lunes, 19 de agosto de 2013

El alma


Los cambios significativos propuestos para el año que viene se van a quedar en nada, como si lo viéramos. Mucho ruido y pocas nueces, eso es lo que vamos a tener. Una sustitución de propulsores que va a devolver a las marcas a la palestra porque la Fórmula 1 sin ellas viene a ser como una ensalada monotema de lechuga; dos o tres años de modificaciones hasta que todo quede igualito que ahora y donde decimos atmosférico diremos turbo porque la aerodinámica, ese atajo impertinente que a día de hoy resulta ineludible para la viabilidad del negocio, seguirá ahí, donde lleva años instalado, ramplonizando los conceptos, haciendo de los matices virtud, aniquilando la creatividad, imponiendo su ley a fuego y hierro.

Espero poco del año que viene porque llevo tiempo escaldado con las revoluciones de salón a las que nos tiene acostumbrados la FIA. Sin ir más lejos, Mercedes AMG proponía recientemente un aumento del volumen de los neumáticos traseros y se ha encontrado con el enésimo cerrojo de ese medio campo federativo que no pasa ni una con tal de que todo parezca cambiar para que en el fondo, no cambie absolutamente nada.

A Bernie le preocupa que el sonido de los nuevos motores no satisfaga el fino paladar de los aficionados que van a los circuitos —cuatro gatos, admitámoslo—, cuando orina día sí y día también en la tradición que hizo de los rugidos de las máquinas el emblema más reconocible de todo esto. Pero no quiero parecer un cascarrabias, al canoso brujo de Blancanieves le quita el sueño que alguien se desmande y decida salirse de la foto pidiendo en vez de manzana envenenada, plátano como complemento nutritivo. Tampoco es que haya problema, al menos demasiado, pues de que se elija el postre adecuado se encarga el brazo armado del británico, esa oscura entente que dirige nominalmente Jean Todt y que se afana en que todos los comensales prueben el plato único previo ajuste a un reglamento que huele a podrido de lejos.

Pero como decía más arriba, no quiero parecer un abuelo cebolleta ni nada parecido. Por fortuna creo más en los pilotos que en las escuderías y sus departamentos de diseño y en consecuencia, pienso en el hombre como elemento definitorio, y eso, siendo consciente de que incluso en ésto, el ser humano ha ido perdiendo fuelle mientras los puntos de aerodinámica ganaban enteros.

Pero sí, por sintetizar tengo que decir que sigo pensando que por encima de tejemanejes y proyectos puestos en pista a base de hilvanar matices, los tipos que cojen el volante son la salsa de la Fórmula 1. Independientemente de si rugen mucho o poco los nuevos propulsores, de si Pirelli nos la sigue jugando un año más, seguiremos siguiendo a Sebastian, Kimi, Lewis o Fernando, porque ellos en cada carrera, son los santos a los que se encomienda incluso Bernie para que el tinglado se sostenga.

Cerebro y manos durante una hora y media o dos si las cosas van lentas, hechiceros en todo caso sobre los que se levanta el andamio de tanta tontería. Agentes libres a los que sólo puede destruir Charlie Whiting con sus drive-through o esa modalidad perversa de cadalso postergado que se denomina vulgarmente lo estudiaremos después de la prueba. Magos en todo caso a los que no controla ni su padre, avatares de lo que desea el de Suffolk en sus sueños húmedos, porque son los que atraen a los pocos que deciden comprar una entrada o tragar toneladas de publicidad para ver desde el televisor algo que se parece de lejos a lo que había antes, mucho antes que ahora, cuando los motores rugían y todo. Peones en todo caso tan imprescindibles como esa sensación que planea sobre nosotros y nos advierte de que todo está controlado cuando en la Fórmula 1 resulta palpable que reina el caos. 

Espero poco o nada de 2014 y sus revoluciones, pero sigo soñando con que Vettel se corone como tretacampeón del mundo sobre un E-22 de Lotus, que Kimi logre su segundo entorchado a bordo de un Ferrari T14 Montezemolo, o ya puestos, que Fernando nos regale una temporada épica sobre un MP4/29 que emule al inigualable MP4/4 de 1998.

Los coches necesitan alma más que ruido, y quienes se la ponen son los pilotos. Eso no cambia ni cambiará jamás.

6 comentarios:

Aficionando dijo...

¿Alguien me acepta la apuesta de que Webber estará, de nuevo, lejos de Vettel en la clasificación?
Espero, no obstante, equivocarme, porque nada me gustaría más que ver que Webber es capaz de poner los huevos sobre la mesa.

C A B Y A S dijo...

Yo t la acepto

Aficionando dijo...

Cachondo...

Aficionando dijo...

Pero en carrera, sí. Un mundo le ha sacado el alemán de culo fofo al australiano.

Aficionando dijo...

Por cierto, Webber se bajó cabreadísimo del coche, pero no sé por qué razón. No he leído declaraciones suyas. ¿Alguien sabe algo?

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas tardes y a toro pasado XDDD

Yo también la habría aceptado, Carlos XDDDD

Y en cuanto al cabreo, sigo indagando, a ver si a lo largo d emañana sabemos algo más :P

Un abrazote a todos ;)

Jose