martes, 29 de agosto de 2017

Un clásico


Ferrari ha vuelto a trampear al personal. Adelantando el estreno de la cuarta evolución de su unidad propulsora, podrá consumir junto al combustible 1'2 litros de aceite cada 100 kilómetros hasta que finalice la temporada, mientras que sus rivales y clientes tendrán que joderse y sólo podrán mezclar 0'9 a partir de Mon... ¿Pero qué coño estoy diciendo? ¡Un momento! ¡Ha sido Mercedes y la gente está aplaudiendo por lo listos que han sido los de Brackley...! Oh, wait!

Ya sabemos que los pecados de la rossa son cuantitativamente más graves que los demás. Así ha sido siempre y... bueno... Pero esto de la estrella de tres puntas es, en mi humilde opinión, un mear los pantalones del respetable con el permiso explícito del impresentable de Charlie Whiting y los que ahora mismo ríen la gracia a la anglo-germana pero se quejarán después de lo descompensadito que está todo, explicándonos a renglón seguido y aunque no queramos, que esto es deporte a pesar de que no lo parezca ni por asomo.

La norma tiene letra que puede presentar agujeros o deficiencias, faltaría más, pero está alentada por un espíritu que, por lo que se ve, sólo se lo pueden follar un puñado de elegidos. Y aquí viene lo malo, y no porque los cantamañanas de turno señalen como tramposa a Ferrari en cuanto traspasa la línea roja de lo políticamente asumible y, sin sonrojarse, saluden trampas con dos cojones como la que acaba de ejecutar Brackley.

Los dorsales 44 y 77 van a llevar ventaja desde ya, y no sólo sobre los chicos de Maranello, sino sobre la parrilla al completo, simplemente porque nueve escuderías han confiado en que el reglamento las protege y la restante ha decidido ir de listilla por la vida con permiso de la FIA.

No consiste en que los de plata hayan encontrado una novedad o hayan aplicado algo nuevo ahora, se trata de que llevamos con las sospechas sobre lo del combustible mágico desde 2014, que nadie ha hecho nada desde entonces, que Red Bull pide a la FIA que intervenga a comienzos de año y ésta por fin interviene por esas fechas recalcando una prohibición que a tenor de los hechos se ha estado vulnerando con total impunidad. Se regula de nuevo y zas en toda la boca, de la que ha estado haciendo trampas durante cuatro años decimos hoy que sigue siendo la más lista de la clase.

Espero y deseo que alguien tome cartas en el asunto a la mayor brevedad posible y el nuevo límite de mezcla impuesto a partir del Gran Premio de Italia sea efectivo para todos, incluso para los cuatreros de Brackley, que además, son gilipollas del culo porque con su actitud van a ensuciar el único campeonato limpio que podía ganar el portento de Lewis Hamilton, el de las 68 poles, el hombre que a igualdad de condiciones es más rápido que nadie y tal...

Por desgracia, lo de la igualdad de condiciones alrededor del piloto de Tewin está tan manchadito de caca que resulta redundante decir que es casi metáfora. Luego nos quejamos de que cuando se vaya Fernando no va a quedar aquí ni el Tato, pero el asturiano no tiene ninguna culpa, la responsabilidad es de quien ha dejado que estas cosas las lleve alguien como Whiting, tan dado él a regalar campeonatos y a crear santos con que adornar un santoral que ahuyenta más gente de la que atrae.

Nuevo Expediente-X sobre la mesa, a ver qué nos cuentan los lúcidos y rigurosos.

Os leo.

4 comentarios:

Luis Costa dijo...

Parece que han sobrado ingenieros y han faltado "interpretes de normativa" que hayan advertido lo que la misma FIA había informado con mucho tiempo para gestionar. Bien por unos y mal por otros, importan desde donde se colocan los acentos y las comas, hasta los límites que se definen.

Sigo el blog desde hace muchísimo, saludos desde Viña del Mar - Chile

enrique dijo...

En la antigua Roma, el emperador de turno tenía el derecho a mear en contra del viento y a que nadie pudiera reír por ello. Eso ha hecho Mercedes, mear en contra del viento y el resto aplaudir por lo bien hecho que esta.

Bertor dijo...

Buenos días, Jose. He estado leyendo sobre el tema de la mezcla de aceite y combustible, pero no he encontrado nada que explique el mecanismo en sí, es decir, dónde, cómo y cuándo se realiza dicha mezcla y cómo afecta al rendimiento sin incumplir la norma del consumo y caudal máximo.

Se supone que el límite van a ser 1,2 para los listos y 0,9 para los pringaos, de consumo de aceite cada 100km. Esto supone unos 3 litros por GP. ¿Dónde lo meten? Porque hay que sumar el propio aceite necesario para el motor...

A ver si nos iluminas como tantas otras veces. Un saludo, crack.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenos días ;)

Luis ;) Lo malo de estas cosas, como con la flexibilidad en Red Bull o los mapas en frío de Renault de etapas pasadas, es que no se atajan a tiempo por «facilitar el espactáculo» o por cosas peores, tema Doble Difusor, por ejemplo, es que están prohibidas en el reglamento pero se permiten hasta que todos acaban usando los atajos pero en un marco de desigualdad que clama al cielo.

Ha habido tiempo para investigarlo. Un sencillo análisis de gases habría servido para detectarlo. Lo que me mata son las alabanzas posteriores, la elevación del tramposo como ejemplo de virtud ;)

Enrique ;) Ahí le damos.

Bertor ;) El asunto clave está en los componentes de carburante y aceite. En el primero, la regulación limita determinados elementos, pero en el aceite, que tiene una regulación de mano más ancha, pueden estar presentes, de manera que al mezclarse con la gasolina actúan de igual modo pero ilegalmente, mediante atajo.

El lubricante se mezcla en cantidades pequeñas por las propias necesidades del movimiento de los pistones, total, que descubierto el pastel se había aumentado la cantidad permitida de 0'6 a 0'9 litros por cada 100 kilómetros a partir de Monza, y Mercedes, totalmente en contra del espíritu de la antigua y la nueva regulación, ha impuesto el consumo de 1'2 litros para sus motores por la cara.

La fiabilidad es su fuerte y salvo problema grave, no tendrán necesidad de cambiar ICE y por tanto pasar a un consumo de 0'9. Y esto lo permite la FIA a sabiendas en base a que todos los motores cambiados a partir de Italia tienen que estar en 0'9, como si Brackley cambiase de motor como Renault, por ejemplo.

Y en cuanto a dónde lo meten, imagino que usarán un depósito secundario o el principal con mayor capacidad. No obstante, el consumo es un máximo, es decir, no hay necesidad de estar en el techo de consumo todo el rato, basta que puntualmente se use como «botón mágico» lo que reduce bastante la cantidad requerida y el tamaño del depósito ;)

Un abrazote, caballeros ;)

Jose