lunes, 28 de agosto de 2017

Oh my god!


Creía haber escuchado hace relativamente poco, o leído, o yo que sé, que se había visto a unos cuantos japoneses abandonando Woking, lo que auguraba una inevitable estampida de Honda. Hoy sabemos —o creemos saber, sería más apropiado decir—, que a los del sol naciente no los sacan de allí ni con agua caliente y vinagre...

Ayer mismo os animaba a comprar palomitas [Honda y la sandalia de Brian], aunque transcurridas unas horas, pienso que a lo mejor lo que nos hace falta es tonelada y media de ansiolíticos por cabeza, pues la cosa viene más fuerte de lo que imaginaba.

La respuesta a la búsqueda de la coño sandalia apunta a estas horas a Renault como solución inexcusable y necesaria para McLaren, pero a mí me da por pensar si alguien ha preguntado antes a Max Verstappen. Nadie como él sabe cómo se las gasta la gala jodiendo iniciativas. Hasta ha avisado a Red Bull que como la cosa no mejore el año que viene, para 2019 viste peineta en cualquier sitio menos en Milton Keynes.

Está chusco el asunto. Las fuentes son una auténtica mierda, nadie puede fiarse de nadie, para qué vamos a negarlo. Los bulos surgen desde el seno de las propias escuderías y a ver con quién contrastas este tipo de filtraciones, no sé si me explico.

Exonero con todo esto a la buena gente que creyó que Honda se iba allá como a mediados de julio, faltaría más, porque nadie nació avisado y porque en tiro, una agrupación de 9 sobre 10 se sigue considerando pleno. Errar es más fácil de lo que imaginamos, y más cuando dependes de alguien que te dice que lo suyo va a misa pero tampoco sabe que a última hora la ceremonia se trasladará de lugar y de fecha. Otro asunto es que comulgue con que Renault es la opción para McLaren de cara a 2018, y ahí vamos.

Vaya por delante que por dudar, dudo también de que el Nano haya planteado tamaño escenario de cara a su renovación con la británica.

Mercedes-Benz y Ferrari extinguen sus respectivos proyectos a fecha de hoy, un decir. A partir de 2018 tendrán que ir con lo puesto, o casi, porque el campo de evolución fue cerrado por ellos mismos el pasado 30 de abril. Renault y Honda son dos incógnitas de momento, pero para inicios de la temporada que viene tienen que encajar igualmente en el cuadro de convergencia.

Este escenario de contención que entrará en vigor dentro de unos meses, se pactó hace tiempo para que no haya diferencias insostenibles hasta finales de 2020. Es decir, unidades de potencia oficiales y clientes, así como rivales, funcionarán en un rango que no puede exceder ni por arriba ni por abajo las 3 décimas de diferencia. Y aquí cabe decir que la francesa y la japonesa llegan con ventaja porque sus proyectos son totalmente nuevos y relativamente recientes, de suyo, esta es la razón por la que ambas han sacrificado 2017.

Bien, ¿por qué no me creo que Renault motorice a McLaren?

Es sencillo: la gala está tan en bragas como la nipona y si se ha salvado de la quema es porque como llevamos diciendo desde inicio de campaña, Honda se ha hecho acreedora a más boinazos por centímetro cuadrado gracias a que la prensa lo ha decidido así. Basta mirar cómo andan Red Bull, Toro Rosso y Renault Oficial Team para comprobar que ni todo el monte es orégano ni 2018 es tan prometedor como se aventura desde los zulos oficiales.

La victoria de Daniel en Bakú es una anécdota fruto de la tontería de Sebastian con Lewis, en la que de haber existido oportunidad de media docena de vueltas más, es bastante posible que Valtteri hubiese amargado la felicidad de Milton Keynes. ¿Podios restantes? Sí, seis, todos ellos en el tercer escalón, y originados en que por una razón u otra, alguno de los cuatro ascetas protagonistas de 2017 había causado baja...

Ser tercero en Fórmula 1 es no ser nada y Red Bull no es nada de momento. A McLaren (y a Fernando) no les interesa seguir siendo nada. Ser el tercer o cuarto chasis de la parrilla es ser nada se pongan como se pongan los rigurosos, y Renault, desgraciadamente, no mejora las estimaciones más halagüeñas.

Iba a titular esta entrada Tyron que estás en los cielos, pero he preferido tomar la imagen de Peter Dinklage en actitud cachonda para recordar a mi abuela y aquello del más vale malo conocido que peor por conocer. ¿Renault? No, gracias.

Os leo.

3 comentarios:

El Alonsista crítico dijo...

Buenos días, Don José.

Estoy en parte de acuerdo contigo en la argumentación -siempre firme y coherente- que llevas manteniendo desde tiempo atrás sobre el matrimonio McLaren y Honda. Si hay un motorista que desconozca su techo de desarrollo, ese es Honda.

Pero sin embargo, McLaren (y me olvido del presunto ultimátum de Fernando) no creo que pueda seguir arrastrándose muchos años más. Vale, con Honda tienen asegurado un pastizal y un motor. Y eso les puede valer para seguir tirando. Pero creo que no se pueden seguir permitiendo la reedición GP tras GP de ver como un Force India, un Haas, un Toro Rosso o un Williams les pasan en recta como un avión.

Efectivamente, Renault no es la panacea, pero tiene más caballos que Honda y en cuanto a fiabilidad, creo que andan un poquito mejor. ¿Cuánto tiempo necesita Honda para acercarse a esa convergencia de 3 décimas? Estoy seguro que Renault necesita menos tiempo.

Haces referencia a Verstappen, pero también Ricciardo lleva el mismo motor Renault. Sí, vale que su puesto natural es P5-P6, pero ¿no le valdría ahora mismo a McLaren esas posiciones? Las firmaría sin pesteñear. Además su supuesto mejor chasis alguna sorpresa daría en algún circuito. No estarían para ganar, pero cogerían las migajas de los 4 jinetes del apocalipsis.

En fin, que veo muy difícil el divorcio Honda-McLaren. Y más con Alonso metiendo presión. Pero no quiero seguir viendo a McLaren arrastrándose por el asfalto.

Gracias por dedicar tu tiempo a este oficio de escribir. Se agradece mucho.

Un saludo.

anonimo dijo...

En mi caso en particular, si fuera McL, optaría por Renault únicamente si no tuviera a Honda, o no se justificara continuar con ellos. Las otras plantas disponibles (Ferrari y Mercedes) simplemente no me permitirían estar a un buen nivel. Renault, por algún motivo, no siente que los avances de Red Bull les signifiquen un problema.
Lo de Max es inexplicable, a mi entender. En algo debe estar conduciendo diferente a Daniel. Hace muchos años, no recuerdo ahora cuál era la dupla de pilotos, había surgido una diferencia significativa. Hurgaron en la telemetría y descubrieron que uno de ellos, al provenir de un país donde se conduce con embrague, rozaba ligeramente el freno en el F1 (que ya no tenía embrague "de pie" en esos días), cosa que no hacía su compañero. Seguramente el tiempo encontrará qué es lo que Max hace diferente a Daniel, pero es demasiada diferencia de abandonos para que sea casualidad. Podría ser, como le sucedió a Hamilton el año pasado, pero es mucho mas exagerado y, por tanto, estadísticamente improbable.

Bertor dijo...

Yo lo de la convergencia de 3 décimas no sé cómo va a suceder. Hoy por hoy las diferencias son mucho mayores, aunque tampoco entiendo cómo lo miden, porque dependerá también del piloto y el chasis...

El caso es que si eso sucediese, tendríamos la tan ansiada igualdad que todos deseamos para ver un campeonato más reñido y emocionante.

He leído que ya está descartada Renault para McLaren, así que a seguir con Honda y a esperar mejoras...