viernes, 30 de enero de 2009

El Safety Car


Por fin parece que alguien se ha tomado en serio mis quejas sobre la normativa vigente que atañe al Safety Car, y por lo leído, todo indica que en 2009 podremos disfrutar de una mesurada utilización de este trasto del demonio que tiene la virtud de descojonar cuanto de deportivo hay en este llamado deporte, por el módico precio de colocar un cachivache más en el ya saturado volante de nuestros chavales.

Sintetizando, a Charly Withing se le ha acabado el juguete, y me alegro. Y bien mirado, el cambio de derrotero estaba algo más que cantado, porque si estamos cambiando circuitos tradicionales por trazados urbanos hechos con tiralíneas, y además iluminados, lo suyo era acabar metiendo mano al coche que conduce Mayländer, porque como dije en su momento, al paso que íbamos, al vehículo de marras había que darle puntos por la importancia que había ido adquiriendo.

Dicho esto, bien está que en este viaje a ninguna parte que se ha iniciado de la mano el organismo de Mosley (y el de Ecclestone), se empiecen a arreglar este tipo de cosas, porque el cante empezaba a ser alarmante, ya que el Safety Car parecía el dedo índice del Zeus olímpico.

Con todo, me reservo el derecho a esperar con cautela a que la nueva norma que cobija su comportamiento se demuestre solvente. Y lo digo porque esta nueva temporada que abriremos en breve es una auténtica incógnita, y parece un poco negligente que a los cambios impuestos en los monoplazas (un par de botones más, para el KERS y para el alerón delantero) se sume un elemento nuevo que necesitará de la atención de los pilotos, o lo que es lo mismo, que abundará en aumentar su capacidad de distracción, con lo peligroso que resulta.

Siendo bien pensado, todo esto tendría la apariencia de ser un borrón y cuenta nueva que podría indicir en mejorar las carreras y el espectáculo, pero estando la FIA de por medio puede suponer cualquier nuevo estropicio…

Sí, a pesar de las apariencia soy malpensado, y ya sé que se nota, pero es lo que hay, porque todo huele a un poco precipitado, como siempre. Ha habido tiempo y quejas suficientes como para cambiar la norma vigente del Safety Car, que hasta donde llego lleva dos años tergiversando el resultado de las carreras; y como no creo en las casualidades, y las temporadas en cuestión tienen en común el llamado fenómeno Hamilton, intuyo que hay gato encerrado, porque el máximo organismo deportivo ha tenido mucho que ver (muchísimo, diría yo) en los logros del británico, y no me creo que a estas alturas de la película hayan decidido dejar de apoyarlo, porque el chaval vende, y mucho… demasiado.

8 comentarios:

Alvaro dijo...

Me mondo con lo del "trasto del demonio". Es como llamaba mi abuela a las motocicletas "trucadas" con tubarros generosos.
Bueno pues me temo que si, que tienes razón, que el Safety a tenido mucho que ver en el resultado de los dos últimos mundiales y ya veremos que pasa a partir de ahora. Hemos visto carreras con la pista inundada de trozos de fibra de carbono y el Safety amarrado a una columna y otras el contrario. La cuestión clave es "cuando" sale y no las reglas a seguir cuando ya está en pista. Es mi opinion. Un saludo y sigue adelante.

David Plaza dijo...

Yo no habría tocado el Safety Car en ningún momento. Que salga cuando tenga que salir y si hay doblados, pues bien por el líder que ha sabido ganarse ese privilegio al escaparse de sus competidores.

Lo que no puede tolerarse es que se salten a la torera las banderas. Pero eso, lamentablemente, seguirá ocurriendo.

R74 dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Si bien no se puede predecir cuando va a haber un accidente, tal y como estaba la normativa se podía predecir cuando iba a salir el SC a repartir regalos, y hubiera seguido este año si los reyes del mambo no hubieran probado su propia medicina. Y es totalmente lógico pensar mal de la nueva normativa.
A pesar de que llevo dos ases en la nuca clavados con chinchetas sé sumar 2 y 2, y sé restar los puntos que el juguete de Charly le ha robado a Don Fernando.

CSM dijo...

Pues completamente de acuerdo, Jose. No me fío un pelo de este Charly Whiting, que es el mismo que usó la ya famosa grúa para LHI y luego la prohibió para sucesivas ocasiones. Aunque dicen que ya probaron esta nueva normativa del safety en alguna ocasión la temporada pasada, satisfactoriamente,yo, hasta que no vea cómo afecta a todos por igual...
Un abrazo
Concha

Manuel Ángel Gil dijo...

En fin, este año parece que esto va a ser la Tómbola. En cierta manera tiene su gracia, no me lo negareis, aunque por otra parte estarán los de siempre: Ferrari, McLaren y ALonso. BMW, yo estuve en las pruebas de Cheste, no parece haber acertado con el F2009, al menos durante los entrenos y en el revirado circuito de cheste. Otra cosa será en un circuito mas aerodinámico, como Barcelona.

En fín ya se verá, pero ami todas estas incertidumbres que encanta...

Un saludo, Jose

Anónimo dijo...

Coche de seguridad, coche de seguridad y coche de seguridad.

Menos mal que el próximo fin de semana me voy para London a curarme de tanto espanto.

¡Joder, qué tropa!

Orroe dijo...

No sé de qué te quejas, todas las veces que aparece «Safety Car» lo hace en cursiva...

Pero lo de «¡Joder, qué tropa!» te lo podías haber ahorrado, colega.

Un abrazote

Jose

Anónimo dijo...

Sic: "No sé de qué te quejas, todas las veces que aparece «Safety Car» lo hace en cursiva..."


¿Seguro...?


Ah, el abrazote va de vuelta.