jueves, 10 de julio de 2014

Evitar el tiro en el pie


La Fórmula 1, espejo inclemente y puntilloso de lo que nos sucede en nuestra vida cotidiana, suele ser observada por muchos casi con reverencia, por ver si comparte una de esas soluciones mágicas que expliquen mágicamente también, cómo nuestra existencia como seres humanos puede llegar a ser tan extremadamente ramplona a veces. Yo la miro de reojo, porque es infinitamente generosa demostrándonos constantemente lo caros que pueden salir los errores.

Cuando a finales de 2005 don Carlos Ghosn insinuaba que la continuidad de Renault en la máxima categoría estaba en entredicho, nadie en su sano juicio podía imaginar las tremendas consecuencias que acarrearían sus dudas como empresario.

Fernando Alonso cumplía escrupulosamente su contrato durante 2006 dando a la de Enstone en el campeonato de pilotos y constructores, su segunda corona consecutiva y también última, pero ya había firmado con McLaren de cara a 2007, en una maniobra que aplaudimos la mayoría de aficionados y prensa especializada...

No me voy a extender sobre el éxito de la operación porque es de sobra conocido lo que pienso: aquello resultó un sonoro tiro en el pie para Renault, para Fernando y siempre he sospechado, también para el propio Ghosn. Y si traigo a colación todo esto es porque la situación actual que rodea al Nano me recuerda demasiado a aquella otra que vivió en propias carnes nuestro bicampeón asturiano en las postrimerías de 2005, con el agravante de que en vez de con un título mundial bajo el brazo, ahora tiene que decidir su futuro con siete años de baldío a sus espaldas.

La cosa es compleja a todas luces. Ferrari no anda para echar cohetes y el panorama general no es todo lo diáfano que desearíamos. Ahora bien, como he referido en otras ocasiones, no hay nadie mejor preparado para valorar sus opciones que el propio Fernando.

Aquí entra McLaren porque sigo sin ver claro que el de Oviedo se arrime siquiera a una Red Bull que hoy por hoy ofrece menos garantías que la de Woking. Adrian Newey ha pasado a una extraña situación en retaguardia y Renault, fabricante que ha renovado con Milton Keynes al menos hasta finales de 2015, es a todas luces una incógnita en cuanto a fiabilidad y prestaciones...

Bien, decía más arriba que aquí encaja McLaren y resulta que si bien la idea del retorno a la británica me molaba cuando estaba Martin Whitmarsh a los mandos, la irrupción de Ron Dennis y Éric Boullier en el escenario me llevó a rechazarla de plano.

Woking anda muy tocada en el ala si no más perdida que un pulpo en un garaje. Tras el podio en Melbourne, ni el MP4/29 tenía medio segundo en la manga para Malasia ni Kevin Magnussen ha resultado un claro aspirante al título, como afirmaba Dennis. Tampoco Boullier ha acertado en sus estimaciones de recuperación. Han pasado Canadá, Austria y Gran Bretaña, y McLaren, aunque ha mejorado ligeramente, va sexta en la tabla de constructores y conocíamos ayer mismo que necesita imperiosamente ponerse a trabajar en 2015 con una unidad de potencia que Honda todavía no tiene disponible...

Quizás por todo esto piense que la mejor opción para Fernando pasa ahora mismo, por quedarse en un territorio al menos tan impredecible como Red Bull y McLaren pero que el asturiano conoce como la palma de su mano. Ferrari hace motores y chasis, es decir, de momento es una de las dos escuderías que podría ofrecer al de Oviedo participar en el desarrollo completo del vehículo para 2015, y obviamente, de todos los tiros en el pie posibles, se me antoja a priori el más leve.

Os leo.

2 comentarios:

iMAM dijo...

Fernando ha dicho que terminará su carrera en la F1 en Ferrari.
Pues ya está ¿no?

Además, ¿qué otro le puede abrir las puertas a Le Mans? Apuesto por un retorno de Ferrari a las 24 horas de la mano del Nano.

Pelayo Blanco dijo...

Buenos dias.
Realmente no acabo de entender una cosa respecto al futuro de Alonso. A primera vista lo mas lógico sería que se quedase en Ferrari, ya que su capacidad como desarrollador, unida a la de Nippon Ichi deberían ser suficientes para poder allanar el camino al grupo de ingenieros que trabajan en Ferrari (no se si "para" Ferrari... cosa distinta) en el desarrollo del actual coche. peor evaluando los éxitos logrados estos últimos SIETE años, uno entra en el farragoso terreno de la duda sobre lo malo conocido o lo bueno por conocer.
Sobre Honda, como motorista, no cabe el más mínimo resquicio de duda. La japonesa lleva al menos dos décadas manejando tecnología híbrida, digamos, de forma habitual. Por otro lado, su presupuesto y su voluntad están también fuera de toda duda. Si a esto le sumamos la experiencia en cuerpo ajeno que este año le ha reportado, con la más que segura transferencia de información sobre la UP de Mercedes por parte de McLaren, en Woking tienen todos los mimbres para hacer un buen cesto para 2015.
Dicho lo anterior, Fernando con Ron (no ebrio, entendedme.. )en una escuadra que tenga el más mínimo problema va a ser una combinación más volatil que la nitroglicerina. Si de refuerzo tenemos a Eric, pues mejor.
En fin, que al final estoy deseando que se vaya a otra escudería, por ejemplo a Ferrari, pero la buena, no la de estos siete años de travesia del desierto, y que tantos efluvios trae de la que se encontró Zapatero (forza Schumi), aunque por otros motivos.