sábado, 27 de febrero de 2010

Hombres y máquinas


Vivimos un momento en la F1 en el que la importancia de la ingeniería parece haber eclipsado al pilotaje. Las recientes incorporaciones a la panoplia de avances técnológicos —el doble difusor ingeniado por el equipo de Ross Brawn, o del difusor térmico alentado desde las filas capitaneadas por Adrian Newey—, han incidido en este aspecto hasta el punto de desvirtuar un escenario en el que las cosas no son tan contrapuestas o excluyentes como parecen.

Obviamente, la creación de un diseño solvente está en la base del éxito, pero también lo está la sensibilidad humana que es capaz de trasladar su eficacia al asfalto, porque día sí y día tambien surgen a nuestro alrededor evidencias que ponen de relieve que ni las grandes computadoras, ni los túneles de viento, ni los estudios más elaborados, son capaces de resolver el 100% de la ecuación, y este aspecto sobre el que se pasa de puntillas con demasida facilidad me parece de una crucial importancia porque basta echar un vistazo a la parrilla para vislumbrar de inmediato que las escuderías son las primeras en haber tomado buena nota al respecto, y para ser sincero, esta actitud no es nueva, sino que viene de lejos.

Enzo Ferrari, adalid de la importancia suprema de la máquina sobre el hombre, tenía mucho cuidado en poner a los mejores pilotos sobre los vehículos salidos de Maranello, y no reparaba en gastos en desembarazarse de aquellos tipos a los que no veía adecuados. Así las cosas, que Pedro se haya sumado a la aventura de Sauber, o que Fernando lo haya hecho a la de Ferrari, o incluso que Schumacher se haya implicado en el retorno de los plata a los circuitos, nos son meras casualidades, sino claros síntomas del nivel de apuesta que han manifestado sus escuderías en aras de obtener un desarrollo sostenido y afinado de los monoplazas que han puesto en sus manos, cuestión que en el caso de Ferrari y Mercedes adquiere una solidez estimable, sea dicho de paso, pues Massa y Rosberg, respectivamente, aportan a sus equipos una baraja de garantías extras bastante reseñable.

Al hilo de lo comentado, este tipo de acercamiento nos permite ver también las debilidades de sus principles rivales. Red Bull, por ejemplo, manteniendo la cuadra que defendió los colores el año pasado se la está jugando éste en base a una continuidad que tiene fisuras, porque su esquema depende en exceso de la comprensión del coche que atesora el jovencísimo Vettel, ya que Webber no es un afinador nato. Y en el caso de McLaren, la sensación que produce confiar tanto en Button y Hamilton, sin el apoyo de Pedro en la retaguardia, es en cierto modo escalofriante, por suicida…

Lógicamente, todavía es demasiado temprano como para sacar conclusiones sin arriesgarse a pillarse los dedos, así que con vuestro permiso no lo voy a hacer. Mañana acabaremos de completar las sesiones de entrenamientos previos al lanzamiento de la temporada, y la percepción global sigue siendo muy similar a las obtenidas en años anteriores: las escuderías grandes arriba, y el resto repartiéndose como buenamente pueden en los puestos que quedan; de manera que como de costumbre, habrá que sentarse a esperar a que comiencen las carreras para empezar a ver cuál es el puesto real que ocupa cada equipo, pero de una cosa sí estoy seguro: de que poco a poco se irán desmarcando aquellas propuestas que pivotan tanto sobre la bondad de sus monoplazas como en la de los hombres que las conducen. ¡Al tiempo!

5 comentarios:

F-1 A.L.C. dijo...

bueno, también hay una pitada de marketing en la elección de pilotos, Heidfeld hubiera sido tan bueno cuaton cualquiera, y prefirió esperar su turno en Mercedes, para no perder la aventura alemana

lo de Mclaren me parece sí, arriesgado. suerte para PDLR y para Sauber, que ambos van a ganar con tener al español en el asfalto

cgomezmoreno dijo...

Para mí la noticia de la semana...

http://f1.gpupdate.net/en/formula-1-news/229140/fake-red-bull-exhaust-outlets-exposed/

Jodido Adrian!

csm dijo...

Siguiendo el link de cgomezmoreno...
¡no me lo puedo creer !!! XDDDDDD, o sea, que el "engaño" llega al punto de poner "pegatinas" simulando las salidas en la parte de arriba, cuando van realmente en la parte trasera al nivel del suelo.....Yo ya no sé si se trata de agudizar el ingenio ( y los de Red Bull van a jubilar a Ross) o de ser más pirata que el "compi"...pero lo de las pegatinas, me suena "chusco" , como de transacción de "mercadillo" oiga !!. A saber qué nos han intentado hacer tragar las otras escuderías.... ¿cómo serán los coches en Bahrein ??????
Un besote
Me parece buenísimo tu artículo y, aunque creo en la "cibernética" y la mecánica y las ondas y ... donde haya un ser humano...que se quite HAL9000, XDDD.

PiratF1 dijo...

Hasta que los ordenadores no tengan manos privilegiadas y "culo" para sentir cómo reacciona la máquina y luego arte para trasmitirlo, las simulaciones en CFD se podrán aproximar mucho pero les faltará esa décima, ese puntito de calidad que marcará la diferencia.
Pero sin máquina no hay campeón y sin campeón no hay máquina que valga a largo plazo.

Lo de McLaten se resumen en las primeras jornada en Jerez cuando los mecánicos de Wokin se acercaron a Pedro para preguntarle que opinaba del comportamiento de los neumáticos, con dos cogieron, y con los mismos contestó Pedro que ya no trabajaba para ellos y que ya se lo explicaría a quien le pagaba ;)

Creo que no hacen falta más comentarios ¿verdad?

Un abrazo.

Juan

Orroe dijo...

Buenos días.

F1 ALC ;) El marketing sin resultados es mala estrategia, y aunque lo hay, en las escuderías principales creo sinceramente que miden mucho cada paso. En cuanto a lo de Mclaren XDDDDDDDDD

Cgomezmoreno ;) Cuando la leí no daba crédito XDDDDDDD ¡Gracias por el apunte! ;)

Concha ;) El ser humano sigue siendo crucial, si no de qué se iban a anadar rifando a algunos pilotos (no miro a nadie) XDDDDDDD

Juan ;) No conocía esa anécdota XDDDDDDDD ¡Memorable! XDDDDDDDDDD

Un abrazo

Jose