jueves, 6 de octubre de 2011

¡Abracadabra!


Comentan los ingleses que Byrne ha visitado Maranello para decir a la gente de Ferrari que son unos perfectos inútiles, y me asalta la duda de si se puede echar tanto de menos a Aldo Costa ahora que el italiano se nos ha ido a Mercedes y en la sede de La Scuderia se toma té a las cinco de la tarde, como manda la ortodoxia isleña.

Avezado vagabundo de fronteras, acostumbrado a discriminar entre la hierba el aroma de la boñiga y la madreselva, bajo la falda del reino sacrosanto de los bulos que bendicen los cielos cuando hay poco de qué hablar, intuyo a una deidad bárbara levantando su cayado para abrir las aguas bajo sus pies, como hiciera el hebreo Moisés, y bendecir después la corona de la excelencia británica mientras escupe a los cuatro vientos mil maldiciones sobre el enemigo eterno que serán recogidas por los que nunca han entendido una palabra de magia.

¡Forza, forza, Ferrari. Madre añosa que tiñes tus canas sin olvidar a los que como yo seguimos acariciando entregados tus arrugas, con dedos trémulos de niño que teme y confía porque no le queda otra; que espera embelesado un milagro que ha quedado eternamente postergado en el tiempo pero que aún es posible; que cree como creyeron aquellos, que bajo los adoquines de las calles de un París que caminaba hacia los setenta del siglo pasado entre revueltas, había una playa por la que merecía la pena luchar; porque es consciente de que el ser humano, sin esperanza, se convierte en una miserable estación de tránsito en mitad de la madrugada! 

¡Forza, Fernando. Eres nuestro padawan y jamás caminarás solo, como el Liverpool de Clive Owen!

Reniego instintivamente de cualquier mundo que carezca de aristas, llano, uniforme, perfecto, donde la épica haya perdido su sentido natural porque no existen muros que derribar. Por tanto, aspiro indecentemente a que la imaginación llegue algún día al poder, a que el horizonte se tiña de una maldita vez de rosa, y a que en Japón lo haga de rosso este próximo domingo, porque mi ilusión es irrenunciable y quien la pise se expone a escuchar el estampido de mi fusil como rugió en Wounded Knee.

¡Abracadabra!

9 comentarios:

J. Arce dijo...

Alonso no caminará solo porque tiene a todo el equipo detrás menos a su compañero de pista. Este sí que le ha dejado solo. Con esta formación sería una proeza que Ferrari ganase el título de marcas.

Martín Herzog dijo...

Grande Orroe. Bonito, muy bonito.

saludos

csm dijo...

¿Cómo se escribe una crónica de F1 que, al leerla, se convierta en poesía?
"avrah kahdabra " !!! XD.
Me uno a tu noble aspiración indecente!.
Un besote

Midori dijo...

"Seamos realistas pidamos lo imposible"...

Anónimo dijo...

Precioso.

¡¡¡ Abracadabra !!!

Un besote.

Susana

seeyouinthenextlife dijo...

Toda una Oda....

Anónimo dijo...

Y la magia se hizo ........ o casi.

¡¡Pitoniso Orroe!!

¡¡Soberbio!!

Un saludo.

Pepe

Interlagos dijo...

Felicidades maestro. Lo de hoy sabe a victoria y tú la viste antes que nadie!

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenos días.

Arce ;) Me acabo de bajar el Paso de Raticossa ;) Y en cuanto al asunto, creo que Felipe ha marcado realmente dónde estaba el 150th. Si el coche del año que viene sale bueno, el brasileño puede sumar más que restar :)

Martín ;) Se agradece, sí señor ;)

Concha ;) XDDDDDD ¡Avrah Kahdabra! XDDDDD

Midori ;) Sí señor, el grito de guerra del 68 viene de perlas ;)

Susana ;) Otro besote de vuelta ;)

Seeyouinthenextlife ;) Gracias, compañero ;)

Pepe ;) Casi, casi lo conseguimos ;)

Interlagos ;) Aún queda tiempo para alguna sorpresa, así que seguiremos cruzando los dedos y soñando un poco ;)

Un abrazote

Jose