miércoles, 29 de marzo de 2017

Limpiando el aura


Llevamos días con atmósfera tensa y el manantial sagrado no está ayudando a aliviarla. 

La madre de todas las fuentes, la prensa de todas las prensas, ha decidido alabar a Fernando Alonso ahora que aparentemente no supone ninguna amenaza, y si los british dicen lo que dicen lo normal es que la gente, aquí, se venga arriba y acabe subiéndose a la parra. Qué queréis que os diga, el día que escuche o lea a Johnny Herbert pedir disculpas por haber soliciado que el Nano se retirara, a lo mejor me lo creo y todo, mientras tanto, permitidme que me sorprenda de que todavía haya quien no entiende cómo se manifiestan las nubes negras en el horizonte.

martes, 28 de marzo de 2017

Stall!


Llevo levantado desde las cinco y cuarto de la mañana y lo último que me apetecía a estas horas era explicaros algo que no se está explicando, pero como en determinados momentos esto hace de servicio público, no quiero dejaros con la sensación de que estáis huérfanos porque no haya nadie haciendo guardia.

Vamos a ello, y esta vez, si me lo permitís, brindando con estas letras por mis buenos y grandísimos amigos doctores en medicina. ¿Qué supone el cansancio si se puede ayudar a alguien a conciliar el sueño...?

Herr Mariscal Sebastian


Ahora llega el tonto de turno y escribe en los comentarios a esta entrada, que este es el típico texto que publico para hacerme pasar por lo que no soy, como si el grueso del material que alimenta esta bitácora no consistiese en eso mismo. 

Fabular es todo un arte que se aprende construyendo fábulas, fundamentalmente. Si lo haces una vez al día o a la semana, corres el riesgo de no aprender a fabular nunca, y si tu actividad se circunscribe a ir de bloguero por la vida escribiendo muy de vez en cuando, o dejando que escriban por ti, jamás llegarás a ser un Jonathan Noble o un Andrew Benson, por ejemplo. 

lunes, 27 de marzo de 2017

Confianza


Hoy todo es más fácil. Cuando algunos planteábamos dudas en 2014, lo sencillo era decir lo contrario. Todo el mundo opinaba igual: Hamilton dominaba a Rosberg, Nico era un nenaza que no sabía encarar a Lewis... Los potitos ganaban por goleada a los buenos cocidos hechos a fuego lento.

El de Tewin es un extraordinario piloto al que le sobran la mayoría de chorradas que lo rodean, incluso las reiteradas justificaciones sobre su actitud en pista: farrucona, desleal con el compañero, injustificable demasiadas veces por excesivamente agresiva. 

domingo, 26 de marzo de 2017

Informe de daños [Australia]


Ya mencioné en su día que no pretendo salvarle la vida a nadie ni mucho menos quitarle la ilusión de inmolarse por una causa perdida, al fin y al cabo, ¿qué sería de nosotros sin un ataúd donde dormir como el que usaba Sarita Bernhardt...?

McLaren va como va y no es cuestión de afirmar lo contrario, no obstante, el progreso entre los pasados test de pretemporada y la primera carrera del calendario es más que evidente, ya que Stoffel concluía el recorrido total aunque a dos vueltas de la cabeza, y Fernando sufría un problema con la suspensión que le obligaba a abandonar con vuelta perdida a seis giros de la bandera de cuadros. 

Precaución, amigo conductor


Tengo que confesar, por un lado, que el Gran Premio de Australia me ha entretenido, aunque no tanto como esperaba, y por otro, que al final de todo me ha quedado un sabor agridulce porque, entiendo, Pirelli nos ha vuelto a someter a una cura de humildad.

La carrera ha gozado de todos los ingredientes exigibles a un espectáculo, pero con una estrategia dominante a una sola parada, el abanico de posibilidades se ha reducido tantísimo que buena parte de la prueba la realización se ha concentrado en alicientes menores, pasando olímpicamente de lo que sucedía en cabeza, olvidándose de Sebastian Vettel y, obviamente, trasladando al respetable la sensación de que todo el pescado estaba vendido desde que el alemán superaba a Lewis Hamilton porque éste ha tenido que entrar a garajes a cambiar gomas.

sábado, 25 de marzo de 2017

Alice In Wonderland


No hago crónicas, así que olvidaros de que me salga una sobre la calificación de Australia. Este blog está lleno de cosas técnicas explicadas a los muggles, y otras, arcanas, en las que muy pocos creían hasta que no pudieron meter sus dedos en la herida, como Santo Tomás. He hecho preludios, pronósticos, prolegómenos, he dado claves y, por supuesto, hice crónicas. Pero desde 2015 me puse en que no volvía a pecar.

Entiendo que somos mayorcitos y hay abundancia de vídeos e información relativa a las diferentes fases de un Gran Premio como para que venga yo a hacer de gurú o ponerme serio, con tal de presuponer que necesitáis que os narre lo que ha sucedido y habéis visto con vuestro propios ojos. Así que dejémoslo en que escribo a diario, o casi, para que me necesitéis lo justito.