lunes, 14 de septiembre de 2009

La presión [Italia]


La foto de la entrada no corresponde a la carrera celebrada ayer en Monza, pero necesitaba una de Jenson en plan molón y me las he tenido que apañar como he podido. Hoy no hace falta que me disculpéis. No serviría de nada, ya que ayer me lo pasé como un enano y el regustito me dura todavía a estas horas.

Y es que si esta semana andábamos hablando de la presión que obliga a los mamertos a hacer gilipolleces en plan excusa barata, ayer los cielos se abrieron de par en par y nos mostraron cómo se las gasta la presión en todo su esplendor cuando toca a la F1.

A mi modo de ver la palma se la llevó Pedro desde el micrófono, intentando hacernos ver la enorme presión a la que estaba sujeto Lewis por salir desde la pole con una estrategia errónea, y eso que el chaval soportaba todo hasta quien dice hace nada, pero en fin, que hubo momentos en que incluso resultó creíble la cosa de que la presión de marras podía hacer mella en el inquebrantable talante inglés del inglés, y eso que salía desde la pole, como ya he dicho, porque si no llega a salir como un galgo y sin nadie por delante, a lo peor nos habría deleitado con… no, esto lo cuento luego.

Obviando el carrerón del vigente campeón del mundo (lo hizo bien, lo malo es que le pudo el exceso de testosterona en el momento más bobo), la presión campó por sus fueros a lo largo y ancho del circuito italiano. Los Red Bull cedieron a la presión en su lucha con los Brawn, dejando en la cuneta a Webber a las primeras de cambio, y en un sacrílego octavo puesto a un Vettel que no termina de levantar el vuelo desde hace algunas carreras. También pasó factura a los BMW (muy deslucidos), y a los Toyota (glorioso el rifirafe entre Trulli y Glock, y total para casi nada), y por descontado a los Williams. Curioso el modo en que afectó a Fisichella (estreno bastante mediocre para mi gusto), sobre todo si lo comparamos con cómo resolvió el asunto el novato Liuzzi con un Force India que terminó diciendo basta. Lo que sufrió Kovalainen estaba cantado. Siempre le preparan alguna en su garaje y así nadie puede reivindicarse, vamos, que en este caso la presión no tuvo nada que ver. Tampoco en los de Buemi, Jaime (mala potra todo el fin de semana) y Grosjean, abonados a cubrir el expediente.

Me gustó el tango porteño que se trajeron entre manos Raikkonen y Sutil (¡quién te ha visto y quién te ve, Adrian!), ya que el alemán se pasó toda la carrera intentando devolverle al finlandés las puñaladas traperas recibidas ésta y la anterior temporada, sin conseguir que Kimi se dejara llevar al huerto —presión en estado puro y de la buena, como decía aquél—. Me encandiló observar cómo actuaba la bendita presión en los hombres de Brawn GP: Rubinho a por todas, poniéndose el mundo por montera y el cuchillo entre los dientes, para llevarse la victoria a casa de una manera muy merecida; y Jenson demostrando que sabe dónde hay que estar para seguir estando, no sé si me comprendéis. ¿Y Fernando? ¡Ay, Fernando! Supo repartir presión a diestro y siniestro sin despeinarse, mientras aguantaba la que le tocaba con flema asturiana (¡a ver si aprenden estos ingleses!).

Total que no sé adónde iba… ¡Ah, sí! La guinda la puso Lewis apretando cuando no le quedaba espacio ni posibilidades, en la última vuelta, como los grandes, destrozando el coche a la salida de Lesmo 2, sucumbiendo a la presión para enturbiar su bonita actuación y para dejar a Pedro sin palabras y a su padre pálido. ¡Glorioso! ¡Supremo!

15 comentarios:

Tadeo dijo...

¿Estas hoy muy guasón? o solo me lo parece. La presión de Lewis la comprendo perfectamente, pero no la comparto.

Si te pasas dos años diciendo que eres el mejor del mundo, si la prensa de tu pais se pasa dos años hablando del mejor piloto de la historia, y este año no haces nada hasta la undecima carrera, seguro que soportas mucha presión encima.
Pero es que esta presión, se la ha ganado el a pulso, y si no te gusta la presión, simplemente dedicate a otra cosa.

El otro día Adrian Campos defendia que a la F1 se llega aprendido y bien aprendido, y que aquí no se viene a aprender. Así pues, todo aquel al que le pueda la presión que se dedique a otro tipo de deporte.

Sinceramnte, no veo a Prost, Senna, Schumacher o Alonso vencidos por la presión.

¿No sería más facil echarle la culpa al cansancio? o tampoco es creible, claro es Lewis Hamilton el mejor piloto de la historia...

Si se confirman algunos de los nombres que suenan para Mclaren el año que viene, atate los machos chiquitin, que vas a ver presión por todas partes.

Orroe dijo...

Tiempo sin coincidir, Tadeo ;)

¿Guasón? ¡No! XDDDDDD Ahora en serio, lo de Lewis es sintomático de lo caduca que ha quedado su generación en apenas dos añitos... Falta madurez y sobran «pelotillas», no está curtido y todavía le falta... Eso sí, hasta el trastazo, sinceramente tengo que admitir que tiene «feeling» ;)

Un abrazote

Jose

Orroe dijo...

Se me olvidaba :P Pedro, en su paroxismo llegó a decir que con Control de Tracción el accidente no habría sucedido XDDDD ¡Coño, y yendo un poco más tranquilo tampoco! ¿No?

Jose

Tadeo dijo...

No escribía porque no podía aportar nada a lo que tu y los otros compañeros escribiais, pero os leo a diario.

No pude ver la carrera, solo las 4 primeras vueltas y las 4 últimas, comida familiar, con la casa llena de bajitos y bajitas. A la proxima será.

Por cierto, para presión, la de Piquet, ahora ya no se trata de la (ma)FIA, ahora es la justicia británica.

Wallias dijo...

Jajajajaj Me ha encantado.
Es cierto que el chico este es un filón inagotable...pero mejor no se podía contar Orroe.

Anónimo dijo...

Divertido, un poco caustico, pero divertido.
El gran 15 podios, heredero de senna, clark y de otros muchos dejo bien claro lo que le pasa.
No creo que sea un exceso de testosterona, sino una falta de riego. Tanto bache, que la gravedad hace de las suyas...
O quiza es que lo de una estrategia que no sea la de apretar al maximo hasta la bandera a cuadros no se la ha planteado nunca.
Le falta un hervor, pues la madurez ya la tiene, que no es su primer año.
Como campeonisimo de este siglo y del pasado me ha decepcionado bastante.
De Alonso, que decir... saco de donde no hay. La salida es una gran aventura pendiente que no han podido / sabido solucionar todavia, y eso me preocupa para el futuro de Renault.
El kers es un peso muerto una vez has alcanzado tu posicion en la carrera. Al menos con las limitaciones actuales en cuanto a potencia y energia usada.
Un placer leer tu blog.
Otra vez el anonimo

zukisan dijo...

Efectivamente: Un gran error al final de una carrera sublime.

No creo que le pudiera la presion... que presion? Se estaba jugando algo? El mundial? Acaso alguien le estaba apretando por detras?

No, eso no fue presion.

Lo que le falto fue sangre fria. Cabeza. Saber decir "Bien Luis, podium tio... esta bien, pese a traer la pole..."

Pero el tio aun queria ganar la posicion de Button (alguna espina clavada por los laureles de "the best brittish"?) y queria ganarle en la ultima curva, usando el kers tras la parabolica... (lo dijo el)

Era posible, pero el riesgo era probablemente innecesario.

En cualquier caso, se agradece, se agradece que luches hasta el final por posiciones imposibles, auqneu a veces sea como "pollio sin cabieza" (grande Toshack). Como Kimi en Spa 08, o Vettel en Australia 09 o...

Se agradece.

winarthez dijo...

Hoy me ha gustado leerete especialmente. Seguramente por tu tono, ya que a las horas que puedo segirte eres más fácil de asimilar (yo siempre digo que soy diesel y me lleva tiempo calentar XD).

A lo que iba: Me gustaría encontrarme un día a Pedro de la Rosa en medio de una borrachera para que empezara a rajarme todo lo que tiene estar guardándose dentro del equipo McLaren. Si hace biografía la compro fijo.

En cuanto a Hamilton, mi opinióm ya la expresé en el comentario de la entrada anterior. Sólo añadir que un campeón del mundo no puede permitirse hacer cagadas de ese estilo. Pero bueno, si ya tiró un mundial por la borda, un podium tampoco es tanto...

Por otro lado: ¿Es tan difícil conducir un Ferrari? A lo mejor dentro del coche rojo si que creo que de verdad se siente la presión. ¿O acaso Luizzi lo haría igual en el Ferrari que en Force India? Sinceramente creo que no.

Un saludo

csm dijo...

¡ ja,ja,ja,ja!
Buenísimo. No pongo ni quito una coma XDDD.
Da gusto leer artículos así.
Añadiría que ha sido uno de los grandes premios más entretenidos y con un final"apoteósico" XDD.
Ah ! y bravo por Rubinho: ¿presión ? ¿qué presión? XDDDD.
Un besote

F-1 A.L.C. dijo...

Hamilton es un heroe fallo, abortado en la ultima vuelta.

lo que disculpa es su corta edad, y unque parezca que no, tiene poco tiempo en la F1. es el niño genio a quien todo se le cobrará siempre en doble.

veamos, si le sirve para aprendes cuando es que necesitas la testosterona.

Aficionando dijo...

La presión. Sí. La presión. Es lo que soportó Alonso para ganar a un Raikkonen en estado de gracia y a un Schumacher dando su último canto del cisne. Alonso ganó siete grandes premios en 2005 y siete grandes premios en 2006. Schumacher gano siete en 2006 y Kimi siete, también, en 2005.
Veintiocho victorias entre tres pilotos. Dos tercios de ellas, Alonso. Nadie más, en las últimas cinco temporadas, puede decir lo mismo: veinte grandes premios, hasta hoy.

Anónimo dijo...

...cómo se las gasta la presión en todo su explendor cuando toca a la F1.

¿Explendor?

¡Inaudito!

¡Qué resplandor! ¡Qué error! ¡Qué horror, Orroe!

Orroe dijo...

Hola, cachondo, lo mío tiene sencillo remedio, lo de tu cabeza es un poco más complicado.

Jose

Anónimo dijo...

Evidentemente. Todo el mundo tiene muy claro que es infinitamente más fácil cambiar una letra que miles de millones de sipnasis neuronales.

¡Qué obviedad! (Totalmente innecesaria, por cierto)

PiratF1 dijo...

Muy bueno Jose,

La verda es que con "el hijo del viento" lo extraño es que no le suceda más veces. Conduce como un verdadero diablo pero pero se ciega en lugar de regular y esta vez se hartó de botón... lo pensé... como lo he pensado en todas las carreras y esta vez sucedió y para más coña va y sacan un primer plano de papuchi en lugar de la repetición on board del evento, que hace que casi nos perdamos el final de carrera entrando Rubinho por la puerta grande.

Grande, Jose.

Saludos desde la orilla del Meno