domingo, 13 de diciembre de 2009

Arnage es nombre de curva…


Los domingos, a pesar de los pesares que he compartido con vosotros, siguen suponiendo el mismo algo especial de siempre, sobre todo a primera hora, cuando cargo baterías en la penumbra del Novelty mientras permanece oficialmente cerrada, pero amablemente abierta para los contados con los dedos de una mano que abusamos de la hospitalidad madrugadora de Lucio y su tropa. Hoy estaba él, el gran anfitrión, y antes de que le reloj marcara las ocho, el estruendo de nuestras carcajadas había contagiado a los otros dos o tres clientes que se encontraban a nuestro lado.

El asunto ha comenzado con nuestro querido Athletic, como suele ocurrir siempre, y con lo resultona que le está brillando la temporada. De ahí hemos pasado a que nos hace falta más cantera de centrales, y al poco estábamos hablando de Josu, mi chaval, y de cómo ejercía precisamente en esa posición en el Bizkerre, hasta que le rompieron la tibia y el peroné de la pierna derecha en el minuto 90 de un desafortunado partido de juveniles.  

¡Joder, cómo se le puede torcer la vida a un crío! Ha exclamado él. A lo que yo he contestado que Josu se había repuesto del todo y que ahora encara la vida sabiendo que hay que aprovechar cada momento tal cual viene, y que anda metido a enfilarse hacia una Ingeniería Mecánica que lo lleve a cursar lo que toque con Joan Villadelprat, porque quiere proyectarse en la competición. Para rematar la faena le he comentado a Lucio que como lleguemos a Le Mans o a Monza me lo llevo conmigo, que seguro que encuentro cómo hacerme con algunos pases para que hagamos la ola cuando mi vástago realice bien su trabajo, que lo hará.

Y a partir de ese momento se nos ha ido completamente la olla porque entre que imaginábamos diversas maneras para robarle planos en televisión al mismísimo Anthony Hamilton, o recreábamos cómo nos lo íbamos a montar en plan pareja de jubilados ociosos tras una valla amarilla de cualquier garaje, gritando al mecánico de turno: ¡así, no, papardo, que es para la derecha. Y aprieta bien, que si no, se suelta!, nos han comenzado a saltar las lágrimas mientras reíamos a mandíbula batiente…

No es muy serio, lo reconozco, pero espero que estéis conmigo en que es una magnífica manera de encarar un domingo cuando toca trabajar. A lo que iba, como siempre, que me enrollo como las persianas; el caso es cuando casi terminaba mi segundo café y me disponía a coger los trastos para encaminarme hacia la salida, Lucio me ha comentado que para la próxima vez que nos veamos le tengo que explicar de qué demonios va lo de la resistencia, porque se habla muy poco de ella… Sí, sí que lleva razón, y mira que es una disciplina bonita que merecería algo más de atención ahora que tenemos a Marc Gené como reluciente ganador en Le Mans.

Mientras me acercaba a la estación del metro, me ha dado por pensar en por qué no seremos los españoles como los ingleses o los franceses, por ejemplo. En lo bobos y cicateros que nos mostramos con lo nuestro. Y en que Arnage es un precioso nombre para una curva.

4 comentarios:

- dijo...

¡Que razon tienes!
Saludos

Orroe dijo...

Buenos días

Quien seas ;) Escueto pero acertado, gracias ;)

Un abrazo

Jose

Jofre dijo...

Escribes de puta madre. Mezclas anécdotas de la vida real con datos y opiniones, y el blog te sale redondo. Es un lujo leerte.

Jofre

Orroe dijo...

Muchas gracias, Jofre, se agradece ;)

Un abrazote

Jose