, que segun me han contado, habia en boxes. Por no hablar del paseo de los historicos donde aparecieron alguna de las bellezas de los 50 y 60 que tanto nos gustan.
Para acabar una pregunta, ¿Que pintaban los politicos en medio de tanta belleza? Ahi va una respuesta: Camps ha estado recientemente en Abu Dabhi buscando trabajo para las constructoras valencianas. ¿Donde se esta construyendo un parque de atracciones dedicado a la Ferrari? Pues eso... La F1 nos sirve para promocionarnos, y por eso la tenemos en Valencia, aunque a los talibanes les fastidie.

Pero a veces chirria...

Orroe dijo...

Buenos días ;)

Tadeo ;) Buen apunte, pero en Italia o en España, estas cosas me parece que sobran cuando chirrían tanto :P

Un abrazote

Jose