jueves, 22 de febrero de 2018

Contraanálisis 06 [Mercedes AMG W09]


De nuevo la zona central del monoplaza ha vuelto a ser la protagonista en el recién presentado Mercedes W09 [Guía para no naufragar en 2018], un coche muy estilizado que conserva las líneas maestras y la mayoría de soluciones empleadas en el W08 campeón del mundo el año pasado.

No ha habido sorpresas porque esta evolución entraba dentro de lo razonable y lógico. Dicen que si algo funciona mejor no lo cambies, y en su nuevo vehículo para esta temporada Brackley se ha limitado a apurar  las ideas que ya funcionaron en su antecesor a partir de los retoques aplicados en el Gran Premio de España 2017.

El resultado es un coche con batalla larga y poco rake (ángulo que adopta el fondo plano con respecto al asfalto) enfocado, como viene siendo costumbre desde el inicio de la saga (W05, 2014), a aniquilar a su rivales en recta más que en curva, aprovechando para ello las enormes y contrastadas bendiciones de la mejor unidad de potencia de la parrilla. Va a ir a puro huevo, que decía aquél...

Musculatura interna y un exterior que se adelgaza un poco más que el año pasado en la zaga, gracias a unos pontones en dos tiempos en el que el cuerpo principal parece más corto que en el W08 y en correspondencia, el segundo resulta más alargado y estilizado en aras de que el aire llegue en abundancia a la zona del tren trasero alimentando más la zona baja del alerón trasero que el propio difusor, ya que éste, en recta, es proporcionalmente menos importante que en curva.

Al hilo, los bargeboards y las derivas laterales insisten en la filosofía de atender más a los caudales bajos que a los medios, lo que promete un buen comportamiento de la parte inferior/trasera.


La generosa distancia entre ejes asegura una estabilidad que casi no admite interrogantes aunque en curva de radio corto pueda suponer algún que otro problema. En todo caso, el adelgazamiento de la nose y el aletín en góndola que se aplicó en Barcelona la pasada campaña y pervive en ésta, viene a a seguir resolviendo el apoyo del tren delantero [El W08 y la madre que lo parió], lo que augura que el W09, aunque claramente enfocado más a sacar ventaja en recta que en las curvas, puede continuar defendiéndose bien en las zonas reviradas de los circuitos.

En definitiva: estamos ante el típico monoplaza que depende  de las poles y del aire limpio —demasiado para mi gusto—, lo que en vulgar paladino significa que en montonera puede resultar un completo desastre. Sin duda, Valtteri y Lewis disponen de un cacharro que ni pintado para ganar las carreras los sábados, durante la clasificación. En todo caso, el tiempo nos lo dirá.

Os leo.

4 comentarios:

anonimo dijo...

Sigo con sorpresa los diseños de algunos coches "continuistas". Honestamente pensé que este año, con todo lo que se ha hablado del halo y su interferencia en el peso y la aerodinámica, y la quita de la "percha" y el ala tras la toma de aire del motor, los coches finalmente iban a ser radicalmente diferentes.

José Miguel dijo...

Si el capado en la quema de aceite con propósitos de potencia se produce y en la supuesta amortiguación variable se hace realidad y dejan de hacer siempre poles y si el motor Renault converge como para que en recta no se vallan, puede que estemos ante la caida del "imperio romano" que tanto buscan.

Ya empezamos con los isis. :)

Un saludo,
José Miguel

enrique dijo...

Ya se que muchos coches son renders y que en los test serán diferentes y bla bla bla, pero viendo la presentación ahora del McLaren, hay unos cuantos coches que han optado por la sencillez (McLaren, Renault, Williams) y otros por lo barroco, casi abigarrado (Ferrari, Mercedes, Red bull). Sorprendente como poco.

keskusracing dijo...

Muy estilizado, aunque de momento el más interesante parece el Ferrari, en cuanto anideas que han mostrado (seguramente todos se guarden un par de ases en la manga)
Saludos