miércoles, 10 de marzo de 2010

Mi pretemporada [Toro Rosso STR5]


Aunque no lo recordemos, el año pasado ya disponíamos en los circuitos de chicanes móviles, y uno de sus más dignos representantes era el Toro Rosso. En 2010, el monoplaza austriaco sigue estando propulsado por un motor Ferrari cliente similar al de 2009, pero su chasis apenas ha evolucionado sobre su directo antecesor, el STR4, lo que no augura mejoras reseñables con respecto al comportamiento ramplón ofrecido durante la anterior temporada.

Además, Toro Rosso es una escudería casi en venta que ofrece ante sí un escenario comprometido por su reducido presupuesto y con apenas margen de evolución, toda vez que oficialmente, los lazos que mantenía con Red Bull han sido mitigados, cuando no anulados completamente.

En este orden de cosas, debo concluir que a pesar de que la pretemporada ha sido racionalmente buena para sus expectativas, el STR5, en manos de Jaime Alguersuari y Sebastien Buemi tiene por delante una sesión extremadamente dura en la que va a resultar muy difícil alejarse de los puestos más terminales de la tabla.

3 comentarios:

csm dijo...

¡ Caramba Josetxu! Tienes toda la razón...recuerdo el año pasado la bronca a Alguersuari por haber hecho el "trenecito" XDDDD en una carrera y ahora y, enlazando con tu entrada anterior- toda la prensa especializada - más algunos piotos (Webber, el ex, Coulthard, la prensa inglesa...)-se echan las manos a la cabeza y claman a los cielos preguntándose si el mundo se ha vuelto loco por dejar correr a los de HRT, con dos pilotos inexpertos y sin haber hecho un mísero test.
Pues, "mire usté", muy profesional no es... pero, el principal problema , como tu apuntas, será la continuidad de estos equipos, hasta cuándo aguantarán, cuánto durarán y en el caso de HRT, si lograrán acabar alguna carrera...
Muy acertado, Josetxu
Un besote

Jon Valle-Iturriaga Albors dijo...

Pues para el 2011 se amenaza con que aún habrá más equipos.
A veces me da la impresión que la F1 y la FIA carecen de un plan de actuación concreto, y van improvisando más con criterios políticos que deportivos.
Si el modelo que se pretende es la igualdad, hay que rebajar las evoluciones al nivel del último de la fila, pero a base de sacrificar espectáculo y aguantar la amenaza de Ezpeleta de montar una campeonato paralelo (a la vista del desarrollo de MotoGP a lo mejor era la mejor opción); o si lo que se pretende es la espectaculatidad, no se puede permitir poner obstáculos y zancadillas a los equipos en sus evoluciones, debiendo volver a la libertad de evoluciones y velocidades de vértigo.
Esos serían los modelos extremos y, desde luego, cabría cualquier combinación que se imagine; lo que no es lógico es tomar un poco de allí, otro de allá, y ahora lo cambio, y luergo lo permito, lo que ayer puse hoy lo quito... palos de ciego que al final ni espectáculo (el año pasado fue un auténtico aburrimiento) ni deporte.

Orroe dijo...

Buenas tardes.

Concha ;) La prensa en general tiene memoria de pez XDDDDD Y en cuanto a los ingleses... ¡qué quieres si son lo que son! ;)

Jon ;) El año pasado fue para olvidar del todo y como diría aquél: este avión parece que va pilotado por un chimpancé borracho, con perdón para el chimpancé XDDDDD

Un abrazote

Jose