miércoles, 10 de febrero de 2016

El entierro de la sardina


Por lo que se ve, sigo manteniendo intacta mi legendaria capacidad para meterme en jardines de difícil salida, pues no contento con escribir esta mañana sobre el libro de Antonio Lobato, esta tarde me ha dado por hablar de Carmen Jordá.

Es miércoles de ceniza y la semana está resultando mejor de lo que preveía, pero así y todo, tengo conciencia de que hoy he clavado un nuevo clavo de fuego en mi ataúd. 

Y es que a ver, habiendo escuchado ayer cierto runrún en el tono habitual sobre la piloto de desarrollo de Renault (antes de Lotus), hoy me he acercado con los dientes largos al artículo de Cristóbal Rosaleny [Sorensen, el «violador» es usted], sacando tras leerlo, la sensación de que al bueno de Rosaleny le iba a caer la del pulpo y que antes de que terminara el día, se me iba a terminar por soltar el teclado.

Siendo sincero, el detonante final ha venido de la mano de este otro magnífico texto escrito por mi compañero Speeder76 [Como estragar a causa feminina no automobilismo]. Ahí sí, ahí me he dicho: Jose, deja lo que llevas entre manos, coge el A-10 y no dejes títere con cabeza.

Os pongo en antecedentes. Marco Sorensen, piloto reserva de Lotus durante 2014, al no haber sido renovado por la nueva cúpula de Enstone no ha tenido mejor ocurrencia que arremeter contra su excompañera en los siguientes términos: «So I felt violated to the point that it finally became too much and I had to stop» o «Jordá doesn’t deserve success.»

El piloto danés tiene sin duda mejor curriculum que la alicantina, de hecho tiene incluso mejor carrera por delante pues conduce en la actualidad para Aston Martin en el WEC. Su puesto era mejor que el de ella aunque todavía mantengo nítida en la retina, la cara de Davide Valsecchi cuando ocupando la misma plaza que el susodicho pero en 2013, vio cómo Heikki Kovalainen era quien definitivamente sustituía a Kimi Raikkonen a partir del Gran Premio de los USA de aquel año, o cómo a Susie Wolff se le hurtaba la posibilidad de sustituir a Valteri Bottas en Malasia 2015.

Ser tercer piloto en la actualidad (reserva) es poco menos que ser una mierda pinchada en un palo, para qué vamos a llevarnos a engaño, con lo cual, ser piloto de desarrollo os podéis imaginar qué coño significa a día de hoy. En este sentido, a Sorensen, yo, le habría propinado dos capones por no decir otra cosa, ya que hablar de éxito, afirmar que Carmen no se lo merece en este caso concreto, es de auténtico gilipollas. Lo de sentirse violentado lo dejo a los psicólogos, que seguro que encuentran algo en lo que apoyarse.

En fin, el caso es que al olor de los doce segundos de ventaja en el simulador que desmiente Rosaleny, han salido los de siempre para negar que son machistas y arremeter después contra la de Alcoy como berracos en celo. No estoy muy seguro a estas alturas de si con sus alaridos reclamaban que Sorensen bajara de escalafón porque se lo merece y los números lo avalan, o se metían con Jordá por puro divertimento. En todo caso, el resultado ha sido profundamente histriónico e hilarante a retazos, pues el ataque de celos del danés recuerda demasiado al de un hombre despechado.

¡Ah, que los hombres no se arrodillan para hacer esas cosas. Lo suyo siempre es puro mérito! 

Dios me libre de insinuar que Marco es de esos, pero manda cojones que a estas alturas de la película, los machistas y las machistas sigan renegando de su religión para vender gato por liebre. Todo esto que estoy narrando es una muestra de machismo. La ojeriza contra Carmen es machismo en estado nacarino. La alicantina trabaja en Renault porque ha sabido defender su puesto y quien insinúe que se lo curra vete a saber cómo o siembre dudas, es un puto machista.

Todavía es carnaval. Yo os quiero y hasta os daría besitos, pero siento que ésta no es mi tarde. Os leo.

3 comentarios:

EL DELTANO dijo...

Bien dicho

Anónimo dijo...

A fuerza de parecer machista, feminista o simplemente tonto:
Si tuviese una mínima oportunidad, aún siendo 20 segundos más lento que el más lento, yo haría como ella e intentaría utilizar cualquier arma a mi alcance para poder estar ahí. Aunque sea de suplente del sustituto del piloto de desarrollo. Luego ya intentaría "prosperar".
Reconozco que no soy fan de Jordá, pero hay que reconocerle que ha sabido aprovechar una brecha para llegar a un mundillo vetado a la inmensa mayoría.

Saludos
Sr. Polyphenol

Cao Wen dijo...

Rosaleny, que ya se había ganado el título de HDNFELV (http://vicisitudysordidez.blogspot.com.es/2015/08/trilogia-del-heroe-del-no-follaras-en.html) por su aspecto pagafantastástico, tampoco va a a conseguir con su artículo nada de lo que imagina en sus sueños más húmedos. Así que, ¿pa qué?