lunes, 20 de diciembre de 2010

El croupier


La alegría desatada a cuenta de lo sucedido esta temporada que acabamos de cerrar me está dejando un poco perplejo.

Gracias a Dios lo dejé escrito: «Llevo tres temporadas consecutivas que siento que cuando ha terminado todo me han tomado el pelo.» Y me reafirmo hoy que han comenzado a surgir voces discordantes al respecto del sentir general.

Sí, un mes largo después de que terminara todo sigo ratificándome en aquella afirmación porque no me puede parecer buena una sesión marcada por la falta de profesionalismo de Bridgestone, por la arbitrariedad de la FIA, por la inclusión en el calendario de algunos Grandes Premios que no merecen tal apelativo, y por la inoperancia de unos reglamentos deportivo y técnico anegados de agujeros negros y atajos, por no mencionar el hastío que produce que una información que nos llega sesgada o con cuentagotas llene todo del tradicional, excesivo y detestable ruido de fondo que ayuda a cualquier cosa menos a confeccionar un sólido criterio que nos ayude a entender realmente la F1.

No, 2010 no me ha parecido una buena temporada aunque ha estado entretenida, no voy a negarlo.

Comparada con las inmediatamente anteriores, por ejemplo, ha resultado un oasis en mitad del desierto de mediocridad al que veníamos estando acostumbrados, lo reconozco, y emparejándola con aquellas monocromáticas que dieron a Schumacher tanto relumbrón, podría pasar incluso por electrizante, pero ello no impide que tenga la sensación de que en el mejor de los casos hemos bajado tanto el listón de nuestras expectativas que nos conformamos con cualquier cosa mientras nuestro paladar sigue perdiendo papilas gustativas a velocidad de crucero.

Desde finales de los 90 del siglo pasado, más o menos, hasta nuestros días, también más o menos, la FIA y la FOM vienen buscando de forma impenitente el espectáculo sobre la pista, recurriendo incluso a sacar conejos de la chistera si la ocasión lo aconseja, pero sin solucionar los problemas de fondo, por lo que sospecho que no tienen ninguna intención de resolverlos ya que el modelo impuesto funciona de perlas, sobre todo para sus bolsillos.

No nos engañemos, tal y como están las cosas no disfrutamos de un deporte donde deberían medirse hombres y máquinas en igualdad de condiciones, ni siquiera asistimos a una competición que busca destilar lo mejor de lo humano o lo técnico, sino que estamos ante una lotería gigantesca donde lo único importante es la venta de boletos y participaciones.

Este año ha vuelto a ganar la banca. La sensación de euforia que nos embarga sólo viene a ratificar que el croupier ha andado más fino que de costumbre, no que la baraja esté menos amañada que antes.

Otro día me despacho a gusto, por hoy lo dejo.

8 comentarios:

pulguitaatodogas dijo...

Es curiosa la sintonía, porque mi post tarta de la misma emoción desde un punto de vista diferente: es verdad que ha sido un año emocionante, pero no por las acciones deportivas sino por las extradeportivas, por los errores, los safetys, la lluvia que viene y va, los accidentes o las roturas técnicas.
Para el 2011 se nos anuncian algunos parches que no van a arreglar, ni de lejos, la situación.
Así que podemos irnos preparando a otro año de somnolientas carreras sólo animadas por la voz estridente del locutor cuando algo excepcional ocurra.

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Orroe,
Estoy totalmente de acuerdo que nos están imponiendo una F1 que se parece más a cualquier cosa menos a F1 autentica. Pero somos nosotros los culpables de eso cuando pedimos que haya igualdad suprema en los coches (olvidando que la diferencia es la única forma de que hayan adelantamientos), cuando dejamos que nos quiten carreras en Europa y se las lleven a cualquier sitio que le pague bien a Mr. E., cuando permitimos que unos gestores se adueñen de todo por cien años sin levantar estupor. Ese conformismo (tanto dentro como fuera) es el que hará desaparecer la F1.
Saudos

seeyouinthenextlife dijo...

Se debería llamar a la competición de Bernie Formula Mierda 1, estoy deseando que termine el Pacto de la Concordia para que se den de hostias y palos, asi de una vez por todas las grandes marcas junto con las que quieran unirse hagan un campeonato paralelo sin usar el nombre F1 y que no jodan con las limitaciones y todo eso que tanto nos jode a los aficionados.

Un saludo.

Orroe dijo...

Buenos días ;)

Jose Luis ;) Se sigue manteniendo un modelo de calendario que no favorece la competición: abundancia de circuitos previsibles y monótonos o simples ratoneras, y lo decía Horner al comienzo de la temporada: así no hay forma ;)

Yo desde luego que me divierto, y este 2010 ha estado razonablemente bien, pero de ahí a decir que casi ha sido la bomba como que no :P Sobra Charlie, la sombra idiota de la FIA, la cara o cruz del agua o la oscuridad en según qué sitios... demasiadas cosas que SI se podrían solucionar antes de meter mano una y otra vez a los coches.

Primo de anónimo ;) Yo no me siento culpable, que conste XDDDDDDDDDD No pido igualdad en los monoplazas, pero sí igualdad de condiciones para todos: normas claras y campo suficiente para desenvolverse con tranquilidad. Sigo siendo optimista ;)

Un abrazote

Jose

Orroe dijo...

Seeyouinthenextlife ;) Disculpa, te he saltado :P

He leído por encima lo que nos viene para el año próximo y me suena a la supuesta revolución de 2009 :P XDDDDDD ¡Dios, lo que nos queda por sufrir! XDDDDDDDDDDDDDDD

Un abrazote, compañero ;)

Jose

csm dijo...

Josetxu ;)
¡Ya era hora! ¿eh? XDDDDD,ya te vale XDDD.
Pues es muy cierto lo que dices. Me pregunto qué habría sido de este año (¡hola antialonsistas!)si no hubiéramos tenido la emoción de ver pelear a Fernando hasta el último minuto por el título, porque...seamos sinceros, toda la temporada he estado notando en el ambiente un cierto aire indolente, de falta de contenidos, de falta de entusiasmo en todos los ámbitos: los blogs, los comentaristas, los aficionados...este año en que precisamente había (o parecía haber más alicientes) y me da la sensación que le ha faltado mucha garra. Demasiado previsible.
¡Más madera! XDD
Un besote

J-CAR dijo...

Para tener un campeón digno antes hay que tener un campeonato digno. Y el caso es que tienen entre manos una materia prima de excepcional calidad pero de tanto sobarla al final no saben si están haciendo una tetera o una bacineta.
Sobre Mr. Wit-thing, que se sepa, en 2009 le llamaron la atención por lo del doble difusor (es el encargado de redactar los reglamentos) y este año por la posición de Felipe en la parrilla de Spa (es el juez de salida) y en otra ocasión que a estas horas no consigo recordar. Aun así no creo que nos libremos de sus bromas.
¡Saludos al anfitrión y a los invitados!

Orroe dijo...

Buenas y navideñas tardes.

Concha ;) Ando con el A10 dale que dale XDDDDDDD Sí, si quitamos a Fernando de la ecuación 2010 se queda en muy poquito :P

J-Car ;) «Para tener un campeón digno antes hay que tener un campeonato digno.» ¡Joder que bien lo has sintetizado! Me apunto ;)

Un abrazote

Jose