viernes, 25 de agosto de 2017

Lauda vs. Fernando


Hay un cierto tono de reproche en las últimas palabras que ha dedicado Niki a Fernando que hacen que sienta franca envidia por los que pueden sentarse frente al austriaco. Da lo mismo que hagan las preguntas correctas o no acierten con ellas, pagaría lo que no tengo por pasar una miserable hora al lado de uno de los hombres que más admiro. 

Lauda no necesita explicaciones. Ha hecho lo que ha querido, y si sobre la pista era un delicado y portentoso Nuréyev en seco y en mojado, ello no quita para que siga siendo el mayor bocachancla que tenemos, cosa que no está mál para los tiempos que corren, tan inclinados ellos a lo políticamente correcto y a no levantar ampollas.

No os dejéis engañar por su imagen en la película Rush.

Niki es de los que llaman pan al pan y vino al vino. Se hizo relojero después de tocar los cojones a Enzo Ferrari con aquello de pasar olímpicamente de jugarse el tipo en Fuji 1976, concretamente cuando Il Commendatore decidió tocárselos a él poniendo a su lado, al año siguiente, a uno de los hombres que menos fortuna ha tenido y a quien se debe un monumento en nuestro deporte, Lole, el gigante argentino Carlitos Reutemann.

Carlos y él sí que merecerían una película que daría para más metraje que su relación con James (Hunt), pero no se trata de eso. Niki ha tirado hoy mismo saetas envenenadas a Fernando y es que hay relaciones que si no apuntan a amor perpetuo son desencuentro sí o sí.

Lauda tiene con Alonso que no coinciden. Alonso tiene con Lauda que éste último no se deja. Las suyas son cosas de formalidades, de asuntos que llevan abogados, contables o managers, poco o nada tienen que ver con lo deportivo. No hay más por muchas vueltas que le demos. Niki, en lo de hoy, reprocha entre líneas al Nano que no haya aceptado un justiprecio made in Brackley, y ahí te jodes machote, que diría aquél.

Y aquí surgen las atmósferas. ¿Fernando por Lewis, o por Valtteri?

¿Qué sería de nuestra Fórmula 1 si no tuviera estas cosas? A finales de 2014 tuve constancia precisa de lo que habido entre el entorno del asturiano y la mejor escudería de la etapa híbrida. Hoy no la tengo, por desgracia.

Pero me quedan las palabras de uno de los tipos a quien más admiro. ¿Es un tema de pelas, Niki? Pues bien. Viniendo del individuo más pesetero que conozco en el paddock, pues que como fetén que Fernando no haya sustituido a Lewis o a Valtteri por un tema de pasta, y normal que el británico no duerma y Sebastian sufra pesadillas.

Lo del motor, como que lo dejamos para otro día.

Os leo.

6 comentarios:

Lady Adhyra dijo...

"que no haya aceptado un justiprecio made in Brackley"...ah, cuando se corre el telon y se revela al Mago de Oz nos quedamos cara a cara con la verdad detras de los artificios ;)

Y no puede dejar de enorgullecerme las palabras con que se describe en esta entrada a un piloto nacido en mi tierra como el Lole :) (otro rebelde de fortuna esquiva como mi adorado Kimi)

chema dijo...

Me gusta el enfoque en tanto no entiendo que gana Lauda con unas palabras que, independientemente de su veracidad, claramente sobran.

enrique dijo...

Yo creo que Fernando molesta a cierto stablishment del antiguo régimen. Es un tocapelotas que no muere nunca y hoy en nuestro deporte eso de competir... Como que molesta. Nuestras dos divas de Mercedes y Ferrari no saben competir, sólo arrasar. Y claro tener ahí a un tocapelotas que lo has de matar cuatro veces y continuar mirando de reojo, pues jode.

Víctor Antonio López dijo...

Lauda dijo en público lo que siempre he opinado de esta etapa de Alonso en McLaren: Frustrado, si, pero con el bolsillo tan lleno de dinero que ayuda a olvidar esa frustración.

enrique dijo...

Yo debo ser un ingenuo, porque la excusa del dinero, yo no me la acabo de creer. De ser así a Fernando se le vería desmotivado, y a mi parecer esta haciendo las mejores carreras de su vida. Pongámonos en julio de 2014; Ferrari ha hecho un cagarro de tres pares de narices. En serio pensáis que Alo cobra más en McLaren de lo que cobraría en Ferrari?

Bertor dijo...

Respecto a lo del sueldo de Alonso, me he planteado que parece lógico que, si él lo que quiere es ser campeón y pilotar un coche ganador, bien podría aceptar un sueldo menor y entrar en Mercedes, si es cierto lo que insinúa Lauda.

Pero también podría plantearse lo contrario, y que Lauda pensara en si Mercedes vendería sus motores a un precio asequible para escuderías menores. Seguramente se reiría y diría que quien quiera un motor ganador, que lo pague. Pues eso.

Seguramente Alonso o su representante defenderán la idea de que a un piloto como él, hay que pagarlo, porque te va a ayudar a afinar el coche, lo va a pilotar al límite y va a sacar todo el partido al conjunto chasis-motor para ganar carreras, incluso cuando tengas el peor coche de la parrilla... Y eso hay que pagarlo.