martes, 10 de agosto de 2010

Kamui C29


No sé si os pasa, pero a mí me ocurre que cuando veo a Kobayashi me asalta la sensación de que detrás de su cara de adolescente protagonista de manga o anime, se oculta uno de esos androides de ultimísima generación conque los de su tierra nos deleitan de cuando en cuando. Ya sabéis a qué me refiero, a esos cachivaches de plástico y metal que lo mismo suben escaleras que cuidan ancianas, o que emulando ser personas ejercen de mayordomos, damas de compañía o de lo que sea, incluso de juguetes sexuales, engendros todos ellos que subyugan a entendidos y profanos porque bajo su aspecto anormalmente perfecto se intuye la frialdad de una maquinaria precisa como un reloj, alentada por un algo indefinible que no siendo humano tiene demasiado de alma dócil o tal vez perversa, ¿quién sabe?

Viéndole hace apenas un puñado de días saliendo vigésimo tercero en la ratonera húngara para terminar nono, me dio por pensar que el muchacho definitivamente no es de carne y hueso, sino que forma parte de un experimento encaminado a dominar el mundo del motor, iniciado hace muchos, muchos años, en un laboratorio ultrasecreto que ha permanecido alejado de nuestras miradas por hallarse soterrado a varios cientos de metros bajo las laderas del monte Asahi, en Hokkaido, por ejemplo, y que comenzó con un Kamui original que debió parecerse a Mazinger Z, aunque obviamente con un tamaño mucho más reducido pues tenía que caber en un coche de carreras.

Conociendo que tipos como Senna, Prost o Mansell condujeron para escuderías que tuvieron que ver con los hijos del sol naciente, imagino también que el software que alimenta al japonés de Sauber se ha podido nutrir con los mejores datos, y se me ponen los pelos de punta, pues toda aquella experiencia acumulada por los gigantes del automovilismo podría encontrarse en nuestros días encapsulada en una memoria que ocupa lo que una cabeza de un alfiler que reposa en las sombras del interior del chasis de titanio al que recubren capas y capas de silicona inteligente, bajo una piel artificial, delicadísima, cuyo aspecto exterior simula el de un muchacho como otros tantos, que dice llamarse Kamui Kobayashi con la sola intención de que no nos asustemos demasiado.

Me dejo de idas de olla. Sea porque Kamui es ciertamente un sintético, el resultado de un cúmulo de experiencias inacabadas o erróneas, o porque ha salido así del vientre de su madre, el caso es que el chaval, que ya mostró sus redaños el año pasado en Toyota, a todas luces tiene algo. Y si a Fernando le alabábamos en Mónaco por lo que hizo, ante el oriental hay que quitarse el sombrero porque en una vuelta se había merendado a siete rivales con un vehículo que sobre el papel no era adecuado para las características de Hungaroring.

Batalla larga, menos dócil de lo que cabría esperar, un pésimo comportamiento en zonas reviradas, frágil… El caso es que el C29 de Kobayashi se descubría en los aledaños de Budapest como un trasto resultón que devoraba enemigos a la velocidad del rayo, y eso, en esto, supone manos y cabeza, comprensión de la máquina y aceptación de que si la herramienta no da para más debe ser el piloto quien ponga el resto.

Y si Pedro tuvo una carrera complicada pero salió casi a hombros, lo de Kobayashi fue la bomba y es de nota, porque eso que le anima y alienta lo lleva grabado en el ADN, y el caso es que es un crío de apenas 23 años (en septiembre cumple 24), pero se comporta como puñetero fuego que no atiende a razones ni responde a previsiones, y que tira, ¡vaya que si tira!, de todo lo que le rodea, incluso de una escudería que hasta anteayer se arrastraba por los circuitos aquejada del peor mal posible en el paddock: la falta de dinero.

No sé lo que pensaréis, pero a mí me da que Kamui tiene número de serie y se enchufa a una red eléctrica para recargar sus baterías cuando termina las carreras. ¡Fijo!

12 comentarios:

Midori dijo...

JA,JA,JA,JA...
Kamui R2D2, precisión, simpatía y los ojos hicnhados como si saliera de batallar contra los Sith y el imperio Galáctico de Bernie .
Me le imagino el año que viene transifierndo energía (que la fuerza le acompañe) entre su cuerpo de siliconas, cables y composites y el KERS: "Hala, pásame unos voltios que voy a dar otro repasito al Kaíser".Al tiempo, que este japo viene arreando.
Orroe, muy bueno tu enfoque ;)

Aficionando dijo...

Koji Kabuto, también KK (sin segundas), se llamaba el chavalín que controlaba a Mazinger Z.-

feoamorir dijo...

Que recuerdos me ha traído el relato, mezcla de robocop, mazinger-Z, terminator y Senna. Un rato entretenido.

Yo solo le he visto hacer el pollo teriyaki y no le he prestado demasiada atención, aunque si me había fijado que le había puesto las cosas muy difíciles a Pedro de la Rosa en varias carreras. Teniendo en cuenta que tengo a Pedro por un buen piloto que se lo pongan difícil quiere decir que el otro no ha de ser malo. Comenzare a prestarle más atención.
gracias por el apunte!

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Midori ;) XDDDDDDDDD Pues con el KERS a la espalda lo de chaval puede ser la recaraba porque apunta maneras XDDDDDDDDDD

Aficionando ;) Entre Mazinguer, Afrodita y aquella que se titulaba «Meteoro», la de onzas de chocolate que habré comido entre pan XDDDDDDDDD

Feoamorir ;) Parece una puñetera hormiguita, y como viste más el Vettel se nos olvida que ahí anda éste, o Jaime :P Y sí, Pedro tiene un compañero difícil, muy difícil XDDDDDD

Un abrazote

Jose

Lola dijo...

Vaya, veo que no soy la única que era superfan de Mazinger Z (qué tiempos¡¡¡¡), a mí también me ha recordado a Koji Kabuto, sólo le falta esa melenaza...
En fin, buena comparación, a ver si seguimos viendo por ahí a Kamui, pero me preocupa más seguir viendo a Pedro de la Rosa.

Isma dijo...

Yo comía pan con mantequilla y azúcar y me encantaba Meteoro con Mach-5 y su piloto Go Mifune XDDDD ¡Qué recuerdos! XDDD

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Lola ;) Pedro ha encontrado pie para continuar creyendo en sí mismo, sé que va a ser feliz y que logrará ese hueco que ahora parece pender de un hilo ;)

Isma ;) Bienvenido. Pues mira que después del chocolate lo que más comía yo era precisamente eso XDDDDDD, y qué buenos estaban aquellos bocadillos a media tarde, ¡rediez! XDDDDDDDDD

Un abrazote

Jose

csm dijo...

Josetxu;P
Fue impresionante su escalada en la parrilla de Hungría. Sobre todo, considerando la "herramienta" que tenía.
Ahora, a mí los pilotos japoneses me dan un miedo enorme cuando uno de los "nuestros" anda cerca, debe ser por ese puntito de "inmolación" que inspiran, ese sacar la Katana o, en cristiano: "apartarsus que voy" XDDDD
Me ha gustado mucho cómo lo has tratado .
Un besote

Orroe dijo...

Buenas noches.

Concha ;) Por eso mismo decía que Kamui es un androide mejorado XDDDDDD ¡Anda que no son «extrañetes»! XDDDDDD

Si me piden explicaciones digo que la versión anterior a Kobayashi fue Sato, y sin pestañear, porque escucho el nombre de Nakajima y todavía se me ponen los pelos de punta XDDDDDD Ése sí que era una unidad demoledora XDDDDDDDDDDD

Un besote ;)

Jose

silvo dijo...

Si que lo parece, desde luego es muy buen piloto, saludos

Anónimo dijo...

Yo también veía a Manzinger Z, pero no porque me gustara, que no me gustaba (eso de puños fuera me repateaba, y la violencia lo mismo) pero siempre tuve tantos o más amigos que amigas y había que hacer alguna concesión.

Entrevista a Soucek en el Larguero (está pinchando un poquito más de la mitad de la barra)
http://www.cadenaser.com/deportes/audios/larguero-parte-12-08-10/csrcsrpor/20100813csrcsrdep_4/Aes/

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Silvo ;) Yo espero que encuentre un camino adecuado para sacar lo mejor que lleva dentro, porque lo lleva XDDDD

Anónimo ;) XDDDD Sin querer nos hemos cultivado entre puñetazos y persecuciones :P Pero creo no hemos salido tan chungos, ¿no te parece? XDDDDD Y gracias por el enlace de lo de Andy ;)

Un abrazote

Jose