sábado, 22 de noviembre de 2008

Mis conclusiones [Super Aguri]


En marzo pasado abría el comentario correspondiente a las escuderías menores, afirmando que poco se podía decir sobre los comparsas de la parrilla. ¡Qué equivocado estaba!

Super Aguri renunciaba de manera injusta a continuar cuando apenas se habían celebrado cuatro pruebas del campeonato. Problemas de presupuesto y algunas desavenencias con Honda, daban al traste con el sueño del piloto Aguri Suzuki como constructor, y con los de Takuma Sato y Anthony Davidson como pilotos a pie de asfalto, cerrando capítulo de manera prematura sobre un proyecto que en 2007 había levantado enormes expectativas por sus resultados.

Si en lo técnico y deportivo poco cabe decir de una escudería que aspiraba humildemente a terminar carreras, su deriva sí permite cierta reflexión sobre el complejo e hipócrita mundo de la F1. Me explico.

En 2007 los llamados equipos cliente fueron alentados y barajados como alternativa necesaria para que los pilotos de disciplinas menores fueran hallando hueco en la máxima categoría. Un poco al estilo de Minardi (algún día habrá que hablar de ella y de su enorme contribución al espectáculo), Super Aguri, Toro Rosso y Force India, cubrían sobre el papel un aspecto imprescindible del deporte, al atender a la preparación de los pilotos que poco a poco irían nutriendo a las escuderías de la mitad de la parrilla para arriba. Tal era la importancia de este tipo de equipos segundones que se habló de la incursión de Prodrive, y de algunas otras alternativas que supondrían básicamente que cada escudería puntera tendría una escudería menor con que nutrirse en lo técnico y en lo humano. En este estado de cosas, Super Aguri se contemplaba como el equipo cliente de Honda, y cumpliendo esas expectativas inició el año 2008.

Sin embargo, antes del G.P. de Turquía, sin viabilidad debido al aparente abandono de la idea inicial por parte de la FIA, a la asfixia provocada por la incertidumbre ante el futuro que sufrían los patrocinadores, y al desinterés que explicitó Honda por su tutela, la tercera escudería japonesa se rendía agobiada por problemas financieros, abandonando definitivamente la competición tras dos años y cuatro meses de presencia.

Decía más arriba que Super Aguri renunciaba de manera injusta, porque a final de esta temporada, sin la bendición de la FIA, sin el apoyo explícito de los constructores, ya está visto que en 2009 habrá equipos cliente, y que estos son y serán perfectamente viables: Red Bull seguirá recibiendo el apoyo de Renault; Toro Rosso recibirá el de Red Bull y Ferrari; y Force India el de McLaren-Mercedes.

Por ello creo que la escudería de Aguri Suzuki ha supuesto este año una victima totalmente inútil, porque al igual que ha ocurrido con la neutralización del desarrollo de los motores, ha habido quien ha creído que la normativa obraba de buena fe, y quien ha sabido aprovecharse hábilmente de ella.

Hace cierto tiempo que Fernando Alonso dijo que en la F1 todo el mundo miente, y a pesar de ser verdad (la cruda realidad se ocupa de evidenciarlo), casos como los de Super Aguri duelen, y mucho.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué razón tienes. Leyendo sobre Pedro de la Rosa se lo recordaba a mi mujer y no entendía que después de Prodrive el de Barcelona fuera a Force India y siguiera como probador en Mclaren. ¿No haría mejor la F.I.A. en dejar las cosas claras y quietas?

CSM dijo...

Jose, muchísima razón tienes !
En cierto modo, a éso me refería en tu entrada de "me hago viejo" (ya te vale...) cuando comentaba el mal trago que está pasando Bourdais para mantener su asiento en Toro Rosso, él lo decía bien clarito el otro día :

" Mientras no tengan el dinero necesario para costear el presupuesto del equipo, no serán capaces de anunciar los pilotos de 2009, porque no importa tener a buenos pilotos a los mandos de un coche que no se puede financiar...".
Es una auténtica PENA y una gran contradicción.
Por cierto Jose, me encanta que hagas entradas tan a menudo, pero también echo muchísimo de menos tus réplicas a nuestros comentarios, aquí en el blog.
¿No estarás "enfadado" con noosotros, no?
Un abrazo
Concha

Orroe dijo...

Hola a todos ;)

Profesor, recordar a Ligier (anda que parecía bruto el bueno Guy), y a la escudería de nuestro Alain, me traen aromas de guerras perdidas de antemano, de una épica que ya no es vigente ;)

Concha, carino (perdóname este tuteo extremo), nada más lejos de estar enfadado con vosotros. El Profesor me tiene tomada la medida, sabe cuando flaqueo y cuando voy alto, y sabe que yo también le he tomado la suya.

Contesto poco porque muchas veces coincido con lo que decís y me resulta pesado reconocerlo, pero no te quepa duda de que mi continuidad, la secuencia de mis entradas, se debe sobre todo a vosotros: Sabre, Heikki, Profesor, Cris, Nikey, Tú, Mai, Juan Luis, Juan Fernan, Nah, PiratF1, y esos anónimos u otros que me olvido.

Un abrazo ;)

Jose

CSM dijo...

Bueno Jose,
me alegro del tuteo y sobre todo de ver que sigues ahí ;-> y que no es falta de motivación !!!
Un abrazo y pa´lante ¿vale?.
Concha

Mai dijo...

La verdad es que se agradece mucho que actualices tan a menudo. Por mi parte he de decir que las constantes contradicciones de la F1 forman tanta parte de este deporte como los pilotos y los monoplazas.

PD:Muchas gracias por ponerme en contacto con Heikki. Me servirá de mucho de cara a mi próxima visita a Montmeló.

Sabre dijo...

"Pero el caso es que hay un run-run que tras la ruptura con Peugeot se negaron a darle motores en Renault, en tiempos en que esta era una empresa pública el mismísimo Presidente Jacques Chirac habría pegado un puñetazo sobre la mesa y los motores Renault habrían llegado"

Bueno, Prost rompió con Peugeot en 2000, y no se le puede culpar por que la temporada fue horrorosa. En 2001, cuando volvió Renault a formula uno de manera oficial , era dificil que el estado francés pudiera presionar mucho a la marca, pues este solo tenia (como ahora) el 15 % de la compañia y encima habia perdido el derecho a la "accion de oro". Renault entonces creo recordar que estaba en pleno proceso de joint-venture" con Nissan y bastante tenia con volver a F1 como para encima ser salvadora de Prost Grand Prix. Es más, viendo como fue la temporada de Benneton-Renault ese año, tener motores Renault no creo que hubiera mejorado mucho las cosas....De hecho creo que el motor Ferrari (Acer) no era muy mala solución.

El caso de Prost Grand Prix es digno de estudio por que Alain tuvo el apoyo formal del "establishment" frances (Altadis, PSA, Michelin etc.), pero dinero, lo que se dice dinero, no es que le dieron mucho. A toro pasado es facil decirlo pero a lo mejor si el bueno de Alain hubiera ido por libre, buscando una alianza con Honda (Mugen) por ejemplo no le habria ido tan mal. Lo unico cierto es que cogió un equipo Ligier en relativa buena forma (Desde 1993 el equipo siempre se habia movido entre el 5º y 6º equipo del mundial de constructores, incluso la inercia se mantuvo en 1997, que fue un buen año, y si no llega a ser por el accidente de Panis en Canadá, aun mejor) y lo dejo con un rendimiento mediocre, y con un año que pilotoó hasta el "cocainomano" de Enge (los € son los €).

En el descargo del bueno de Alain diremos que coincidió esto con la llegada de los constructores oficiales y eso quita puntos , y dinero.

Actualmente, y tal y como estan las cosas, me parece un milagro que aún este Renault, por lo que veo dificil que se una PSA por ejemplo. De hecho , creo que va a haber malos tiempos para la lírica y algun gran constructor abandonará, y de los nuevos posibles solo veo a los chicos de Ferdinand Piëch (O de Porsche, que seria un puntazo...) con capacidad financiera suficiente.

Orroe dijo...

Hola a todos ;)

Tiro la toalla XDDDDDDD, si lo pasáis mejor sin mí que conmigo XDDDDDD

Profesor ;) El cuello de Guy era dos de los de Fernando, y con lo de las guerras perdidas de antemano me refería a que todo era posible y la lucha era hermosa. Y ya puestos, el Ligier JS11 era uno de los wing cars más bonitos que ha parido la mano de un diseñador.

Mai, me alegro de haberte serido de ayuda ;)

Un abrazo a todos

Jose