lunes, 13 de abril de 2015

Iceman


Arrivabene empieza a darme mal rollo. Entiendo que el italiano tenga cierta inclinación a dulzificar Ferrari, como si su stock de suavizante estuviera a rebosar. Comprendo también esos prontos tan machotes, que le llevan a ponerse delante de un mecánico para pedirle explicaciones por una rueda mal apretada, en actitud de mira que te meto. Asumo incluso, que su trabajo sea ése: cerrar las cuentas sacando pecho con los campeonatos que ha perdido, precisamente Maranello.

Lo que llevo fatal, es que los ositos mimosines, la chulería y el vender la moto, coincidan en un momento en que Robert de Niro está perdiendo el culo por interpretar a Enzo Ferrari.

A ver, el icono cinematográfico de varias generaciones, que dio vida en la pantalla al joven Vito Corleone antes de que lo retomara Marlon Brando, se va a meter en la piel del padre de La Scuderia. ¿Hay alguien ahí?

El actor neoyorkino, que hizo de Travis Bickle en Taxi Driver, de Jake LaMotta en Toro salvaje o de Jimmy Conway en Uno de los nuestros, no va a dejar ni los huesos de don Maurizio en cuanto encarne a Il Commendatore. Y mucho menos, si éste persiste en alambicarse con cosas como que a Raikkonen se le conoce como Iceman, pero es un tipo sensible.

¿Pero... Sensible...? Kimi es un piloto de la cabeza a los pies y ayer volvió a demostrarlo cuidando las gomas blandas de su SF15-T durante el segundo stint, para arrear como un perfecto endemoniado en el tercero, una vez había montado compuestos medios en su monoplaza.

Al aficionado le da igual si el finlandés se perfuma con vodka, aroma para hombres duros o con agua de colonia para bebés. Es más, diría que su público preferiría que ocultara su olor corporal con estracto de sudor de reno, con tal de verle en la pista sin adornos, en estado puro y con un coche que le permita demostrar todo lo que lleva dentro.

Quizá todo se reduzca a que existe en la actualidad en la de Il Cavallino, una necesidad cada vez más apremiante de ablandar el perfil del nórdico para ajustarlo a los nuevos tiempos que corren en la italiana o quién sabe si para que estemos convenientemente preparados cuando le den la patada, pero os juro que imagino a De Niro en la piel de Enzo, y le veo estructurando la misma frase pero con un contenido bien distinto:

A Raikkonen se le conoce como Iceman, y tardaremos poco en comprender por qué.

Será cuestión de no haber pasado por el Actors Studio o de no haber levantado a mano un imperio, pero no veo a Maurizio muy metido en su papel.

Os leo.

8 comentarios:

Tadeo dijo...

Ya no es Iceman, es solo Flaxman, y de fresa.

Es patético, pero es lo que hay. Hoy no veo al ejercito de "ferraristas de toda la vida" que inundaron el blog.

Por cierto, si yo fuera Flaxman me planteraría a ver porque un día tengo problemas porque retrasan mi salida, otro porque no me dejan progresar y otro porque me meten en el box cuando aun me quedan ruedas para 5 o 6 vueltas.

Ayer redujo dos segundos respecto a Vet en cuanto le dió la gana.

Ricardo dijo...

No nos olvidemos que deNiro tambien participo en bodrios como "meet the Fockers" o como demonios se llamara la pelicula. Quiero decir que el actor fue, pero ya no es ni una sombra de lo que relatas.

Ahora, hablando del gran premio, fue autenticamente infumable. Aburrido como el solo. Las camaras abandonaron la cabeza para centrase en el peloton de enmedio o ir a la zona baja. Parece que los pilotos interpretaran un guion preestablecido, con Mercedes marcando un ritmo suficientemente alto para seleccionar su competencia y suficientemente bajo para que Ferrari los pueda seguir. Quiza por eso se quejaba Rosberg del ritmo de Hamilton... Esta bien que hagamos la pantomima, pero no pongas en peligro mi segunda plaza; si no, no entiendo su llantina al fin del gran premio.

Me gusto el detalle de que Fernando, aun sin haber rodado lo suficiente como para familiarizarse con su montura, ya estaba al final de carrera con el cuchillo entre los dientes (gomas blandas y cargando baterias) para dar cuenta de Button y Maldonado; el incidente entre estos dos nos privo de lo que se anticipaba como una buena pelea.
Por ultimo, alabo la eleccion de Alonso de irse a McLaren aun sufriendo como esta sufriendo ahora. Demuestra que es un pura sangre que no se conforma con ser segundo. No entiendo como la "prensa especializada" de nuestro pais aun intenta hacer astillas de el ahora que el McLaren todavia no da el 100% de rendimiento. Pais de mediocres que tenemos. Ciegos ante la grandeza.

chema dijo...

Kimi está fallando los sábados, el lo reconoce. Mucha suerte no tiene, eso sí, Sainz y Ericsson le golpearon en las dos primeras carreras y la tuerca de Australia le obligó a retirarse.

De momento la carrera de Abu Dhabi pinta bastante bien para Seb y Kimi, recortar puntos a Mercedes es difícil pero posible.

pocascanas dijo...

Si existe alguna pauta preestablecida en Mercedes y quizás también en Ferrari de no moletarse en carrera, entonces las posiciones dentro de cada equipo están definidas desde el sábado.
Lo digo en virtud de lo visto hasta ahora, con la intención de cada equipo de sumar el máximo de puntos para Constructores, arriesgando lo mínimo al no interactuar sus pilotos. Entonces Vettel fue al ataque y Kimi guardó por las dudas. Se notaba al final que iba sobrado.

Anónimo dijo...

Quitame ese Maclaren de en medio.Kimi Raikonen Que el domingo se meo en todos los seguidores de alonso.

Anónimo dijo...

http://blogs.20minutos.es/formula-1-alonso/2015/04/12/raikkonen-se-venga-a-su-manera-de-las-humillaciones-de-alonso/

Aficionando dijo...

Valiente venganza, anónimo. Es como pegar a un manco. Esas cosas se hacen cuando uno está de igual a igual. Y de igual a igual ya vimos el resultado el año pasado.

Aficionando dijo...

Por cierto, Rosberg va tercero del mundial con ese bólido. Me parece a mí que este año le va a más que mojar la oreja Hamilton. Siempre pensé que a Rosberg le faltaba hambre de triunfo, instinto asesino, y el hecho de que en la última carrera se quejara porque Hamilton le estaba estrechando el espacio -un reconocimiento implícito de que sólo querïa estar cómodo en la segunda posición- parece que corrobora lo que digo. Otros hubieran sido menos melindres y habrían atacado.