martes, 28 de septiembre de 2010

¡Ese tipo!


Hay días en que no sé para qué demonios me pongo a escribir, porque siento que las palabras no pueden expresar según qué cosas, y hoy es uno de ellos, porque lo que trato de decir pudimos verlo anteayer con nuestro propios ojos.

El de Cracovia desatado en una ratonera de hormigón. Un polaco de perfil quijotesco sobre un coche de mitad de parrilla merendándose todo lo que encontraba a su paso. Un tipo especial, muy especial, que si no fuera porque BMW en 2008 decidió unilateralmente que el título de pilotos podía esperar (¿a cuándo, alma mía?), hoy mismo sería un dignísimo campeón del mundo y quién sabe en qué coche andaría montado… ¡Ese tipo. Ése, sí!

Echando la vista atrás tengo que reconocer que Dios me ha dotado de buena vista. Aquí mismo he defendido a Jenson Button tiempo antes de que se coronara como el mejor; a Webber antes de que anduviera donde anda metido ahora: con opciones de llevarse el campeonato de este año; a Vettel porque lo que lleva dentro saltaba a la vista incluso en 2007 y habría que estar ciego para no verlo; a mi Felipe cuando nadie daba un duro por él; y a Kubica, mi buen Robert... aunque debo reconocer que en este caso la cosa de señalarle con el dedo carece de mérito alguno, porque no conozco a nadie que no reconozca que es un piloto excepcionalmente bueno que tarde o temprano llegará donde se merece.

Y es que sí. Robert, a pesar de que admito la posibilidad de que exista alguien a quien no le guste, es uno de esos conductores cargados de temperamento, volcánicos, iridiscentes, extrañamente bellos, que por las circunstancias que le rodean puede muy bien quedarse donde se quedó Stirling Moss, quien como sabemos alcanzó el Olimpo del automovilismo a través de una difícil puerta trasera que jamás se abriría para permitir el paso de algunos comeyogures que han llegado a lo más alto sin merecerlo del todo.

Lo tiene jodido el jodido polaco, pero me tira soñarle al menos un campeonato que le grabe a fuego en la memoria de los que nos sucederán a nosotros, sencilamente porque es rematadamente bueno, sencillamente porque se lo merece, y sencillamente porque si en vez de estos viviéramos otros tiempos, Kubica sería noticia porque cuando conduce destaca con luz propia consiguiendo trasladarnos a un tiempo pasado donde lo mismo que hace con una sencillez alucinante serviría para que le tildaran de as del volante...

¿Qué tal 2012? Me apunto a que consiga su primer y único entorchado entre el cuarto y el quinto título de El Nano, porque en este mundo cabrón como pocos, hay que obtener al menos un miserable certificado que hable por ti para que alguien se moleste en revisar tu curriculum buscando descubrir que la grandeza no reside sólo en la obtención de premios.

Sí, ese tipo especial que nos mostró cómo se lidera un equipo sobre el asfalto de Singapur, está escribiendo una página del automovilismo jugando al todo o nada en cada carrera, y por ello, y por lo pasado, merece que su firma quede estampada en oro al menos una vez, para que nadie cubra su enorme calidad de sombras, dudas u olvido.

Don Mario, ¿con qué moneda vas a pagarnos lo que hiciste en 2008?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchos y grandes pilotos se quedaron a las puertas del Olimpo, los más importantes de ellos Moss, Peterson y Villeneuve padre. Sólo treinta y un pilotos han sido campeones a lo largo de la historia, número que indica lo complicado que es lograr semejante gesta.

Don Robert con mayúsculas, porque sí este polaco merece que se le trate así, como el mejor piloto de la parrilla junto a Fernando sin ningún género de dudas.

Impresionante la temporada que está haciendo con su Renault. Futuro campeón del mundo con total seguridad a poco que tenga un monoplaza competitivo y, sería enormemente injusto y lamentable que así no fuera.

¿Una pareja Alonso-Kubica en el futuro frente a otra formada por Hamilton-Vettel? Seguro que sería el sueño para cualquier amante de la Fórmula 1 y además Robert, don Robert con mayúsculas, se merece eso y más.

King Crimson

ethernet dijo...

Hace tiempo que lo digo. Si en vez de polaco y feo, fuese inglés y negro, sería bicampeón a estas alturas. Menos mal que Lewis no es tan completo como Robert, o lo mismo que no es igual, Robert no es material de marketing british.

Se merece un coche de los de arriba ya.

Don Mario se sigue dando cabezazos por su decisión de 2008,.... pero bueno, es alemán y la cuadratura cefálica germana aguanta todo.

cavallino dijo...

El monoplaza que lleve Kubica parecerá de goma, de chicle, el polaco lo modela, le da vida según la curva, según el rival al que va atacar o del que se va a defender.

Venga, me apunto a lo de 2012, no me importa que Fernando comparta títulos con Robert. Lo que pasa que no merece sólo uno.

Lástima por lo de 2008, sí. No hay mayor ciego...

Orroe, hoy ya puedo decir que algo me ha puesto la gallina de piel: leerte.

Anónimo dijo...

En el 2012 entre el cuarto y el quinto de Fernando. Jeje Ya le das los dos siguientes a nuestro Nano. A ver si es verda, yo lo firmaría. Y además Kubica también me gusta. Es un pilotazo que hasta ahora no ha tenido uno de los mejores coches para poder optar al título, porque el BMW tampoco lo era incluso cuando él lo llevó a estar el primero

Interlagos dijo...

Supe por primera vez de Robert Kubica cuando las World Series de Renault aterrizaron en Bilbao. Ganó una carrera y muy poquito después debutaba en F1. Sin duda que un piloto a seguir, un piloto de los que gustan a los aficionados. Un piloto al que le cortaron las alas completamente en 2008 y que sería un brillante campeón del mundo. Y además un tipo que cae simpático. ¿Qué más se puede pedir? Pues eso, que un equipo de campanillas (Renault ya no es lo que era) se fije en él y le fiche. ¡Lo que nos vamos a alegrar!
Por otra parte, hay otro piloto que sin hacer mucho ruido, siempre está ahí, a la sombra de los equipos grandes y batiendo claramente a todo un heptacampeón. Hablo de Nico Rosberg, naturalmente. Otro tipo a seguir. Seguro.
Y en el plano logístico últimamente me pasa que veo que la fecha del artículo es del martes 28 y hasta hoy sábado 2 no lo ha cargado mi ordenador. No sé si es un problema de fechas o qué, pero algo raro ocurre.
Un abrazo!

Salinas dijo...

Nada que añadir respecto a Kubica. Es bueno, muy bueno, y me cae bien. Pero como a todo polaco, le toca llevarlas hasta en el carnet de identidad. Pero no hay año en que no deje muestras de su calidad, independientemente del coche que lleve. Otro fruto maduro de nuestro torneo estrella, el Open, inicialmente Nissan, y luego Renault, de donde salieron modestos pilotos: Alonso, Kubica, Gene, A. Garcia,....

Pero no me resisto a comentar lo mencionado por Interlagos como asunto derivado: Nico. Un piloto que pese a demostrar su valia en las formulas de crecimiento, debió lidiar con el toro de apellidarse Rosberg. Y si es cierto que eso abre puertas, tambien supone el baldón de la imagen de niño de papá y la obligación de salir de la sombra de un apellido (que se lo digan a Nelsinho). Pues bien: Nico ha demostrado que su situación familiar se define por la existencia de dos grandes pilotos, no por ser hijo de. Está maduro y todo su talento le llevará mucho mas lejos que a dominar a un gigante con pies de barro, que es lo que hoy nos muestra el otrora grande Schumacher. ¡Quien te ha visto y quien te ve!

Tadeo dijo...

Buenas tardes

Después de agradecer a Orroe que siga alegrándonos el día con entradas como estas, repito lo que escribí en nuestro foro respecto a la carrera de Singapur, era algo así como que Kubica corrió como un campeón del mundo.

Personalmente creo que no debe ir a Ferrari. No es por miedo, es porque o el o el nano deberían ceder parte de su genialidad en aras al equipo y nos perderíamos el 50% de cada uno de ellos, y ya hemos estado dos años sin el nano y llevamos casi dos años sin kubica.

Siempre he creído que Mercedes arrancaba con Schumacher en aras a poner unos buenos cimientos, pero el futuro pasa por Kubica y Rosberg ya que Vettel parece que tiene coche y tendrá coche en los próximos años.

Alvaro dijo...

Fué una delicia ver los adelantamientos de Kubica el pasado GP que aunque con ruedas nuevas fueron "casi imposibles" porque ademas no fueron a los Hispania precisamente.
En cuanto al tema de Kubica en Ferrari también soy de la opinion de que podría ser que no viesemos el 100% de los dos pilotos. Por otra parte está la pimienta de ver 2 primeros espadas con las mismas herramientas. Aun así y puestos a tener que optar por un compañero de calidad para Fernando el año que viene puede que sea la mejor opción.
Un saludo a todos.

Orroe dijo...

Buenos días ;)

SKing Crimson ;) A mí me encanta, y sé que no descubro nada, pero me encanta ;)

Ethernet ;) También pienso que está pidiendo un coche mejor a gritos, y que Mario habrá borrado el año 2008 de su memoria para evitarse algún que otro dolor de cabeza :P

Cavallino ;) XDDDDDDDD Robert se merece un pco de calor literario y algo más ;)

Anónimo ;) El Nano es el Nano y tiene mucha carrera por delante XDDDDDDD

Interlagos ;) Yo también, en Bilbao, corriendo para Epsilon XDDDDDD Y no, no falla nada, es que ando ocupado y escribo ideas antes de pasarlas a limpio y luego las paso y me voy pillando en el tiempo XDDDDDDD Ya estoy al día! XDDDD

Salinas ;) Nico es estupendo, pero es otro piloto que merecería que alguien le diera la oportunidad de liderar un equipo con garantías. No sé si tendrá una nueva oportunidad como la de estar en Mercedes, pero a mi modo de ver, y coincido contigo, vale mucho más de lo que parece ;)

Tadeo ;) Otra vez te doy un 100% de aporyo a lo que dices ;)

Álvaro ;) de momento parece que se queda Felipe, aunque en 2011 la cosa estará más clara que este años :P

Un abrazote

Jose