jueves, 7 de noviembre de 2013

¿Qué fue lo que pasó? [Yas Marina]


Confieso que me resulta algo extraño escribir sobre una carrera en la misma semana en que se ha celebrado, pero tras meses de ir muy a remolque de la actualidad rellenando los huecos que iban dejando las pruebas en este blog, por fin la etiqueta «2013 Temporada» responde a lo que se espera de ella.

En fin, toca hablar del Gran Premio de Abu Dhabi, decimoséptima cita del calendario muy descafeinada porque desde India, todo o casi todo el pescado está vendido con el cuarto mundial consecutivo de Sebastian Vettel y Red Bull. Sí, quedaban por ahí los segundos puestos en el campeonato de pilotos y marcas, pero reconozcámoslo, como excusa para sentarse ante el televisor resulta a estas alturas bastante endeble.

Así las cosas, Abu Dhabi prometía cierto interés desde que Webber obtuviera la pole el sábado, pero éste se desvanecía en cuanto el semáforo se ponía en verde. El aussie y Sebastian arrancaban mal (peor el primero que el segundo), de forma que el alemán de Milton Keynes tomaba la delantera con algo de esfuerzo mientras Mark cedía ante Nico Rosberg, viendo además, cómo Hamilton y Grosjean asediaban su tercera posición.

Sin embargo, el primer giro nos iba a deparar la primera sorpresa de la jornada, ya que Kimi Raikkonen, quien partía desde la última plaza por penalización (el fondo plano de su E21 resultó después de calificación más flexible que lo recomendado), rompía su suspensión delantera derecha en un toque con el Caterham de Van Der Garde, a cuenta del cual abandonaba, dejando así la lucha por el segundo puesto en la tabla de conductores a Lewis y a Fernando, al menos de momento.

Fuera como fuese, Sebastian Vettel había comenzado a dominar la carrera a su estilo, sin contestación, vamos, lo que a la postre supondría que la cabeza de la prueba perdiera interés incluso para la realización del Gran Premio (algún día habrá que hablar de nuevo de este lado oscuro que ofrece el espectáculo de los cogieron), y que el aliciente se trasladara a las plazas medianeras, donde sin lugar a dudas estaba destacando Felipe Massa por su rocosa defensa frente a hoy por hoy colega de armas, el asturiano de Ferrari, piloto que tras una desastrosa calificación se tenía que conformar con esperar su oportunidad para superar al paulista en un circuito, Yas Marina, donde a pesar de los pesares, adelantar resulta bastante costoso.

Pasaban las vueltas, comenzaban los primeros pasos por garajes, pero el escenario apenas cambiaba. Delante, Vettel, Webber, Rosberg y Grosjean prácticamente desde el giro 21 hasta el final, salvo durante el consabido cambio de posiciones que se iba a originar en el segundo cambio de gomas. No obstante, para esos instantes, Felipe seguía erre que erre con su contumaz defensa de posición ante Fernando, cuestión que le llevaría a protagonizar uno de los adelantamientos más bonitos de la prueba, con Hamilton como víctima. El otro tardaría todavía en llegar y lo firmaría el Nano, quien no iba a reparar gastos para alcanzar la quinta plaza ya que Romain, en la cuarta, era a todas luces inasequible.

Y llegamos al giro 45 y Fernando entra a boxes para realizar su segundo cambio de compuestos, y en su salida están llegando Vergne y Massa, por este orden, y el de Oviedo aprieta los dientes y se pone en pista con el acelerador a fondo... Bueno, os ahorro los detalles porque ha sido la escena más vista del Gran Premio de Abu Dhabi ya que Alonso acabaría en el hospital por la noche, debido a que a resultas del lance había soportado un golpe vertical tasado en 15G que por fortuna no tuvo consecuencias y que por supuesto, no le impediría terminar quinto, asegurándose así la posesión momentánea del subcampeonato.

Sebastian Vettel triunfaba otra vez. Le acompañaban en el podio Mark Webber y Nico Rosberg. Romain Grosjean firmaba de nuevo una estupenda carrera, terminando cuarto. Fernando Alonso, como hemos comentado, acababa quinto, seguido por Paul Di Resta y Lewis Hamilton. Felipe Massa finalizaba octavo responsabilizando a su equipo de su pobre resultado. Sergio Pérez era nono, y cerrando el reparto de puntos, aparecía Adrian Sutil.

¿Qué fue lo que pasó? Eso mismo me digo yo. Os leo.

2 comentarios:

Jose Vela dijo...

La verdad es que desde la vuelta 5 deje de acordarme quien estaba primero..
Pero claro todos los demas no trabajan bien excepto el Sevastian claro asta un segundo por vuelta a su propio compañero ..............

Ángel Rodríguez dijo...

Yo creo que el adelantamiento más bonito fue el de Alonso a Hulkemberg en la chicane antes de la 1° zona de DRS, o el de este último a los dos Toro Rossos