domingo, 27 de marzo de 2011

14 kilos


Mark no tenía buena cara hoy. El caso es que ayer, después de la calificación, tampoco parecía tenerla.

Es pronto para comenzar con las conspiraciones, así que voy a ir de chico bueno afirmando que lo que le ha pasado al RB7 es que ha salido alumno aventajado de aquella máquina perfecta que pasó del KERS aplicando el Doble Difusor sobre una plataforma terriblemente estable gracias a que había convertido en lastre el exceso de peso contemplado por la FIA a cuenta del cachivache de recuperación cinética, y que se llamaba BGP001.

¡Bravo, bravo. Pirelli! [Australia]


En el podio de Albert Park he echado en falta al gran triunfador de la jornada, Pirelli.

No me lo recriminéis. Acostumbrado a las ruedas de hormigón made in Bridgestone, reconozco que me habría conformado con casi cualquier cosa, pero he aquí que el proveedor italiano me ha sorprendido gratamente trayendo a Australia una gama de compuestos que ha permitido auténticas alternativas en cuanto a estrategias se refiere. Vamos, que sin llegar a los cuatro cambios que auguraban los más pesimistas, el abanico propuesto por Pirelli ha permitido desde la gesta llevada a cabo por Sergio Pérez con un solo paso por garajes, a la triunfadora opción de dos paradas (Vettel, Hamilton y Petrov, a la sazón primero, segundo y tercer clasificado al término de la prueba), pasando por la más extendida de tres detenciones...

sábado, 26 de marzo de 2011

Como putas


Hay que ser muy hijo de su madre para invitar a alguien a una casa y tratarle a renglón seguido a patadas.

Acaba de suceder ante nuestros ojos y narices, y a estas horas de la noche nadie parece haber caído en la cuenta de la felonía que comete la FIA con la norma del 107% que ha excluido a Hispania de participar en el G.P. de Australia.

Alicia en el país de las maravillas


Esta mañana, en Melbourne, todo indicaba que revisitábamos el pasado sin un miserable azucarillo con que endulzar el mal trago. Apenas unas horas después, quien más y quien menos se rasgaba las vestiduras augurando nefandos y oscuros nubarrones sobre nuestro futuro más cercano, como si lo dicho y escrito hasta ahora hubiese sido una bufonada sin pies ni cabeza...

¿No habíamos quedado en que las calificaciones serían menos importantes este año que el anterior y los otros? ¿No sabíamos que los Red Bull iban como auténticos tiros? ¿Alguien en su sano juicio soñaba siquiera con que McLaren no pudiera estar en la pomada...?

viernes, 25 de marzo de 2011

Fuera de encuadre


Iba a espabilarme un poco esta tarde cantando unas alabanzas a ese portento que supone la existencia del equipo Sauber, toda vez que las pegatinas que llevan encima sus coches apenas servirían para cubrir las tapas del cuaderno de anillas de un adolescente de instituto... A fe mía que no lo entiendo. Si el dinero lo es todo o casi todo en la moderna F1, la austeridad del equipo suizo clama al cielo porque ya va por el segundo año que se lo hace con el bolsillo raspado.

Bien está que la temporada pasada la completara Peter gracias a uno de esos atajos que tan generosamente establece el magnánimo Bernie. Vamos, que diciendo que su equipo iba de BMW aunque BMW se hubiera ido y el motor usado fuese un Ferrari modalidad cliente, la cosa daba para salir del paso incluso quitándose de encima y de mala manera a Pedro por no hacer buenos números. Pero ¡coño!, que en 2011 seguimos igual o parecido, y la cosa empieza a escamar y de lo lindo porque ya no hay BMW en qué escudarse...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Él y mis dudas


Hay temporadas en que uno se nota yendo contracorriente, y en las que para colmo no siente necesidad de variar el rumbo. Llevo días dándole a la cabeza al asunto Vettel, por ejemplo, y no veo nada claro por qué sí entra él en las quinielas y no lo hace Lewis (cosa que comenté hace muy poco).

El alemán es rematadamente bueno pero a nadie se le escapa que todavía tiene sus cosillas. Califica muy bien y va estupendamente sobre agua, pero sufre más de la cuenta cuando no tiene pista libre por delante y en seco aún debe aprobar alguna asignatura que otra.

lunes, 21 de marzo de 2011

Ese peaso trasto [Enigma y 18]


Los avatares de la vida cotidiana, la mía, habían arrinconado hasta el fondo del armario el repaso que estaba haciendo sobre las particularidades del RB6 que corrió el año pasado. Tras valorar la pertinencia o no de continuar donde lo había dejado, me he decantado por seguir con ello porque el engendro parido por Adrian Newey sigue estando entre nosotros en 2011, copiado directamente por unos o siendo fuente de inspiración para otros.

Por experiencia (ejercí de profesor de dibujo en la prehistoria) sé que lo mejor en estos casos es hacer un pequeño resumen de acontecimientos, y aunque el momento no parece el adecuado porque todavía nos quedaba por desgranar el funcionamiento de la zona media del monoplaza austriaco, permitidme que me apoye en este breve y obligado receso para que nos resulte más fácil continuar.

domingo, 20 de marzo de 2011

El joven padawan


Nadie parece apostar un chavo por Lewis Hamilton y la cosa me sorprende un poco. Este año que abrimos en apenas unos días se insinúa como el de la reválida de lo sucedido la temporada pasada entre Vettel y Alonso, con acaso alguna sorpresa auspiciada por Michael Schumacher.

Descartados a priori Webber, Button y Rosberg, con la ausencia palpable de Robert Kubica, por decir algo se podría decir que se aventura un 2011 donde la madurez, de nuevo, tiene mucho que decidir... y menciono «de nuevo» porque a comienzos de 2010 ya erramos el tiro poniendo pie en este valor que a la postre ha servido de poco.

... ni tan calvo


Como comentaba hace unos días, he tenido la fortuna de poder creer en el proyecto Hispania gracias, primero, a mi escepticismo preliminar, expuesto una y otra vez en este mismo blog hasta que se apuntaron algunas grietas en sus lienzos que lo hicieron tambalear. Y segundo, y más importante, porque vislumbré a mi alrededor actitudes divergentes a la mía que me obligaron a replantear mis propias ideas y presunciones.

No pretendo con esto que creáis más allá de lo que vuestra razón puede admitir. No se trata ni de que crucéis una linea que ya he cruzado yo, ni de que me sigáis con los ojos cerrados, porque tampoco voy a tratar de defender a HRT, sino a explicar un poco su nuevo monoplaza para erradicar esa idea tontorrona de que el F111 no ha evolucionado nada con respecto a su antecesor, cuestión que delata que en el fondo las ideas preconcebidas siguen pasándonos factura. Empecemos pues.

sábado, 19 de marzo de 2011

Your logo here


Este título no es original, replica la llamada que hace Hispania HRT desde los laterales del alerón delantero de sus vehículos para que algún patrocinador la sustituya por una marca publicitaria, y lo he utilizado porque mal que queramos y nos pese, desde que Colin Chapman disfrazó sus Lotus 49B de cajetillas de tabaco se acabó aquello de hablar sólo de deporte en referencia a la F1.

Incluso la tradición Ferrari terminó cayendo en la servidumbre de compartir vitola por unos miserables dólares (Marlboro), así que no creo que quepa rasgarse las vestiduras ante una realidad a día de hoy indiscutible, que sin embargo ha originado que creamos ver lo que en realidad no vemos y que hayamos dejado de percibir lo que nunca debimos perder de vista.

Código binario


Inevitablemente la F1 vuelve a caminar por los derroteros de antaño. Debe de estar en la sangre del engendro, porque si no, no hay quien entienda que haciendo apenas unos años que se decidiera minimizar los efectos de la aerodinámica sobre el comportamiento de los vehículos, ésta vuelva a mandar en ellos como si aquí no hubiese pasado nada.

Como siempre, sospecho que se cambiaron las cosas superficialmente para que el fondo siguiera siendo el mismo, pero intuyo que hay algo más porque no es normal que cuando se quiere erradicar algo, lo que sea, el resultado sea ese mismo algo elevado al cuadrado. No sé si me entendéis.

domingo, 13 de marzo de 2011

El Serengeti


Bulle la sabana que reniega del león. Bulle incómoda la fauna que el año pasado pronosticaba que Michael Schumacher iba a poner en su sitio a Fernando Alonso en su retorno anacarado. Bulle el territorio consagrado a negar una y otra vez que hay un tipo por ahí al que necesitamos todos.

No me refiero, obviamente, a los que han hecho del antialonsismo su modo de vida, a fin y a cuentas están en su perfecto derecho, sino a los que tratan de sentar cátedra con sus exposiciones. Hoy, sin ir más lejos, me he calzado entre pecho y espalda una página entera de El País en la que Manel Serras descubría el Mediterráneo haciendo un increíble panegírico del potencial de Renault (¿Lotus?), recalcando que en el remedo de escudería que es ahora la que fue antaño, hacen las cosas como en todos los sitios.

¡Han llegado los nuestros!


El año pasado no daba un céntimo por la aventura española en F1. Por ir de generoso les di hasta Barcelona como mucho, y aunque mi cautela tenía poco que ver con el gentilicio de Hispania HRT y mucho con la trampa lapa que había preparado Max Mosley como despedida de su mandato bajo la vitola de F1 low cost.

Han llegado tarde pero han llegado, que es lo que cuenta. Están aquí con la lección del año pasado bien aprendida y con ganas de seguir avanzando. El HRT F111 es una realidad que ha pasado como por arte de magia de la virtualidad del diseño 3D que presentaron hace poco, a un objeto tridimensional que se mueve sobre cuatro ruedas en el asfalto. Lo cierto es que no me duelen prendas de plegar velas a cuenta de mis recelos originales, porque todo indica que la de Carabante sigue en liza y dispuesta a presentar batalla.

sábado, 12 de marzo de 2011

Charly y Eloy


De mi etapa de can en pelea de perros me ha quedado el sabor metálico de la sangre y un profundo respeto por los amigos y rivales que se han jugado conmigo la arena del campo de batalla. Es duro estar aquí, muy duro.

El paso del tiempo, que tanto escozor me producía hace apenas año y medio, cuando el reloj marcaba mi medio siglo de vida, me resulta hoy un bálsamo que destila aromas de trofeo. Supongo que es lo que tiene hacerse viejo a la vieja usanza, valga el artificio cacofónico. En definitiva: noto que me voy destilando a bueno mientras las heridas y los posos amargos se alejan de mí depositándose en un fondo de barril cada vez más difuso, que las menudencias me importan cada vez menos, que cada vez soy mejor persona a mi manera y que valoro como nunca he valorado aquello de sentirme tibio y arropado aunque sea en la distancia.

domingo, 6 de marzo de 2011

Espectáculo... eres tú


A los compañeros se les debe un respeto, pero el viernes llamaba Cavallino a Silvo en el blog de éste último y aquí estoy, dispuesto a lavar mis culpas intentando restañar el tonto agravio cometido sobre dos personas a las que aprecio y a las que suelo leer a hurtadillas en mis rondas nocturnas aunque no deje migas de mi paso.

Gracias a la generosidad de Silvo mi desliz ha pasado totalmente desapercibido, pero, y aquí viene lo bueno, el asunto no deja de ser un síntoma más de la vorágine en la que nos vemos envueltos en esto que llaman la red de redes. Y el caso es que él (Silvo), ella (Cavallino), y yo mismo, formamos parte de la misma locura, y creo sinceramente que lo llevamos bastante bien a pesar de que en lo que respecta a la F1 observemos lo que acontece en su interior desde perspectivas disparatadamente separadas en el tiempo.

jueves, 3 de marzo de 2011

Leyenda urbana


En el momento de escribir estas líneas se sigue aplicando nuestro particular catecismo a la hora de afirmar que un buen monoplaza de F1 sólo puede salir de la mente y manos de un ingeniero británico. Así las cosas, con Adrian Newey en el escenario la norma no escrita que siguen a pie juntillas nuestros gurúes, contempla unicamente la posibilidad de copiar descaradamente el ideario expuesto en sus vehículos por el mago de Red Bull.

Sin embargo, me temo, este año nos vamos a ver obligados a replantear algunos pilares de nuestro acervo, porque McLaren y Mercedes (la primera con ingenieros ingleses en sus filas) han tratado de clonar las soluciones principales que convirtieron el RB6 en un coche imbatible sobre la pista, pifiándola estrepitosamente.

martes, 1 de marzo de 2011

El gato triste y azul [CSI N.Y.]


Como corresponde a cualquier heredero de todo un señor campeón del mundo, al RB7 lo mirábamos nada más verlo con absoluto arrobamiento por dicernir si traía nueva magia consigo o si por el contrario, era consecuente con el RB6.

El día de la presentación lo veíamos por fin, y los escapes aparecían claramente dispuestos y a la vista de todos, sin pegatinas, vamos. La fotografía que va en unas líneas después muestra uno de ellos, y la siguiente, la configuración definitiva que ha originado ríos de tinta, toda vez que por arte de magia los escapes dejaban de estar donde estaban al principio, y parecían estar debajo del fondo plano o en su caso, encastrados en él.