martes, 1 de julio de 2014

No está mal para ser el segundo piloto


Notas cómo se quiebra la voz, cómo has herido sin pretenderlo y descubres otra vez, de nuevo, que si no categorizas lo que hay a tu alrededor apenas pasarás de ser un puñetero quejica. Dos personas en el mundo saben cómo de profundo me duelen las adversidades. Tan solo dos, pero mientras ambas no comprendan cuánto las necesito y cuán esenciales me resultan, mi guerra por hacerme entender estará garantizadamente perdida.

Siempre me quedará el recurso de pasar de todo, de reducir el binario a un valor unitario o concluirlo todo en el cero absoluto, pero eso, seamos sinceros, ahora que ando un poco Heideggeriano, Oteiziano y bastante descolocado, para qué evitar mencionarlo, me puede suponer enredarme con aquello del valor germinal que tiene el no y cómo del no pragmático, del vacío, para que nos entendamos, puede surgir una poiesis cuyas lindes resultan evidentemente incalculables.

Os dejé el jueves pasado y salvo un bonito mano a mano que hemos mantenido el troll cojonero que pretende que cierre el grifo a los comentarios anónimos, me canse, claudique o me dé por vencido, nada nuevo ha ocurrido en este pequeño universo en el que recito casi a diario Dios sabe qué, salvo cuando mi cuerpo y mi mente me piden gentilmente que sea indulgente y les ofrezca algo de reposo a cambio de su infinita y contrastada paciencia.

Estamos a 1 de julio y ha sonado el cuerno que anuncia el retorno al campo de batalla. Silverstone aprieta, lo que me recuerda deciros que jamás hagáis caso de los que afirman ser seres armonioso que no quieren imágenes agresivas en sus vitolas empresariales porque ellos son más de andar con señuelos o venenosos silencios, en plan araña lobo o mantis religiosa, no sea que su aureola de santones se desbarate por un quítame allá esas pajas que delate su profunda y arraigada impostura.

Postureo versus dignidad, por otro lado eterno debate. Vettel haciendo donuts y reverencias a su RB9 frente a la cruda estadística que nos dice que Ricciardo atesora 83 puntos en la actualidad y Webber sumaba 87 en 2013 a mismo saldo de pruebas.

Haced las cuentas, pero hacedlas bien, por el Altísimo, porque alguien que no sea yo diría que el segundo piloto de Red Bull sigue estando en su sitio mientras que el primero, permanece literalmente desaparecido en combate porque ha sufrido un incomprensible ataque de mala suerte o sigue sin entender el coche que le han dado.

Y recordad de paso sustantivar ante quién y cómo os doléis, no sea que por falta de referencias, él o los aludidos piensen que Mark Webber y Daniel Ricciardo interpretan un papel diferente al de ser simples teloneros de Sebastian.

No está mal para ser el segundo piloto...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estaba por escribirle y preguntarle si le pasaba algo, amén de un ataque de melancolía.
Me alegra que haya vuelto

Lola Cámara dijo...

Siguen siendo malos tiempos para la lírica...ya lo decía mi grupo ochentero preferido.

Anónimo dijo...

Si sumáramos los 18 puntos que su propio equipo le quitó en Australia serían 101.


King Crimson

J-CAR dijo...

"Haced las cuentas, pero hacedlas bien..."
Hay gente que le sale que si Daniel está quedando por encima del Seb que quedaba regularmente por encima de Mark ¿Cuanto no le estaría sacando Daniel a Mark? ¡Tan malo era Mark!
Claro esto se puede decir haciendo tabla rasa de los cambios en el Reglamento técnico, en los coches y en los neumáticos. Yo entiendo que con este RB10 Mark estaría CLARAMENTE por delante de Seb. Y que es precisamente ese "claramente" el que explica su sustitución por su paisano. Con Mark como segundo piloto no tendríamos estos debates sobre lo que pasa con Seb porque estaría clarísimo. Seb, como Felipe, pueden ser unos pilotos rapidísimos, pero solo en unas condiciones muy particulares. En Silverstone, lucirá otra vez.
¡Saludos!