viernes, 5 de agosto de 2011

Alpiste de pago


Estamos de parón veraniego y va siendo hora de ir metiendo mano a la actualidad, no sea que nos pille el próximo día 26 como nos ha venido pillando lo que llevamos de temporada, que entre pitos y flautas nos está pasando como con la crisis ésta, que no hay Dios que la entienda, pero a todos, en mayor o menor medida, nos está tocando soportarla desde sus raíces, como si realmente hubiéramos vivido por encima de nuestras posibilidades y por tanto fuésemos los culpables y no sus víctimas.

Por suerte, Standar & Poor's ha decidido comenzar a llamar las cosas por su nombre, reduciendo tímidamente el rating de los USA a un AA+ que es tan espurio como la AAA que ha estado gozando el Imperio hasta ayer mismo, y lo ha hecho de tapadillo, cuando habían cerrado los mercados, para que no temblara el mundo como cuando rugió bajo los pies de los griegos.

Por suerte, también, la locomotora europea, en la figura de su máxima mandataria, la Sra. Merkel, está esperando a que escampe como si la que está cayendo fuese un miserable chubasco que servirá para limpiar su infinita capacidad para volver la espalda reiteradamente a un proyecto que se dice, lidera, pero que cada vez huele más a pepino español podrido.

Por suerte, termino, el tipo que no es elegido por sufragio alguno, pero que controla el devenir económico de nuestra cosa común, el Sr. Trichet, en vez de dar tila a los mercados, responsabilidad por la que cobra, los alteraba hace unas horas, más si cabe, a base de melifluidades y falta de consistencia, porque se jubila en octubre próximo y no es plan de cerrarse demasiadas puertas.

Decía más arriba que no debemos bajar la guardia, porque se fue Mosley y llegó Todt, pero el asunto sigue muy parecido.

Ahí está, por ejemplo, Charlie Whiting, en su mismo puesto de antes, haciendo de las suyas, como antes, y antes, y antes. Y el concepto pernicioso de proveedor único como mantra salvífico contra una libertad que no se echa de menos porque ya nos hemos acostumbrado a su ausencia. Y el marketing que suplanta las esencias genuinas de un deporte que era ejemplo para otros, que bebe sin rubor de una tradición que se ha prostituido en aras de un espectáculo mal entendido. Y el fair play de parvulario, políticamente correcto, limpio hasta el hartazgo, que sirve de señuelo para bancos y aseguradores como la hombría y las agallas buscaban antaño el dinero de las tabacaleras y petroleras.

Ahí está, intacto, todo lo que nos parecía malo cuando soñábamos con que la FOTA rompiera amarras: la mano mentirosa que mueve el tinglado, la sensación de gato en el plato, la todopoderosa y omnipresente aerodinámica, el trágala del ahorro, la F1 verde, los tilkódromos plantados en mitad de un desierto mientras los viejos circuitos se amustian sin remedio, etcétera, etcétera, etcétera...

Pero ahora nos divertimos, o creemos que nos divertimos, y jaleamos el asunto porque el DRS, el KERS y otro montón de mandangas, nos están siviendo de alpiste hasta que llegue Paco con la rebaja y nos recuerde que como en lo otro, estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades. Entonces, cuando acaben con lo poco que nos queda, nos tocará pagar por lo mismo que hemos amado en abierto; por lo mismo que hemos alentado y mimado sin esperar nada a cambio; por lo mismo que hemos aceptado como bueno a pesar de los pesares...

Adam Parr ha abierto el fuego: «Si usted va a Circo del Sol y ve a unos asombrosos artistas actuando con una gran facilidad y con una constante actualización del programa, una entrada buena le costará 100 libras.»

Circo del Sol, facilidad, actualización del programa... ¿100 Libras por tanto artificio?, lo siento, me parece demasiado caro.

8 comentarios:

Lola dijo...

Ay, la política¡¡ en todos los ámbitos es lo mismo (mejor no decir la palabra), y es lo que estropea casi todo, aunque sea un mal necesario porque de alguna manera hay que gestionar todas las organizaciones, del tipo que sean.
Pero claro, hay gestiones y "gestiones", y luego está eso que llaman "poder", que todo lo corrompe.

Y con este se puede resumir de manera muy burda, ya lo sé, todos los males que nos aquejan y de los que nos somos responsables los ciudadanos de clase media-baja (o quizás somos sólo responsables de nuestra falta de criterio, no sé, se me escapa).

En la F1 hay un poco de lo mismo, pero casi que me parece más surrealista, no sabría decirlo.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes.

Lola ;) Mira la que liaron el jueves para resolverlo hoy lunes XDDDD Y en la F1, como dices, con una pizca mayor de surrealismo XDDD

Un besote

Jose

Lola dijo...

Buenos y veraniegos días,

Lo de la F1 roza ya el esperpento, si Valle Inclán levantara la cabeza sería fan a muerte de toda esta caterva de personajes (habrá que tomárselo con humor, pienso).

Saludos desde La Mancha,

Lola

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Lola ;) Sí, mejor nos lo tomamos con humor, y me apunto a lo de Don Ramón María XDDDDD

Un besote

Jose

J-CAR dijo...

En Monza las entradas buenas cuestan 340 € solo para el domingo. Adam no habla de cuanto cuesta ver le Cirque du Soleil en TV aunque no creo que se refiera a aquella promesa de la FOTA, cuando amenazaba con emanciparse, de rebajar los precios de las entradas a los circuitos.
El que la Formula 1 se televisara en abierto es algo que está en el Pacto de la Concordia y era para asegurar la máxima exposición a los anunciantes. Pero hoy día, con audiencias de record y grandes fuegos artificiales, no se consigue que repunte el patrocinio y Adam es uno de los que más lo está sufriendo estos últimos años. Se han tirado los precios a nivel de GP2 y el nuevo anunciante tiene que elegir entre “el futuro Senna”, un equipo, la cartelería en los circuitos (FOM), o un anuncio en la retrasmisión en la TV, o en prensa, o en multitud de webs. El espectador está tan saturado que no se daría cuenta, o preguntadle a cualquiera si vio la nueva pegatina en le coche de Williams en el último GP.
Si no hay patrocinio tampoco se puede estrujar más a los circuitos vacíos de público o con unos precios demenciales. Tampoco a las TV en abierto, no les caben más anuncios que como explico robarían a los equipos. La TV de pago no podrá crecer si compite con la que lo da en abierto y si se queda en exclusiva las audiencias serían tan bajas que los patrocinadores no podrían amortizar su inversión y se marcharían. Lo mires por donde lo mires la pescadilla se está mordiendo la cola y al paso que va acabará autodevorandose.
Difícil decisión.
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes.

J-Car ;) Ya hemos visto para lo que da el Pacto de la Concorde, y los derroteros que está abordando esta gente. El modelo de explotación no da para más y sólo queda cruzar los dedos ahora que Murdoch suena menos que antes como recambio XDDDDD

Un abrazote

Jose

J-CAR dijo...

¿Agotamiento del modelo?
¿No es posible seguir creciendo ni añadir más fuegos de artificio?
¿Siempre seremos triple A?
http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/lunes_negro_jueves_azul
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

J-Car ;) Cuando los modelos colapsan hace falta una pizca de imaginación o la quiebra es irreversible. Tal vez la ensoñación de seguir siendo AAA sea ese puntito de imaginación que falta XDDDDDD En serio, sería la monda, pero al Tea Party y a la derecha más cavernaria les está sirviendo para ganar terreno mientras caminamos todos hacia el abismo.

Por cierto, cojonudo el artículo, sí señor ;)

Y ya en lo nuestro, creo que hay sitio para seguir creciendo y añadir más fuegos de artificio: retroceder y vender el retroceso como avance genuino XDDDDD

Si lee estas ideas Don Bernardo, seguro que clama como Obama: «siempre seguiremos siendo triple A» XDDDDD

Pero de dónde has salido, J-Car, siempre es un enorme placer buscar la belleza contigo, que lo sepas ;)

Un abrazote

Jose