jueves, 30 de septiembre de 2010

La teoría de la relatividad


El pasado G.P. de Singapur me ha hecho mirar hacia la cita valenciana de este verano que hemos dejado atrás como quien dice la semana pasada. Y me he animado a hacerlo porque esta temporada me he empeñado en vislumbrar entre las telarañas que tan bien tejidas tienen Bernie Ecclestone y su aparatik alrededor de su pequeño gran negocio, descubriendo que hay demasiada tela que cortar en eso de afirmar cuál sí y cuál no resulta un circuito entretenido, porque las sensaciones que transmite cada uno de ellos al espectador pasan por demasiados filtros como para poder afirmar tajantemente que lo que vemos responde realmente a lo que está sucediendo o ha ocurrido unos segundos antes en la pantalla del televisor.

Singapur me parece una bonita muestra de lo que cambia todo cuando en el interior de una carrera ocurren cosas propias del automovilismo, y no artificios propios de la paleta de recursos de un diseñador de efectos especiales.

Y es que salvo a Antonio Lobato y a muy poca gente más, no conozco a nadie que le gustara el trazado asiático antes de este pasado fin de semana. Es cierto que Singapur supone siempre un marco incomparable porque se abre en la noche a base de watios, pero no deja de ser una ratonera artificial con poco margen para los adelantamientos, escenario al que hay que sumar lo extenso de la duración de la prueba y la casi absoluta certeza de que cualquier incidente originará la salida del Safety Car

Pero como decía, hace tres días asistíamos al milagro. Incluso yo me he enamorado un poco del Marina Bay. Y la razón no deberíamos buscarla en ningún otro sitio que no sea la propia esencia de este deporte, porque con el contador de pruebas casi llegando a cero, la mayoría de pilotos sacaron lo mejor que llevan dentro, salpimentando la carrera con una emoción que no ha tenido parangón en lo que llevamos de sesión.

Y mal que nos pese, esto no ha tenido nada que ver con la ratonera de marras, con si está iluminada por el sol o por miles de bombillas, sino con unas circunstancias que han generado de manera natural el espectáculo sobre el asfalto, como debería ocurrir siempre…

Decía al principio que Singapur me ha hecho mirar hacia Valencia, y ahora que lo pienso me entran ganas de preguntar si el G.P. de Europa generaría menos dudas a su alrededor si en vez de estar ubicado en la tierra de nadie que supone el periodo estival, se hallara anclado a tres carreras de que terminara el campeonato…

No me extiendo. Desde este blog he pedido que se queme al cameraman porque hay retransmisiones que ahuyentan al aficionado en vez de atraerlo; he señalado con el dedo el interés del FOM por mantener al borde del precipicio una prueba como la celebrada en Spa, a base de imponer unas estúpidas y demasiado largas vacaciones; y toca denunciar ahora que los circuitos europeos ocupan los peores lugares del calendario, y por tanto de la programación televisiva, porque en ellos se juega muy poco…

Y como en los mundos de Bernie nada ocurre por casualidad, a lo mejor toca empezar a pedir que Barcelona y Valencia se celebren a partir de octubre, pues a fin y a cuentas, con lo del cambio climático de por medio, podríamos disfrutar de unas carreras con las mismas interrogantes climatológicas que afectan a Singapur o Japón, pero con mayores garantías de generar espectáculo que las que tienen ahora, porque la parrilla se estaría jugando el título.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues la verdad es que resultaría cuanto menos interesante y bonito el hecho de variar el calendario del campeonato de vez en cuando.

Sería novedoso eso de que el mundial finalizara en escenarios como el Gilles Villeneuve, Montmeló, Spa, Monza o Suzuka.

Todos conocemos de sobra el formato que años tras año se nos ofrece, con Asia, Europa, Asia como elementos repetitivos y sin variación alguna en sus líneas generales.

Quitando Mónaco cuya situación en el mes de mayo me parece perfecta, el resto de pruebas creo que podrían sufrir variación sin que el campeonato se resintiera en demasía.

Imagino que el problema puede deberse a temas logísticos por parte de la FIA. Pero todos sabemos que si hubiera money de por medio, Bernie solucionaría los posibles problemas de un solo plumazo y sin pensarlo un ápice.

Tanto que se habla de si Montmeló resulta aburrida y todas esas zarandajas, igual si se colocara en otoño la cosa no resultaría igual de aburrida y cansina.

Creo que es una idea que podría resultar interesante el llevarla a estudio por parte de la FIA.

King Crimson

Lola dijo...

A mí siguen sin gustarme los circuitos tipo Valencia o Singapur, y, a pesar, de que es cierto que Singapur 2010 ha sido una de las carreras más emocionantes, también es cierto lo que dices, seguramente lo ha sido por la propia naturaleza de este deporte, que lo normal es que nos regale de vez en cuando (por lo menos) un poco de emoción (en mi caso hasta ví la carrera con un ataque agudo de vértigo, y sin perderme un detalle, que conste).

Lo de trasladar los premios europeos a estas fechas me parecería acertadísimo, y muy interesante, pero me da la impresión de que será dificil, y todo depende, como podíamos esperar, de intereses económicos de todo tipo.

Pero vamos, que todo seguirá igual, me temo.

Salinas dijo...

Pues yo no rechazo la idea: me relamo solo de imaginar mi querido Spa en las circunstancias de presión de fin de campeonato, con sus ya habituales cambiantes condiciones climatologicas.

Pero esto no hace sino acentuar mi percepción previa de que todos estos circuitos directamente sobran. Que hasta en Singapur hayamos podido ver una carrera interesante, no se lo debemos ni a bernie ni a Singapur, sino al hecho de que ni ellos son capaces de matar completamente la emoción de la F1.

Recuerdo que celebré la construcción de Montmelo y recibí su llegada con ansias, tras las carreras de Jerez que rompían con años de sequia, desde el cisma interno que se hizo carne mortal en el Jarama, llevandose por delante las carreras en España. Pues toda esa actitud, todas esas emociones, tornaron en hastío al ver las carreras del GP de España. Hastio que no ha hecho sino aumentar con los años. Es cierto que una lluvia inesperada mejoraria las expectativas de entretenimiento en Montmelo, pero no tanto como lo haría que la carrera se celebrase en otro circuito mas atractivo.

No discuto las bondades de la infraestructura, sus calidades tecnicas, sus altos margenes de seguridad,..., pero es un circuito que aburre a las ovejas.

No me opongo a revolver el calendario, pero lo que pido, son más Monzas, Spa, Silverstone, etc, en vez de mojar lo aburrido para darle interes.

winarthez dijo...

Muy buena reflexión.

Yo estoy de acuerdo con Salinas. Si para que un circuito produzca una carrera interesante hay que encomendarse a que llueva, entonces ese circuito no vale, ya sea por las características del mismo, o por la normativa actual, que provoca que la concepción de algunos circuitos sea incompatible con la de los monoplazas. Aquí es donde mi mente conspiranóica ha llegado alguna vez a sugerirme la posibilidad de que la FIA redacte un reglamento sólo válido para los "tilkódromos" y así darle más peso a los razonamientos para ir incluyendo circuitos de nueva factura "más acordes a la F1 actual", que curiosamente son los que a Bernie le interesan. Y los circuitos que a Benie no interesan se colocan en los "minutos de la basura", como dirían en la NBA.
Pero no nos engañemos. El hecho de que una carrera se decida por la lluvia o por un safety, es un falso espectáculo, que a lo mejor a los que han descubierto este maravilloso deporte hace poco tiempo les puede valer. Pero a los que llevan viendo F1 desde hace mucho tiempo, a los que por nuestra edad, hemos visto otras épocas vía youtube, sabemos que no hace fata bailar la danza de la lluvia, ni montar artificios de luz y sonido para disfrutar de duelos épicos. Si es mucho más llencillo. Pero como dice Murhpy: "Siempre es más facil empezar a hacer las cosas de la forma más difícil"

Un saludo

Salinas dijo...

winarthez, alguno de tus adjetivos, concretamente, conspiranoico, me hace pensar que frecuentamos algunos lugares comunes. Yo siempre (salvo honrrosas excepciones) firmo como Salinas. ¿Nos leemos en otros antros de lujuria y concupiscencia (en homenaje a Les Luthiers)?

winarthez dijo...

pues yo siempre firmo igual. Como no sea en "forocoches" o "vicisitud y sordidez".....

PD: sorry por el "spam" XD

Anónimo dijo...

...pues yo opino que Singapur, como valencia...e incluso Mónaco, sólo "entorpecen" un campeonato de coches de carreras preparados para las mejores pistas...dóde haya que correr, adelantar, trazar estrategias y todas esas cosas que en las carreras "trenecito" no suceden...
...sumaría amis "críticas" todos esos circuitos Tilke...planos y anodinos... correctos y sin emoción, vamos, muy alemanes...

csm dijo...

Será por lo de la nocturnidad y alevosía, pero, dentro de lo poco atractivos que son, me interesa más Singapur que Valencia, le sobra la chicane esa tan extraña con efectos voladores sobre los coches y le falta ser circuito digno de F1, pero los hay peores, o iguales, sin necesidad de ser urbanos.
No obstante para mí siempre hay emoción cuando se apagan las luces rojas, siempre hay cosas interesantes por ver.

Un besote

seeyouinthenextlife dijo...

Buenos y fructiferos dias camaradas.

Orroe, acabo de leer la entrevista del Sr. Herzog y te ha tirado un poco a cuchillo y de manera, porque no decirlo, un poco cabrona. Aunque igual estpy equivocado y algo de cachondeo había en el ambiente.

De todas formas vaya capotes le has pegado,jajajajajajaja.

Un abrazo.

seeyouinthenextlife dijo...

Me gusta más el circuito de Valencia que el de Marina Bay con sus 3 chicanes "cagadas" ahi en la nada y para que?.

F-1 A.L.C. dijo...

tu lo dijiste, la luz es un aderezo... pero un lindo aderezo, por ejemplo en Abu... (ejjem no hay que decir palabrotas en el blog), la luz es lo único que nos resta ver.

y también lo dijiste, han sido los pilotos sedientos de guerra que han dado el espectáculo, haciendo lo que no se podía hacer (sobrepasar) a veces donde materialmente no se podia hacer (WTF Mark! - Sorry, Lewis!) para que quienes nos postamos como soldados todas las Mañanas (hora Brasilia) a torturarnos conla esperanza de no dormirnos tengamos lo que soñamos ver en Marina Bay: una carrera de F1

Omar El Kashef dijo...

Josetxu, ¿qué pronóstico hay para esta semana?

Abrazos ;)

Juan dijo...

Me gustaría oponerme, porque algunos circuitos nuevos son espectaculares, pero sí, es verdad, no ayudan nada a ver buenas carreras.

También creo que si no fuera por estos circuitos de mie... muchos pilotos mostrarían más carencias. ¡¡Que parece más fácil aprender a cerrar puertas que a apurar rebufos y frenadas!!

A veces pienso que si todos los circuitos fuesen de los "buenos", no habría cinco aspirantes al título ahora... yo diría que como mucho tres, pero quizá sólo uno.

Y no digo más porque me asusto de lo que estoy pensando.

Saludos.

Orroe dijo...

Buenos días ;)

King Crimson ;) Lo estamos viendo. El espectáculo no depende tanto de los circuitos como de lo que se cuece en ellos, así que no estaría mal que los de arriba se apuntaran a poner circuitos tradicionales al final de la temporada, porque a la vista está que podrían ganar mucha más audiencia, con lo que se asegurarían los rendimientos económicos y esas cosas :P

Lola ;) Sí, lamentablemente, Bernie y sus cabezas pensantes seguirán abonados a lo mismo :P

Salinas, Winarthez ;) ¿A que sí? XDDDDDDD

Anónimo ;) Con lo de Corea reciente, me voy a tener que desdecir de la tregua que le dí al bueno de Hermann... ¡Vaya castaña que se ha sacado del sobaco! XDDDDDD

Concha ;) Ése es el puntito, pero como decían más arriba Salinas y Winarthez, un Spa definiendo el campeonato sería la releche XDDDDDD

Seeyouinthenextlife ;) La pactamos así, tranquilo. Tanto Herzog como yo nos divertimos mostrando nuestras propias peculiaridades, y es que las entrevistas tienen también eso: que demuestran quién es quién sea uno entrevistador o entrevistado :P Fue un bonito pulso ;) Y en cuanto a Valencia, si la realización leyera este blog, seguro que nos parecía una delicia ;)

Luis ;) Hay cosas que no cambian, y el circo es circo por la calidad de sus gladiadores, no por la arena donde luchan ;)

Omar ;) No me acuerdo XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Juan ;) Pues también es una buena forma de verlo que me apunto. Al final todo tiende a compensarse... ¡Buen argumento! ;)

Un abrazote

Jose