viernes, 21 de junio de 2019

Ácido en Francia


Si por un momento tienes la sensación de estar en la cabeza de John Lennon mientras componía Lucy in the sky with diamonds, o formando parte del metraje del corto que dedicó Disney a Salvador Dalí, a lo peor todo se reduce a que has echado un primer ojo al moderno circuito Paul Ricard y se te está yendo un poco la pinza, mismamente como si te hubieras tomado una pastillita de ácido o hubieses abusado del peyote.

La reconversión del viejo Le Castellet en el actual trazado psicodélico que acoge el Gran Premio de Francia tiene una explicación muy sencilla que ayer mismo nos recordaba en redes sociales Iñaki, aka Txifu: es una pista de pruebas enfocada a que el cliente pueda recoger su vehículo intacto después de haber rodado en él.

Las gigantescas escapatorias que podrían alojar unos Juegos Olímpicos si así se quisiera, tienen como cometido preservar la integridad de los coches, así que podemos ir olvidándonos de que alguien toque las protecciones salvo que pierda el control en las escasas zonas donde están cerca de la pista. El resto es psicodelia pura aunque a decir verdad, las franjas azules y rojas que adornan el circuito ofrecen diferentes grados de grip, de forma que ayudan a que los monoplazas frenen en caso de salirse.

Desconozco en este punto si Sebastian las probará, pero todo será cuestión de verlo, ya que el año pasado sí lo hizo después de tocarse con Bottas a pocos metros de la salida. En todo caso, Ferrari ya ha advertido que el Paul Ricard no es como el Gilles Villeneuve para la italiana y esto nos pone en que la pole puede resultar bastante cara de conseguir para Maranello y en que el domingo Dios dirá.

Y bueno, estrenamos verano y ya he hecho bastante por la vida a estas horas de la mañana. Llueve en Gorliz pero la temperatura es tibia. Empieza lo que se dice el Gran Premio de Francia y seguro que lo disfrutamos. Eso sí, no miréis demadiado fijo la pantalla en entrenamientos porque a lo peor os colocáis de verdad y termináis en urgencias, y luego a ver cómo le explicáis al profesional que os toque en suerte que no habéis consumido nada y que todo se debe a que un magnífico circuito de pruebas aloja una carrera del Mundial de Fórmula 1.

Os leo.

5 comentarios:

Abel Caro dijo...

Aun sabiendo los efectos secundarios de esta droga, creo que no podremos evitar consumirla 😜
Un placer leerte de buena mañana, como siempre

pocascanas dijo...

El recorte de la foto dibuja una forma muy sugerente... uh! ya estoy alucinando!

Saludos y que empiece el show.;)

Cao Wen dijo...

Según la prensa, quien ha roto los sellos del motor de Kvyat ha sido Honda, no Red Bull. Baia, baia.

Cao Wen dijo...

Y lo de Verstappen con Hamilton... Mira que no soy fan del mierda, pero lo del holandés es teatrito de aficionado: mucha letra de más y sobreactuado.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

A las buenas tardes ;)

Unknown ;) Un placer leeros siempre... mira que me estáis poniendo difícil el retiro. Se os quiere ;)

Pocascanas ;) Entre eso y que las gradas están a tomar por saco de la pista y parece que la prueba se disputa en el desierto, me he tenido que tomar un ibuprofeno después de ver la carrera ¡ja,ja,ja,ja!

Miguel ;) Sí, Honda tomaba la decisión pero lo del remarque en prensa es de nota. parecen dos equipos distintos ¡ja,ja,ja! Y también, a Max parecía que le había empujado el viento, no su hijo ;)

Abrazotes ;)

Jose