sábado, 27 de febrero de 2016

[Williams FW38] La mesura hecha intención


Si el año pasado por estas fechas me quejaba de que el FW37 de Grove adolecía de falta de punch, en el FW38 de este año, he visto todos mis anhelos recompensados.

El FW38 me parece infinitamente mejor resuelto. Enfocado a tratar bien la ruedas y a dominar los flujos laterales que lamen los pontones, para llevarlos muy bajos y que la zaga —de avispa, como es costumbre en Williams— y el difusor, se alimenten adecuadamente.

Rake menos agudizado, armoniosa consecuencia de líneas desde la nariz al final del cubrecapot y zonas aledañas al cuerpo de la caja de cambios... Reinventarse, el extraño concepto que hasta el momento sólo hemos percibido en el STR11 de Toro Rosso, se materializa en la máquina británica.

Grove sabe perfectamente que no puede acercarse a Mercedes AMG, que Ferrari será su enemigo natural por la tercera plaza del Mundial de Marcas. También es consciente de que lleva la mejor unidad de potencia (Mercedes-Benz) aunque no sea pata negra, de manera que ha afinado la aerodinámica de su monoplaza para esta temporada hasta convertirlo, salvando las distancias, en el Red Bull de la primera línea.

Su fuerte ha sido el consumo de combustible desde la implementación de la nueva normativa, a cambio, sufría notablemente con las gomas, fundamentalmente con las más blandas de la gama. Reducir la inclinación del suelo del vehículo con respecto al piso de asfalto (rake), traslada el foco de downforce ligeramente hacia atrás, lo que ayuda a conseguir un mejor reparto de la incidencia que tiene el coche sobre el comportamiento de los neumáticos, lo que vendrá de maravilla ante la intervención del máximo organismo en eso de velar porque las presiones de las gomas se ajusten a los parámetros indicados por el proveedor único, Pirelli.

Más horizontal que el FW37, el nuevo esquema para 2016 obligaba a reconfigurar el tratamiento de los flujos laterales, contando, cómo no, con albergar el generoso volumen que ofrece la unidad de potencia de Stuttgart y sus servidumbres. Los pontones se afilan y bajan sus líneas generales. Las salidas de calor surgen ahora atrás, muy atrás, pero también muy cerca de la parte superior de la terminación del fondo plano...


Obviamente desconozco cómo se desenvolverán Felipe Massa y Valtteri Bottas a los mandos, o si el tipo de soluciones adoptadas en el FW08 resultarán adecuadas o no, pero si tuviera que dar un premio al mejor trabajo en invierno, no pestañearía a la hora de dárselo a Williams.

El coche británico me parece redondo. A vuelapluma, diría que mejora lo conseguido hasta el momento. Espero no equivocarme, pero Grove quiere luchar con Ferrari, y eso, en una Fórmula 1 reservona como pocas, me encanta aunque el intento no llegue a ningún lado.

Os leo.

2 comentarios:

Dani Durán dijo...

cuando vi las primeras fotos de este coche, me dio la impresión de que este coche va a andar bien

Anónimo dijo...

A ver qué tal trata los neumáticos.
Aficionando