martes, 14 de septiembre de 2010

El club de los poetas muertos


El tipo que perdía todas sus oportunidades por jugársela a filo de la navaja en Spa, resulta que hoy es un héroe tras su éxito en Monza. ¿Ruleta rusa o simple cordillera soviética?

Quiero pensar que todo esto que sucede alrededor de nuestro bicampeón mundial oculta alguna lógica en la que nada tienen que ver ni la razón ni lo estrictamente deportivo, porque lo cierto es que hasta que el banderazo final en Abu Dhabi sentencie cómo queda definitivamente el campeonato, podríamos debatir y debatir sobre lo divino y humano sin visos de llegar a ningún sitio, pues conviene tener en cuenta (yo lo tengo) que cualquier indeseable coyuntura puede dar al traste con la más optimista de las estimaciones, toda vez que en la pista todos los pilotos quedan al albur de lo que tiene guardado la diosa Fortuna en la manga de su túnica.

En fin, como aficionado prefiero ver el futuro de color de rosa porque pagan lo mismo que por imaginarlo oscuro, y porque de paso me ahorro un pastón evitando úlceras. Además, ¿no dicen que todo el pescado muere en la cola y que hasta el rabo todo es toro? Pues eso.

Me gusta el tipo que mencionaba al principio y sé perfectamente que está hecho de frágiles hebras, de carne y hueso, de mimbres que destilan humanidad, y que es muy capaz de sufrir algún que otro despropósito mientras nos regala alguna que otra gesta.

Ahora bien, ¿qué pasaría si no lo consigue, si se ve obligado a doblar la rodilla?

Lo pienso a menudo, no os creáis, aunque sospecho que no me pasaría nada así el cielo se desplomara como las murallas de Jericó ante el sonido de las trompetas, ya que en lo que a mí concierne seguiré evitando las controversias traídas con pinzas, las ganas de marear innecesaramente la perdiz, el mirar con lupa los descosidos o el coleccionar quincalla. ¿Un año más mostrando que la F1 se puede disfrutar de otra manera? ¿Otras mil entradas más? ¿Quién sabe?… En todo caso, lo pienso mañana.

Y es que sí, puede caernos una gorda como el chaval no consiga su tercer entorchado, pero va a ser porque hay demasiada gente que está esperando precisamente que suceda, y eso es lo que me molesta: el pesimismo gratuito, ése que está abonado a la tragedia y la oscuridad como modo de vida, el que no sabe mirar más allá de la punta de la nariz por temor a descubrir que afuera hace tibio y brilla el sol, hallazgo que a todas luces puede llevarnos a pensar que merece la pena salir del agujero en que estamos, siquiera para reconocer que aparte de filias y fobias, hay individuos, actitudes, en los que apetece y conviene mirarse.

«O captain! my Captain! our fearful trip is done;
The ship has weather’d every rack, the prize we sought is won;
The port is near, the bells I hear, the people all exulting,
While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring:
But O heart! heart! heart!
O the bleeding drops of red,
Where on the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.»

11 comentarios:

Lola dijo...

Muy bonita oda al optimismo, yo pienso igual que tú, después de años de no terminar de creerme que algo bueno pueda pasar, ahora resulta que he salido optimista, son las cosas de la vida, a veces hasta se aprende.

Yo también creo en Alonso, y tengo confianza en que puede todavia ganar su tercer campeonato. Me gusta esta temporada 2010, precisamente por esta incertidumbre, y por la emoción de ver a cinco o seis pilotos luchando en igualdad por el mundial a falta de cinco carreras.

Bueno, pues a esperar a la Diosa Fortuna y sus designios, y mientras tanto, a seguir siendo optimistas.

Felipe Reyes dijo...

Estoy contigo, Orroe, para pesimismo ya tenemos toneladas en cuanto abrimos el periódico. Creo que es posible, y me encanta ese homenaje que has hecho a una de las películas que más me gusta a pesar de que Robin Williams sobreactúa un poco.

Saludos.-

csm dijo...

Me gustó la peli, aunque nunca ha sido Whitman un de "mis" poetas.
Lo que sí me quedó grabado es aquello de "carpe diem" (aprovecha el momento). Y no se me ocurre consejo mejor para nuestro Fernando y para nosotros, los que le disfrutamos carrera a carrera. Aprovechemos el momento y disfrutemos y, si hubiera suerte y se hace con el tercero esta temporada, ya le diremos lo de "capitán" sin que sea necesario eso de morir en el intento ;P
Muy bonito y muy acertado, Josetxu!
Un besote

cavallino dijo...

Yo también voy de rosa, también creo que es posible, y aquí estaré pase lo que pase, no abandonaré nunca a mi Capitán.

Un saludo y feliz domingo a todos!

Noe_Izumi dijo...

Si no lo consigue, tiene tiempo ;) Asi de claro. Que en este mundo es tan facil admirar como defenestrar, por desgracia, pero tenemos que entender que a veces las cosas de palacio van despacio ;)

Alvaro dijo...

En estos tiempos que nos toca vivir la sociedad tiene, por ejemplo mediante blogs como el presente, una ingente cantidad de oportunidades para expresar su parecer al respecto de los mas variados sucesos y temas. Este factor, sin desde luego ser algo negativo, nos pone de continuo delante de las narices todo tipo de comentarios (como el mío) que por lo general suelen ser más abundantes e insistentes cuando se trata de polemizar y desprestigiar a alguien. Ademas nosotros los españoles tenemos una especie de necesidad fisiológica por manchar a los "nuestros".
Y lo digo porque a estas alturas de la temporada en la que Fernando Alonso está, aunque algo apurado, aún en la lucha del mundial se leen multitud de comentarios como:
-Ahora que está en Ferrari tampoco puede ganar- o -Mira lo malo que era el Renault el año pasado y resulta que ahora fíjate Kúbica que bién lo hace-.
Hemos venerado todos los amantes de este deporte a campeones como Lauda , Fittipaldi, etc, y nos olvidamos que tenemos un español metido de lleno en el olimpo junto a esta gente y solo se nos ocurre, con estrechez de miras, ponerle a caldo cada vez que arriesgando para arañar unos puntejos se sacude un sopapo como tantos antes lo han hecho.
Lo curioso es que la mayoría de los cenizos han comenzado a seguir la Formula 1 gracias a Fernando.
No me lio mas. Si hay un pelín de suerte seremos campeones y si no pues seguiremos disfrutando la F1 la siguiente temporada que así es la vida.
Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Alvaro tienes toda la razón. Pero hay algunos, muchos, que estamos ahí pase lo que pase, porque disfrutamos de verdad de la F1 y de nuestro campeón. Yo espero que Fernando siga durante muchos años en competición, porque el solo verle en la pista pilotando, es un placer, y quien no lo sienta así, peor para él

Marta

J-CAR dijo...

Saramago:
"La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva.”… en dos semanas otra carrera… en unos meses otro campeonato… Sin embargo esta vuelta es la importante, y la siguiente, la definitiva. ¿Sin la entrega, y el golpe, de Spa habría sido correspondido con la misma entrega por el equipo para conseguir una pole imposible, o para superar a Jenson? Las emociones pesan aunque no las puedan cuantificar los ingenieros y ¿qué mejor sitio que Monza para llenar bien la saca rossa?
"El caos es un orden por descifrar...." "La vejez empieza cuando se pierde la curiosidad." ¡Adelante chaval! ;-)
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

Raul z dijo...

No debemos obcecarnos con lo que piensen otros si al final pierde Alonso.

Nosotros sabemos lo que queremos y lo que nos gusta. Y sabemos valorar la grandezas y vilezas de la competición y de este nuestro Cid Alonso.

Nosotros sabemos.

Hemos visto muchas naves explotar más allá de Orión como para ahora desviarnos de esta cosa nuestra que tenemos aquí todos, sólo porque un trol eructa.

Nosotros sabemos. Disfrutemos.

Salinas dijo...

Siempre me ha llamado poderosamente la atención lo concurrido que está el pelotón de los que esperan con ansia la llegada del sabado y el domingo solo por ver a Alonso morder el polvo. Es una postura que nunca comprendí, pero esta rara especie, protegida por lo general, crece silvestre en nuestro medio.

Como dice Carlos Herrera, en este pais no cabe ni un tonto más; están empezando a caerse al mar.

Buena entrada, aunque ya a nadie sorprende. Hace tiempo que no participo, pero te leo con asiduidad.

PD: me gustó la pelicula; reconozco que la idea del carpe diem me pone. ¿A quien no?. Pero efectivamente, Robin Williams está sobreactuado. Aunque esto, tampoco sorprende ya a nadie.

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Lola ;) Tener presente que se pueden torcer las cosas es incluso sano, porque en el deporte no todo es técnica o precisión, también hace falta una buena dosis de suerte ;)

Felipe ;) Robin Williams siempre tiende a sobreactuar XDDDDDD Pero sí, el optimismo planteado en la cinta es de los buenos, de los asentados en la realidad y lo que puede depararnos ;)

Concha ;) Whitman canta a Lincoln, el capitán del poema, a sus ganas de conseguir la utopía, y a cómo los sueños pueden ser recogidos por los que vienen detrás ;)

Cavallino ;) XDDDDDDDDDD Ahí estamos ;)

Noe Izumi ;) Si no lo consigue, lo habrá intentado... la esencia de todo deportista, el intento, el no darse por vencido ;)

Álvaro ;) La suerte se busca, y esta tarde, por buscada ha vuelto a sonreírnos XDDDDD (escribo después de la calificación de Singapur, así que no te cuento cómo estoy de pletórico XDDDDDD)

Marta ;) Sólo te añadiría que hay que estar realmente ciego para no disfrutar con su forma de conducir ;)

J-Car ;) ¡Adelante, sigamos buscando la belleza! ;)

Ral Z ;) Ése Nexus 6, ¡qué bueno! Sí, toca disfrutar, y disfrutar, y disfrutar ;)

Salinas ;) Bienvenido a casa, se te echaba de menos ;) No, en este país no cabe un tonto más, y mira que hacen esfuerzos por abrir sitio XDDDDDDD Y sí, el Williams siempre tiende a irse de madre, qué le vamos a hacer, pero el tipo me sigue molando :P

Un abrazote a todos.

Jose