sábado, 15 de enero de 2011

Mythodea


Nada nuevo en el horizonte salvo el aspecto de este humilde blog, que dicho sea de paso ya iba necesitando una buena limpieza de casco tras pasar tres años y medio navegando por la mar oceana, como diría aquél. Ya se sabe: en casa de herrero, cuchillo de palo, y es que para determinadas cosas soy un completo desastre por mucho que me pase el día entre pinceles y plumillas.

En fin, como decía, salvo el pequeño matiz comentado al inicio no parece haber nada nuevo bajo el sol, y las cosas se suceden como si el tiempo se hubiese detenido en algún lugar indefinido a la espera de que escampe, y lo digo entre otras cosas porque fue saberse anteayer que Sainz cedía la rodilla en un Dakar que no concluye en Senegal, conocerse que salvo que medie la intervención de un milagro, el madrileño no revalidará su triunfo obtenido el año pasado, y a la hora del café matutino han vuelto las bromas con que este bendito país ciñe la cabeza de sus héroes.

Con lo de Carlos está pasando un poco como al lunes siguiente a la tragedia griega celebrada en Abu Dhabi, que en vez de cerrar filas alrededor del caído, en aquel caso Fernando, en España nos ocupamos en buscar afanosamente la herida abierta para hurgar en ella.

Luego queda lo fácil y entretenido: quejarse de los pobres resultados, de que así no vamos a ninguna parte; o mirar al cielo para clamar contra la maldición de cuartos, el gafe de uno de nuestros mejores pilotos en activo, o cualquier otra chorrada que justifique nuestro tradicional pesimismo existencial y humano, porque en el fondo nos pasa que nos sentimos bastante cómodos aceptando un supuesto destino que no nos merecemos pero que asumimos como inevitable, lo que nos lleva a sobreactuar nuestra sempiterna corteza de miras, a lamentar que siempre haya una pierna de alguien difuso sobre nuestras cabezas que nos impide hacer lo que queremos… a interpretar, en una palabra, que somos lo que no somos para evitar que nos censuren por ilusos (¡qué miedo!).

No lo seamos, pero hagamos un ejercicio de realismo.

Carlos, Rafa, Fernando y otros tantos como ellos, escenifican para nosotros el rito ancestral de la vida enfrentándose cuerpo a cuerpo a la parca, porque el deporte no deja de ser una sublimación intelectual de aquellas lejanas batallas tribales en las cuales se entretuvieron nuestros antepasados en aras de proteger el fuego o la comida, o por ganar o no perder un palmo de tierra. Más tarde llegarían los vicarios o elegidos, los Aquiles y los Héctor, y si ellos morían en el combate la tribu moría con ellos, pero si vencían, ¡ay si vencían!

Sainz ha claudicado luchando en el desierto y lo menos que se merece es un poco de respeto por parte de todos. El año que viene volverá a intentarlo porque gracias a Dios en las modernas derrotas no se derrama una gota de sangre, y allí estaremos, supongo, de nuevo, ilusionados espero, soñando con él una nueva victoria que nos devuelva la confianza que tantas veces nos negamos como pueblo, y es que los cenizos somos nosotros, que no sabemos apreciar lo que tenemos.

9 comentarios:

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Orroe,
Muy bonito el aspecto del blog, y el fondo negro hace que encima sea ecológico (reduce el consumo energético).
Como siempre voy a discrepar. Considero que hay personas que son gafes (mejor dicho, que les falta ese último punto de esfuerzo), y Carlos Saiz es el ejemplo más claro (no, quizás el más claro fue Raymond Poulidor). No discuto que Saiz es un gran piloto, no discuto que ha ganado muchísimo ¿Pero cuantísimas veces se ha quedado con la miel en los labios? Hay gentes que solamente ganan una vez, pero es que solamente lo pudieron hacer esa vez (siempre transitaron por la mediocridad). Otras gentes pudieron ganar muchas veces y no lo consiguieron, quedándose sin ganar un número de veces tremendo. Llámalo gafe, o mejor falta del último golpe de riñones.
Saludos

FON dijo...

Buen cambio de look, Orroe, no se si será mas ecológico o no, como dice Primo de Anonimo pero la verdad es que los ojos de los lectores lo agradeceran, el fondo de mi blog también es negro y me parece el mas adecuado a la hora de pasarse horas delante la pantalla.
Mi cordial enhorabuena y un saludo.

Orroe dijo...

Buenas noches.

Primo de anónimo ;) Siempre te acercas a abrir la puerta y siempre te quedas sin dar el paso definitivo... Cuando juegas al límite las posibilidades matemáticas se reducen drásticamente. Sí o no, un 50% apoteósico o nefando, un cara o cruz muy jodido, ¿no crees? Pero para jugar a ese nivel hay que ser de una pasta especial de la que están hechos un puñado de seres humanos... Carlos es uno de ellos ;)

Fon ;) Lo decía en la entrada, tanto diseñar, tanto diseñar y a veces me olvido de ponerme bonito y de lo que cansan los eriales blancos en una pantalla XDDDD

Un abrazote

Jose

pulguitaatodogas dijo...

Pues mira por donde, he aprendido lo del negro de fondo (ya lo tenía en mi blog, pero fue por motivos exclusivamente estéticos).
Quienes practicamos deportes de motor sabemos que un factor determinante del resultado es la mecánica: si falla, falla, así de sencillo. No es cuestión de suerte o mala suerte, sino de simple estadística: pero quizás, como dices, Orroe, los humanos tenemos una tendencia a fijarnos en lo malo de los amigos y lo bueno de los enemigos: no sé cuantas visctorias ha conseguido Carlos por fallos mecánicos de sus rivales, pero este año en F1 han podido seguirle la estela a RB por algún que otro fallo mecánico y nadie hablo de la buena suerte de Fernando o la mala de Vettel. Pero como ya sabemos que eso forma parte de la historia, no nos mueve demasiado.

csm dijo...

Josetxu!!!!!!
¿ Qué has hecho con mi Nurbu ? XDDD
Me gusta el cambio, tiene peso y un aire "zen" ;.). Supongo que dentro de unas cuantas entradas ya lo haré más mío XDD -con tu permiso-.
Pues discrepo de lo que dice "Primo". No todo es ganar, ¿qué sería de aquellos tipos como Gilles Villeneuve, que nunca ganaron y su peso en la historia va mucho más allá de los que se llevaron la corona de laurel?
A mí, siempre me han atraído muchísimo esos "secundarios" brillantes de la historia, esos luchadores casi épicos que han sabido morder el polvo por milésimas, que han sabido no ganar (y no digo perder) con grandeza; y no sólo en la F1, sino en tantos deportes, en tantas profesiones, artes y caminos.
Es difícil ser un "no ganador" digno. muy difícil. Casi más que un digno campeón.
Un besote

Orroe dijo...

Buenas tardes.

José Luis ;) Ir al límite con una máquina entre manos no es lo mismo que gestionar unos recursos propios como en el atletismo, natación u otros deportes, pero la gente se olvida de eso con demasiada facilidad :P

Concha ;) XDDDDDDDDDDD Sí, es cuestión de acostumbrarse, al fin y al cabo tiene un aire a Diario de un fusil de asalto XDDDDDDDD Y sí, estamos de acuerdo, los secundarios que muerden el polvo de vez en cuando valen quintales ;)

Un abrazote

Jose

Joaquin dijo...

Hola Orroe,
primera vez que comento, conectado al RSS desde más de un año.
Respecto al contenido, no tengo mucho que decir, sólo darte la enhorabuena y pedirte que no cambies y sigas así.
Ahora bien, respecto al diseño. Ahhh, mis ojos. Que dolor. Obviamente respeto tu decisión de diseñar tu blog como tu quieras, pero me permito indicar:
1.- El color negro NO ahorra energía en monitores LCD, que son los que tiene la mayoría hoy en día. Ahorraba con monitores CRT. Demostración: http://www.youtube.com/watch?v=7Syp4uzvcSo
2.- El fondo negro no es lo mejor para leer. Hay gente que lo prefiere, respetable. Sacado de (http://ezinearticles.com/?Choose-and-Use-the-Best-Colors---The-Psychology-of-Color&id=12855): "Black: It is hard on the eyes when used as a background on web sites."
Saludos,
Joaquin

Raul z dijo...

Hola a todos, que hacía tiempo que no escribía.

Primo de Anónimo, es cierto que el chiste fácil aparece cuando hablamos de Carlos Sainz. Es difícil de olvidar una frase como "trata de arrancarlo" que usamos todos los días en mi trabajo cada vez que se cae el servidor.

Pero no te puedo dar la razón en lo de falta de empuje, mala suerte, etc...

Primero porque las carreras se deciden por la suerte, tanto la que no ha tenido este año, como la que no tuvieron sus rivales el año pasado.

Pero sobre todo porque tampoco ha sido tanta mala suerte. Yo creo, y mucha gente sabe y también cree, que la falta de fuelle en las últimas carreras de los mundiales de rally que corrió, no fueron eso, ni tan siquiera mala suerte.

La mala suerte de Sainz fue acabar en un equipo, Subaru, Inglés, cuando un pinpin mediático y conveniente para los intereses de la pérfida albión llegó a su mismo equipo. Hablo de McRae. Para los que vivieron aquello, que yo no lo segúia entonces, la jugarreta inglesa que le hicieron a Fernando con Hamilton no era nueva.

Sainz demostró cómo en plena recta del rally de Inglaterra, el primer año que ganó McRae, el coche del español no tiraba ni la mitad que el de McRae. Lo dijo, se quejó, lloró y se le ignoró, pero solo nos acordamos de que lloró.

A Sainz le ningunearon cuando iba a ganar su tercer mundial y le tocaron el coche al más puro estilo inglés de igualdad de trato. Es decir, robo sin soltar la taza de té ni bajar el dedo meñique.

Todo lo demás está bajo sospecha, porque todo lo malo le ocurría en el rally de Inglaterra o en un equipo inglés.

Vamos, que los armada invencible de pilotos españoles no atravesaron el canal para luchar contra los elementos, y por eso perdieron, aunque aquí sigamos creyendo que perdimos aquellas batallas por malos, y encima nos llamamos llorones.

Raúl Z

Orroe dijo...

Buenas noches.

Joaquín ;) Bienvenido. La verdad es que no pensé en la ecología aunque sí en el descanso de los ojos porque como decía FON también me paso todo el día con la vista clavada sobre fondos blancos cuando maqueto o dibujo :P. En mi descargo diré que el fondo es oscuro pero no negro y que he limado la agresividad de la letra blanca pasándola a gris clarito. De todas formas, si la cosa no funciona volvemos a cambiar y santas pascuas ;P

Ralu Z ;) Gloriosa rememoración de hechos. Permíteme que me descubra ;)

Un abrazote

Jose