domingo, 19 de noviembre de 2017

Trankimazin por la mañana


Siendo justos, ser un alonsista guay o un alonsista malote sólo tiene sentido cuando pretendes que el antilonsismo te invite a cañas o te arrope y te haga mimines antes de dormir. Fuera de ahí, sinceramente, tanta necesidad de definición no sirve ni para tacos de escopeta.

Asumo que hay gente que prefiere vivir con el aliento de la fiera y el miedo al qué dirán en el cogote; siempre está bien poder alabar a Alonso en público sin temor a perder amigos o seguidores en Twitter o Facebook porque los de al lado saben que andas en la onda buena, no en la otra. Cosa diferente es que me lleve los demonios el empeño que muestran algunos de estos ejemplares en que todos actuemos igual que ellos, en que nos clasifiquemos en buenos y malos —alonsistas, claro—, en que hagamos los deberes y, a ser posible, reprobemos en público los malos comportamientos. 

Que se nos vea. Ahí, ahí, que se nos vea bien... Marchando, ¡ar!, como un ejército de gilipuertas.

Lo he dicho más de una vez pero si hace falta lo repito ahora: no me siento culpable por ser seguidor del mejor piloto de la última década y media. Es más, me siento muy orgulloso porque hay gente mucho más sabia que yo que coincide conmigo sin que se le caigan los anillos.

Tampoco me siento presa de un síndrome incalificable cada vez que me pongo al teclado para echar el ratito escribiendo sobre Fórmula 1. Es mi afición preferida. No me salen cuernos ni escamas correosas por hacerlo y, además, creo que me desenvuelvo bien a tenor del buen recibimiento que obtienen mis textos por parte de sus lectores.

Ahora bien, confieso que vivo como Dios porque no siento ninguna necesidad de mendigar cariño a la gentuzilla que no hace otra cosa que hablar de Fernando, premiando con chuches a los alonsistas buenos, señalando a los alonsistas malos alonseros les dicen—, poniéndose quiquillosos con cualquier chorrada o iniciando cazas de brujas sobre quienes osaron alguna vez criticar a Hamilton o Vettel, en el presente o en el pasado y más allá.

Llevamos días con la turrada ésta, tanto que a lo peor Antonio García Ferreras deja de hablar de Cataluña para ponerse a debatir sobre el futuro del asturiano. 

En fin, el Nano se prepara para la Rolex 24 de 2018 y hoy mismo ha tomado contacto con un Toyota LMP1 con vistas a una más que posible participación en la próxima edición de las 24 Horas de Le Mans. En primavera hizo la Indy 500, ha renovado con McLaren en fechas recientes y, la verdad, se le ve contento.

Comprendo que duela en las entrañitas de los que siguen erre que erre con que el de Oviedo mejor haría en dejar de arrastrarse por los circuitos, o que haga pupita en el alma incandescente de los que siguen equivocando a Sebastian y Lewis con Alain Prost. Pero miremos todo esto por el lado bueno: nunca llueve a gusto de todos y al antialonsimo no lo entienden ni la madre que lo parió ni sus más recalcitrantes militantes.

¿Qué tal un poco de Trankimazin cada mañana para sobrellevar lo que viene sin volverse demasiado loco?

Os leo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

500 entradas con esta van ya en el año. Para empezar a estar un poco cansado no está nada mal la verdad.

Felicidades José, te seguimos día a día ansiosos por una nueva entrada.




King Crimson

enrique dijo...

Un dia cualquiera en mi trabajo:
- Joder Alonso, no consiguió ganar ni con un Ferrari
- Joder Alonso, ha hecho el ridículo en Indianápolis
- Joder Alonso, como no gana en la F1 ahora a Le Mans.
Ante tales argumentos tan, tan, tan... Infantiles? Que se puede responder?.
Joder con la vida.

RAGOMCO dijo...

Te leo. Buenas noches

keskusracing dijo...

Es que se va Alonso de Ferrari y ganan blablabla. Ya cansa corregir a esta gente con datos REALES, pero luego ves que la prensa española hace amarillismo con este tipo de noticias, así que ya no sabes si seguir peleando por tu cuenta o simplemente ignorar a esta gente.
Saludos

Flechié dijo...

Lo que más les jode alos antialonsistas es que un piloto que lleva desde 2013 sin ganar una carrera y desde 2014 sin pisar un podium sea considerado por la mayoría del paddock como el mejor de su generación y uno de los mejores de siempre.....no lo pueden soportar , les irrita , les consume y no lo llevan en paciencia a pesar de que los suyos siguen coleccionando artificialmente títulos y récords sin parar .
Pero todo ese desprecio , ese odio irracional de los haters es una magnífica señal . Es una señal inequívoca de lo grande que es este tío .
Te leo maestro .

Unknown dijo...

Halibut para el ano y Primperam para la bilis.

Isaac dijo...

Maestro, enhorabuena.
Yo opo por la parte de ignorar a los antialonsistas furibundos (decía Einstein que era de inteligentes, a ver si se me pega algo).

Por tanto, sigo con mi tema: ya entiendo el porqué de la marcha de Honda de McLaren y la llegada de Renault: es la única forma de correr con Toyota en el WEC.. pues para ser un piloto “fracasado y acabado” hay que ver qué capacidad de influir en las decisiones de gente tan poderosa, sabia y preparada que tiene... no solo para su renovación multimillonaria, sino para poner y quitar motores y poner equipos del WEC...

Pero vamos, que ahora me he quedado tranquilo y entiendo casi todos los movimientos; me falta saber porqué Red Bull ha dejado que Carlos se vaya a Renault y lo unico que se me ocurre es que es la forma de pagar que Renault le siga dando motores a RB y no haya sido una ruptura aún más radical. ¿Alguna idea?

enrique dijo...

Ten en cuenta que esa negociación es indisociable de que Honda motorizara a algún equipo. Ahora no lo vemos, pero en unos años entenderemos el porqué. Al estar metida a Fia y Liberty de por medio... Espérate cualquier chanchullo.