jueves, 2 de septiembre de 2010

Don felipe


No hay errata en el titular de esta entrada porque Felipe Massa anda echando balones fuera para justificar su triste rendimiento de este año, intentando vanamente salvar los muebles de una actuación bastante ramplona, en la que sin embargo tuvo tiempo de advertir en Alemania que podía haber ganado sin que le avisaran de que Fernando le llegaba a la zaga con más velocidad, aunque no haya sabido respaldar esta actitud ganadora que tanto le honra en las muchas oportunidades que ha tenido, que van once pruebas.

Deslucido, carente de ganas o simplemente insuficiente, la temporada 2010 se le ha atragantado al brasileño. Bien porque la sombra de su compañero es demasiado alargada, bien porque el accidente sufrido el año pasado en Hungría le ha dejado más tocado de lo que cabría esperar, el caso es que Felipe se está mostrando como un remedo empobrecido de sí mismo, sin que a estas alturas de la película podamos vislumbrar en él la solvencia en pista que mostró en 2007, 2008 y buena parte de 2009.

Así las cosas, sale ahora con que el F10 no daba para más en Bélgica y que el año se ha puesto muy cuesta arriba para Ferrari, obviedades como puños que de todas formas ponen en evidencia, por un lado, que Massa no ha sabido amoldarse al monoplaza como lo ha hecho el asturiano, quien con similares limitaciones ha sido capaz de inquietar a todo aquél que se ha puesto a tiro, mostrándose mucho más resolutivo en cuanto ha tenido oportunidad; y por otro, que el paulista no ha sabido trabajar pensando en el equipo, por mucho que haya esgrimido su nombre para defenderse de la supuesta falta de lealtad del español.

Y es que Alonso le ha tomado la medida como nadie y le ha puesto en pelota picada ante la afición y la de Maranello, y aquí radica el quid de la cuestión de la actitud evasiva del piloto que quedó subcampeón del mundo hace dos años, ya que si el de Ovideo se ha visto en la obligación de hincarle el diente (China, Alemania), ha sido porque Felipe ha perdido el instinto que lleva a todo piloto a poner nervioso a quien persigue o a suponer un muro infranqueable para todo aquel que quiera adelantarle, convirtiéndose en una chicane móvil sólo para su colega de escuadra, porque ahí sí, ahí Massa ha sabido crecerse mucho, aunque el saldo de tan estúpida concepción de la competición deportiva y del trabajo en comandita arroje un saldo lamentable y bastante negativo para las aspiraciones de los involucrados.

Mal que queramos, Fernando, con una rotura de motor en Malasia, un accidente que le impidió hacer la calificación en Mónaco, y otro sufrido durante la reciente celebración del G.P. de Bélgica, saca al brasileño 32 puntos en la general, cuestión que pone de relieve, ni más ni menos, que el primero tiene plena conciencia de quién paga su sueldo, qué colores defiende, y qué se espera de él, y que el segundo hace tiempo que ha perdido el norte.

Por mucho que le doliera lo de Hockenhein, Massa sólo ha pisado el podio en tres ocasiones, dos de ellas en el segundo escalón, como comparsa en los dobletes de La Scuderia en Bahrein y Alemania, y la tercera con el ovetense detrás (Australia), y gracias a que éste le respetó el puesto… Fernando, ha subido cinco veces, casi el doble.

El paulista puede hacer lo que quiera con su lengua, está en su perfecto derecho, pero con estos datos en la mano, si sigue empeñado en buscar excusas lo único que va a conseguir es hacerse más y más pequeño.

Por todo esto, referirme hoy a él como Don felipe no supone ninguna falta de respeto, ya que resulta lo más pertinente y adecuado, visto lo visto cómo pretende dibujarse.

10 comentarios:

migfre dijo...

Este año, tras leer tus primeras opiniones sobre Felipe, decidí darle una oportunidad: pensé que igual yo tenía una opinión muy dura raíz del enfrentamiento en el GP de Alemania de 2007, de la denuncia en Imola a Fernando por obstaculizarle cuando iba con medio monoplaza, y cuando le metía el coche una vez sí y otra también con muy mala leche todas ellas.

Pese a ello conseguí pasar por alto todo ese pasado y poner el contador en cero para Felipe.

El caso es que con las declaraciones de pretemporada empezaron a parpadear las luces de aviso, y a medida que pasaban las carreras constaté que el cuadro que tenía de Felipe Massa no cambiaba, tan sólo iba añadiendo trazos por aquí y por allá que no cambiaban el espíritu de la obra.

Y el cuadro no es otro que un piloto que entró en Ferrari de manos de Jean Todt sin grandes bagajes en su haber, rápido a un a vuelta pero inconsistente, falto de carácter (al menos del bueno) y sucio, muy sucio en pista, aparte de falto de elegancia fuera de ella en sus declaraciones.

Tuvo su oportunidad a pesar de ser un piloto gris clarito de ganar el mundial, gracias a la escudería Ferrari, a un desdibujado Kimi Raikkonen, y a un irregular y fallón Lewis Hamilton, pero no supo aprovecharla, o la suerte le fue esquiva.

El caso es que al llegar Fernando pensó que podía repetir lo hecho con Kimi en 2008, pero a medida que vio las mimbres de que está hecho Fernando vio que no tenía mucho que hacer a no ser que a Fernando le corten un brazo: en lugar de aceptar la naturaleza de las cosas y ayudar a su equipo y a sí mismo, decidió negar la mayor y poner palos en las ruedas de Fernando, teniendo esta obra su punto álgido en el GP de Alemania, con Rob Smedley de palmero.

De modo que ahora te leo y coincido plenamente en tu lectura de la actitud del brasileño, a pesar de que en algún momento me ilusionó la perspectiva de que sería un buen compañero para Fernando, y Fernando para él, parece claro que no fue más que una quimera.

cavallino dijo...

Felipe Massa es para mí un piloto sin carisma, sin madera de campeón y sin redaños suficientes para pisar a fondo y escaparse como los demonios cuando un rival amenaza con adelantarle.

Creo también que se sobrevalora a sí mismo.

Aún así, en Hungría 2008, me quité el sombrero ante el brasileño. Fue la única ocasión en la que me emocionó su actuación y en la que me fastidió su abandono. Fuera de este GP, Felipe Massa me dice muy poco en las carreras. Este año, además, no me está gustando esa actitud poco sana que está mostrando, tanto dentro como fuera de la pista, ante las circunstancias que le está tocando vivir como profesional y como piloto de Ferrari.

Un gustazo leerte, Orroe.

Tadeo dijo...

Buenas noches

Como muchas veces me he ensañado con Massa, hoy no quiero entrar a trapo. Además sería incapaz de escribir la mitad de bien que el anfritión y mucho menos que el compañero migfre a quien firmaría su escrito si yo fuera capaz de escribir así de bien.

Dicho esto y evitando como vosotros tres hacer leña del arbol caido, me remito a lo anunciado por casi todos a principio de año, si no hace nada para ayudar, lo sacarán a final de año, y lo sentiré por él, porque si se centrara en el equipo y no en si mismo, podría hacer una labora de robapuntos muy importante.

El sabrá que está haciendo, su personalidad le puede.

Saludos

pro_magicalonso dijo...

Amen, estoy de acuerdo en todo. Saludos

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Migfre ;) Fabulosa exposición a la que no cambiaría ni una coma. Felipe, mi Felipe se está mostrando más cercano a como lo hizo en 2006 que en años posteriores, y una cosa es «quererle», que sigo queriéndole :P, y otra pasarle este tipo de tonterías. Se está hundiendo solo, de manera pertinaz, y con un ahínco inusitado, lo que me ha llevado a ponerle algunos puntos sobre las íes XDDDDD Me alegro de que coincidamos ;)

Cavallino ;) Lo tuvo, y ésa es la lástima, que sólo podemos hablar de ello en modo pretérito... ¡Una pena!

Tadeo ;) ¡Rosso o nada! Él ha elegido y él es el único responsable. Ni sus «sombras» pueden evitar el bochornoso espectáculo que está dando. Una lástima, pero es lo que hay.

Pro Magic ;) Un besote especial ;)

Un abrazote

Jose

haciendo click dijo...

Completamente sobrevalorado.
Su único mérito acreditado es ser piloto de Ferrari. Parece que eso te garantiza cuatro años de cortesía antes de mandarle al cajón del olvido de la F1.

Anónimo dijo...

Voy a esperar al día 8 de septiembre. Si no fuera porque parece que Ferrari está con Fernando, diría que es una repetición de lo sucedido en 2007. Un compañero que pone contra las cuerdas a su equipo para conseguir su apoyo. Sólo que ni Massa ni su padre son los Hamilton, ni Domenicali es Ron Dennis, afortunadamente.
Veremos.

Susana

Lippy dijo...

De acuerdo con todos, si esta claro que Fernando es mejor que el y lo demuestra donde hay que hacerlo, en el asfalto, y tambien parece claro que Felipe no tiene demasiada intención de hacer labor de equipo,...¿a que juega?, ¿a que viene tensar tanto la cuerda?.
Desde su actuación estelar de Alemania esta de un lenguaraz subido, y o tiene un as en la manga en forma de clausula de algún tipo en su contrato (ademas de la economica),o no entiendo a que viene empeñarse en morder la mano que le da de comer.
En fin que como decis, me da la sensación que esta cavando su propia tumba, y cada vez mas profunda.
Salu2

mrproper dijo...

No sé lo que habréis puesto los demás, pero leyendo al jefe es suficiente. Así que diré con peores palabras lo que todos o casi todos pensáis.

Massa es tonto el culo. Por él el equipo ha sido sancionado económicamente y puede serlo algo más fuerte, incluso los pilotos. Y todo por no reconocer lo evidente: es peor piloto que Alonso. No trabaja en equipo porque de repente le sale esa vena de piloto ganador. Que se vaya a tomar por... saco.

David

Orroe dijo...

Buenos días.

Haciendo Click ;) Yo no diría que tan sobrevalorado, a fin y acuentas ha habido otros pilotos en Maranello que tampoco es que hayan sido la bomba, pero sí demasiado dado a abrir la boca en vez de a demostrar en la pista que está por la labor de «hacer equipo» :P

Susana ;) Esa es una gran diferencia que el brasileño parece no haber comprendido ;)

Lippy ;) Si todos fracasan, el fracaso personal es menos fracaso... creo que por ahí van los tiros :P

David ;) XDDDDDDDDDDDDDDDDD Lo de tonto el culo me ha llegado al alma XDDDDDDDDDDDDDDDDD

Un abrazote

Jose