martes, 29 de septiembre de 2009

United Colors of Benetton


Juliantxu, Aitite, mi difunto padre, solía decir que la vida te pasa factura transformándose en los patines de cuando eras pequeño, aquellos mismos que disputabas a tu propio hermano o a un amigo, envidias y rencores que han quedado como una llaga abierta que no hay sutura que cierre y que aparecen para amargarte el tramo donde menos los esperas. Él era, además de un magnífico dibujante, un sabio y un poeta de andar por casa, muy a su modo y manera, un tipo inteligente, entrañable, cultivado y dotado de un finísimo sentido del humor, al que la vida empapó de experiencia y que no estaba exento de cierto romanticismo y épica, pues el mismo día en que moría el tenor Enrico Carusso por una complicación en una pleuresía mal tratada, nacía él en Portugalete… Huelga decir que cantaba de cine.

Viene a cuento este jirón de mi memoria porque el gran Nelson ha vuelto a abrir la boca para mantener viva la herida que parecía haber quedado cerrada la semana pasada (si no, no se entiende), y es que siendo uno de los brasileños más enormes de la historia deportiva, también pasa por ser uno de los que tienen la lengua más larga (lenguaraz, que decimos por aquí), y para colmo afilada como un estilete. Tan es así que no puede evitar seguir siendo genio y figura cuando el escenario recomienda algo de contención y un poco de mesura. Tal vez sea por lo que acabo de relatar o porque no le da la real gana, lo cierto es que ha encontrado en la estúpida historia reciente de su hijo un filón donde seguir reivindicándose como notable. Al respecto, él, dice, jamás se habría prestado a cometer tamaña felonía; él, argumenta, de haberlo sabido a tiempo, nunca habría consentido que su vástago hubiese cometido tan absurda estupidez. Él, él, él… ¿lo vais pillando?

Nelson tenía y tiene aún algo con Flavio desde que anduvieron juntos en Benetton, que no ha quedado bien cerrado y que afloró virulentamente a finales del año pasado. No me cabe la menor duda. Un quítame allá esas pajas, sospecho, un espabila a mi hijo que me lo debes, un no se qué que suena a patines de ruedas rojas, o verdes o amarillas o azules, que han surgido de debajo de la alfombra para convertirse en un arma arrojadiza en manos de un Max Mosley ávido de venganza…

Tampoco quiero hacer sangre después de haberme referido a él hace casi dos años, sin haber tomado las debidas precauciones. Entendedme, lo de Nelson es un simple ejemplo de lo que se mueve en la actualidad por el paddock desde que han llegado los padres, ese ejército de protectores que no reparan en gastos con tal de que sus hijos sean tratados como sólo ellos saben que se merecen. A la vuelta de la esquina tenemos el celoso comportamiento de Anthony Hamilton durante la temporada 2007, y podríamos extendernos sobre sus consecuencias, pero visto lo de Singapur 2008, y ante la incorporación de nuevos pilotos cuya juventud es envidiable y cuyos progenitores son de momento un enigma, se me antoja que a lo peor la F1 lleva camino de convertirse en una variante de lo que ya acontece en las divisones menores del fútbol, por ejemplo, donde la presencia e ingerencia de tanto manager de nuevo cuño como ha surgido, hace inviable la deseable salud de las canteras cuando el deporte es sólo juego, pasatiempo, y sólo en última instancia destilería de nuevos valores.

La comparación de más arriba puede parecer que va muy cogida por los pelos, lo admito, pero tipos como Nelson o Anthony han demostrado ya que son un peligro, y con tanto patín suelto como deja la vida, no tengo yo todas conmigo en que no estemos asistiendo a la avanzadilla de una plaga como la de las madres de las folclóricas.

¿El título? Un guiño que mi padre entendería.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja, que lamida de culo más patriotera. Tú sí que eres otro "Nano", pero mental.
No mezcles a tu padre en tus cagaleras, es una falta de respeto.

Aficionando dijo...

Ay, este Ano-nimo. Mokordo, más que mokordo....

csm dijo...

Anónimo:
Eres un impresentable.
¿Falta de respeto? ¿entonces lo tuyo qué es????

Yone dijo...

Cuanto idiota suelto.

Saludos Orroe, dejalos que al menos tengan el valor de criticar tras una pantalla, es lo mas excitante que pueden hacer ;)

nando2911 dijo...

¡Que impresentable!

Orroe, te encontré en el 2007, y desde entonces, espero con ansia cada una de tus entradas para eprender de F1 y de la vida. No te molestes en contestar a los imbéciles, se descalifican ellos solitos.

Un abrazo

Tadeo dijo...

Buenas tardes

Me gustaría saber que pasa por la cabeza de Piquet Sr., o que un psicólogo explicara su comportamiento cuando ya ha acabado el tema, o eso creíamos nosotros.

No creo que sea ansia de notoriedad, ni que estas cosas ayuden a su hijo, todo lo contrario. En su época de pilotos ya le llamaban bocazas o algo parecido, aunque yo tenía entendido que la edad ayudaba a corregir estos defectos.

Cuando él corría era una época de machotes al volante, de gladiadores festeros y en muchos casos mujeriegos. Querer que el niño mimado que el ha criado sea como era él es complicado y lo que no puede hacer es intentar que los demás sean culpables de la falta de manos de su niñito.

La presión, dios, ojala muchos de nosotros tuviéramos esa presión a cambio de millón y medio al año, más prebendas... Yo me pasaría el resto de días del año en el simulador, o lo que hiciera falta, uys que he dicho!!!!

Cada día que pasa creo más la versión de Symmonds y menos la de Piquet Jr. y Sr.

Saludos
PD: ni culo-nimos ni talibanes ni antis con careta de críticos y cuerpo de fanáticos nos tienen que alterar. Un abrazo maestro

Juan dijo...

Buenas,
cierto parece lo que dice Orroe, que Nelson tiene cuentas pendientes. Lo voy a considerar, pero yo todavía creo que aquí lo más candente, lo que ha movido todo el cotarro, es lo de siempre: el falso orgullo de "yo no soy peor que Alonso" ..."y mi hijo tampoco" ;-)
Quieren justificar que Alonso "parece" mejor que Nelson pero no lo es y bla bla bla.
Algo de razón pueden tener. Nelson Jr. podía estar tan desplazado y a disgusto en Renault como lo estuvo Alonso en McLaren (trampas aparte, claro). Sinceramente me da igual, son cosas que pasan. Analizándolo puede parecer injusto, pero creo a bote pronto que Alonso se merece un respeto, y Hamilton en su día, o Piquet ahora, NO tanto. Porque no han demostrado tanto como él.

Hamilton es el eterno reivindicador: tiene que estar constantemente buscando el éxito, no para darse el alegrón, sino para justificar todo lo que se ha creído de sí mismo, y los Piquet recuerdan perfectamente cómo vieron al bocachancla y sacaron las conclusiones incorrectas: "si Piquet era como Hamilton en GP2, y (dicen que) es mejor que Alonso, entonces Nelsinho también..."
Si hubieran esperado y Nelson Jr. hubiera sabido ponerse a trabajar y aprender, nada de ESTO hubiera pasado.
Sí, creeis bien, también echo la culpa de todo esto a Hamilton, a su padre y a la prensa inglesa ;-)
...que es un tío rápido para todo lo bueno y más para lo malo ;-)

(esto es trollear para el otro lado, para compensar ;-)

Un saludo.

Aficionando dijo...

Sí. Bueno. Puedes ser bueno en GP2, Formula 2, etc y ser un manta en Formula 1. Obviamente Nelsinho llegó a Renault como escudero, o como piloto 2. ¿Podía estar incómodo con su papel? Seguro, como Alonso cuando tuvo que lidiar con Ron Dennis. La diferencia, sin embargo, es que Alonso pudo haber ganado el título en McLaren -a pesar de las putadas, y si Massa no llega a cederle el puesto a Kimi, hoy estaríamos hablando de tres títulos-.
¿Qué ha hecho Piquet, a parte de tener, creo, el record de accidentes en las últimas dos temporadas?
Si pasa a la historia será como inventor del trompo en plena recta.

-futbol+karreras dijo...

y en esto , resulta que alonso ficha por ferrari.
a quien le importa piquet padre e hijo y lo que digan.....
la noticia de por si ,aplasta el resto de tonterias de los piquet.
saludos

Mai dijo...

mnuda pieza l piquet senior, si s q los padres s mejor q apoyen desd la distancia y + si son como los q mencionas

PD: a palabras necias pidos sordos, me voy a leer el resto d post tuyos q tengo atrasados, saludos!!

Orroe dijo...

Buenos días ;)

Aficionando ;) ¿Mokordo? XDDDDDDDD Es buenísimo XDDDDD

Concha ;) A los troll conviene no alimentarlos, y a los troll conocidos, aún menos ;)

Yone ;) Se agradece el apoyo, pero para otra vez id a por lo que dice la entrada, que las maniobras de distracción que se llevan estos son más viejas que la tana ;)

Nando 2911 ;) Bienvenido ;) Sí, se descalifican solos, pero son de un pesadito XDDDDD

Tadeo ;) Conociendo a Nelson padre, todo lo que está montando es por ver si limpia él solito la imagen de su hijo y pilla un equipito de estos nuevos que se ha sacado Max de la manga, para que le cuiden al chaval ;)

Juan ;) Aciertas en mencionar a Hamilton porque como decía en la entrada, lo que está pasando es más propio de una guardería que de un deporte profesional, y así nos va :P

Aficionando ;) Tu pregunta es fácil: liarse con los frenos XDDDDDD

-Futbol+Carreras ;) Sí, ya he visto que ya se está hablando de ello, y muy bien enfocado :P

Mai ;) Voy a ver si me pongo las pilas, que entre el trabajo y la necesidad de dormir no vivo XDDDDDD Así que en breve volveremos a la rutina de escribir tranquilito ;)

Un abrazote

Jose

PiratF1 dijo...

Te leo mucho Jose,
Aunque escriba nada y vaya como tú, de cráneo.

Un abrazo y besos a Cata.

Juan

J-CAR dijo...

Ay, esos patines como escuecen a cierto “profesor” de ética enmascarado.
¡Que razón tienes! Un Nelson Piquet que no para de decir yo, yo, yo... y otro empeñado en que no le llamen Nelsinho ni Piquet Jr. Raroooo...
Un tricampeao conduciendo dos años el hierro de Benetton y ayudando a Briatore a enseñar a dar zarpazos y dentelladas de las que asustan al joven Miguelito. “¡Maldición! ¡Esos dos títulos debieron ser míos! ¡Flavio, me debes unos patines!”
Y quiso cobrárselos con otro NP. Pero el bicampeón no estaba colaborador, se lamía las heridas de anteriores peleas y preparaba su terreno. El hierro era peor. Y el cachorro con talento cada vez que el domador gritaba no solo se asustaba como Trulli o Kovi, se echaba a llorar.
Y llegó Sing.
Papa Piquet: “¡Nelson Angelo! ¡Otro trompo! ¡Así no volveremos a ser campeones!”
Excusitas Piquet: “Fue sin querer... Estoooo... me obligaron.”
Quizá los patines de Nelsinho sean un padre a su lado. Sí, le puso un camino de baldosas de oro hacia la F1, pero no estaba nunca a su lado. Quizás todo esto les una de un modo más real y menos fantasmático.
Saludos al anfitrión y a los invitados con tarjeta.
Perdón por la extensión.

Orroe dijo...

J-Car ;) De perdón nada XDDD Magnífica aportación, y desde la primera línea XDDDD

Un abrazote

Jose