domingo, 21 de agosto de 2011

McLaren MP4/4


Hay debates que aprovechan la solana veraniega para volver por sus fueros. Tenía pensado escribir esta mañana sobre lo devaluado que ha quedado el papel de segundo piloto o escudero, como mejor nos venga, cuando esperando en la cola del pan he escuchado una conversación dos puestos por delante.

El asunto que se traían los dos tipos que ya venían con el periódico incorporado, como Dios manda en domingo, se sustanciaba alrededor del RB7 como mejor coche de la historia... Hasta aquí puedo leer, que diría aquél, porque vivo ahora en un pueblo muy chiquitito, ya me entendéis.

El caso es que imagino que la conversación de marras venía al hilo de esa tendencia avasalladora que sufrimos a cuenta de que los medios no se sienten auténticos medios como no cataloguen todo lo que llega a sus manos, llevándolos incluso a convertir en hamburguesa los buenos solomillos, comprendo que a falta de auténtica capacidad de generar información, no quede otro camino para explicar la hegemonía de Red Bull que sustantivando el RB7 y elevando su diseño a la categoría de supremo.

Es sencillo, te olvidas de la multitud de circunstancias que adornan los triunfos del pequeñín de Newey, miras las cifras en frío y ¡zas!, ya tienes el mejor coche de la historia como en otros ámbitos tienes la boda del siglo. Pero por fortuna, la historia de nuestro deporte da para mucho y aterrizas en cuanto la repasas.

Así las cosas, hay por ahí un icono de la excelencia que aguanta todas las pruebas del algodón al que le sometamos. Se llamaba McLaren MP4/4 y corrió en 1988.

Como ocurre con todo lo bueno, las cifras abrumadoras que cosechó no le hacen justicia. Ganó todas las carreras en las que compitió (16) menos en una. Necesitaríamos los dedos de las dos manos para contar los dobletes cosechados, y los de tres para contar las poles que logró. Fue conducido por los dos mejores pilotos del momento, Alain Prost y Ayrton Senna. Su chasis resultó innovador por su concepción todo abajo, por su dulzura de trato y por su eficiencia, aunque sus soluciones ya habían sido exploradas por Gordon Murray (padre de la criatura) en el Brabham BT55 de 1986. Su propulsor, el Honda RA168E (turbo), era una máquina casi perfecta, liviana, que otorgaba 700 c.v. a 14.000 revoluciones por minuto, con una notable capacidad de respuesta en todo momento y ante cualquier condición...

Ése sí, ése sí que puede ser considerado el mejor coche de la historia. El RB7, me temo que no.

7 comentarios:

midland_city dijo...

Y la carrera que no ganó fue porque el Vecchio Commendatore hizo un milagro desde donde acababa de llegar unos días antes...

http://youtu.be/FjZF3vI46Vs

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Midland ;) XDDDD Alain había caído unas vueltas antes, y Schlesser se cargó las posibilidades de Ayrton XDDDD

No sé si Don Enzo tuvo algo que ver, pero con tu video me ha entrado morriña y me he visto la carrera completa :P ¡Jodó petaca! Trasladada al día de hoy, Charlie Whiting habría cogido la baja por estrés XDDDDDDDD

De todas formas, el MP4/4 era la p*** bomba :P

Un abrazote ;)

Jose

manuel dijo...

Ahora está de moda Red Bull y no existe nada más. Me gustaría saber si de todos los aficionados a la F1, alguno sabría decir cuántos campeones del mundo hay y en que año lo fueron, por ejemplo.

Este coche fue fantástico pero el trabajo comenzó en 1984 (Lauda). En el ´85 y ´86, Prost, que repitió título en el ´89. 1990 y 1991 también para Ayrton Senna. McLaren fue la escudería más poderosa durante unas cuantas temporadas. Esa hegemonía no la ha conseguido ni Schumacher en la época de Ferrari.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Manuel ;) Matizar lo que dices siempre tiene su aquél porque sabes un huevo y la yema del otro :P

En todo caso te comento que el trabajo que derivó en la creación del MP4/4 fue llevado a cabo en Brabham, la escudería de Bernie, quien por aquella época (86-87) ya había decidido venderla.

Después del BT52 con que Piquet ganó su segundo título mundial, las continuas reticencias de BMW a la hora de mejorar la plataforma propulsora y por tanto su rendimiento, llevaron a Gordon Murray a explorar la consecución de ventajas trabajando directamente sobre el chasis.

El resultado directo de aquello fue el BT55 (1986), un vehículo muy plano para la época que apostaba a bajar el centro de gravedad en la disposición de todos sus componentes, lo que junto a la ampliación de la batalla, le aportó un irrepetible aspecto de extraplano.

Tristemente famoso porque en uno de estos coches murió Elio de Angelis, el proyecto, como decía antes, se fue al garete porque Brabham estaba desapareciendo.

Murray se va a McLaren en 1987, y su primera labor en Woking consiste en desempolvar sus ideas, dando lugar al MP4/4 en colaboración con Nichols ;)

Un abrazote

Jose

manuel dijo...

Murray no era McLaren como Newey no es Red Bull. Las escuderías están por encima de las personas.

midland_city dijo...

De todos mis monoplazas favoritos, que espero algún día terminar de enumerar, el MP4/4 es el primero de la lista...

http://kikupedia.superforos.com/viewtopic.php?t=136

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenos días.

Manuel ;) Ahí le damos, compañero, y es curioso ver cómo las ideas, para que fructifiquen, a veces tienen que dar bastantes vueltas :P

Midland ;) Conocía tu catálogo de «hermosuras», que comparto, aunque yo subiría un puesto o dos a la bestia de Dernie y Head. El FW11 era una maravilla XDDDDDDDD

Un abrazote

Jose