miércoles, 28 de octubre de 2009

De la nada: Abu Dhabi


No me cabe duda alguna de que la creación de Herman Tilke en Abu Dhabi satisfará a más de uno. Rectas largas y curvas amplísimas, con alguna chicane y curva muy cerrada, todas intermedias y bien colocadas, para aliviar la extenuación de pìlotos y máquinas, y a servir con perejil, como hace el bueno de Karlos Argiñano…

En serio, así, sobre el papel, el nuevo circuito resulta incluso sugerente con esa salida de garajes que hace un bucle para pasar por debajo del asfalto del trazado, pero me parece a mí poco acorde con lo que se suponían nuevos tiempos. Sí, aquellos en los que la aerodinámica no iba a resultar tan determinante, donde los adelantamientos iban a ser la norma, y donde la pericia de los pilotos iba a poner el puntito de salsa picante en el asunto de dar espectáculo.

Un vistazo rápido sobre el diseño, pone inmediatamente de relieve que Tilke ha seguido erre que erre con aquello de la filosofía que ha imperado durante la última década, y supuestamente, para nada, porque este año, como ya he dicho: iba a ser diferente. Nada, de la nada ha salido un nuevo circuito de los que hace este tipo como churros, y el caso es que a falta de constatar su efectividad (habrá que esperar al domingo), la cosa me lleva a pensar en que la bicefalia o tricefalia de la FIA ha vuelto a hacer de las suyas. Esperemos que con Jean Todt se solucione tan proterva deriva, pero mientras tanto habrá que conformarse con este tipo de apaños medianeros, o aviados estamos, ¡compañeros!

Me dejo de chorradas. Abu Dhabi, Yas Marina, sobre el papel, resulta como otros tantos inventos del alemán éste que es amigo íntimo de Bernie Ecclestone, que anegan ya los dibujos de medio campeonato. La pregunta que surge es de nota, lo reconozco, pero hay que hacerla ¡qué coño! ¿Si lo que se busca es espectáculo a base de reducción de aerodinámica y de prestaciones, no sería más lógico tirar de circuitos como Imola, Paul Ricard, Magny-Cours, Silvertone, y otros cuantos?

No nos precipitemos, que os veo llegar con los dientes afilados. Sí, evidententemente no hay comparación alguna posible, y menos ahora que Donnington Park parece haber sucumbido a sus propios excesos… Toca valorar, una vez más, la poca cabeza de los que siguen empecinados en crear circuitos de la nada y en la nada mientras se apean del calendario trazados emblemáticos que cualquier aficionado recitaría de carrerilla y suscribiría sin mirar dos veces, incluso ratoneras como el Gilles Villeneuve canadiense. Porque mientras se proclama a los cuatro vientos que cosas raras y advenimientos como los de Abu Dhabi suponen el futuro, la realidad impone la evidencia de que circuitos donde adelantar, correr y crear espectáculo, tenemos a puñados.

¿Hay ganas? No, eso es precisamente lo que no hay. ¿Hay esperanza? Sinceramente espero que pasado el sarampión, la haya, y por ello cruzo los dedos.

2 comentarios:

R74 dijo...

¿Cómo? ¿Ningún comentario? Pues yo no soy el idóneo porque no vi la carrera, ni he visto una vuelta virtual de esas al circuito. El asunto de Barriquello en Brasil me tocó tanto los cojieron que me dije “se acabó la temporada”. Así que el domingo a las 14:00 estaba todavía como se dice… durmiendo la mona, que ser un búho tiene sus consecuencias horarias.

Saludos…

Orroe dijo...

R74 ;) Gracias infinitas por tu granito de arena XDDDDDD Y ¡ay, quien tuviera cuerpo para ser búho! XDDDDDDD

Un abrazote

Jose