domingo, 26 de marzo de 2017

Precaución, amigo conductor


Tengo que confesar, por un lado, que el Gran Premio de Australia me ha entretenido, aunque no tanto como esperaba, y por otro, que al final de todo me ha quedado un sabor agridulce porque, entiendo, Pirelli nos ha vuelto a someter a una cura de humildad.

La carrera ha gozado de todos los ingredientes exigibles a un espectáculo, pero con una estrategia dominante a una sola parada, el abanico de posibilidades se ha reducido tantísimo que buena parte de la prueba la realización se ha concentrado en alicientes menores, pasando olímpicamente de lo que sucedía en cabeza, olvidándose de Sebastian Vettel y, obviamente, trasladando al respetable la sensación de que todo el pescado estaba vendido desde que el alemán superaba a Lewis Hamilton porque éste ha tenido que entrar a garajes a cambiar gomas.

Que Fernando Alonso haya sido capaz de sostener a Esteban Ocon durante más de veinte vueltas nos da la medida de lo poco que ha hecho por la alegría la normativa 2017.

El McLaren aguantaba seguramente porque el asturiano sigue siendo un hueso duro de roer incluso sobre un tractor, pero ¡por Dios!, ¡el francés de Force India va montado sobre un coche que disfruta de la mejor unidad de potencia de la parrilla! El VJM10 no es puntero pero tiene capacidad de sobra como haber dado cuenta del MCL32 sin esperar a que éste flaqueara, y si en pista resultaba complicado, por la razón que fuese, la de Silverstone, de haber tenido posibilidad, debería haberlo intentado alterando la estrategia...

Y aquí está el quid, porque ni Ocon detrás ni Hamilton delante han gozado de una oportunidad real de alterar sus posiciones en pista mediante estrategia. Era demasiado arriesgado.

Podríamos echar el ratito, o el ratazo, discutiendo sobre si es muy normal que en una prueba de 57 vueltas, con mayor carga aerodinámica y mayor drag, el compuesto denominado «ultrablando» haya sido capaz de durar 34 giros y el «blando» 46.

Así que por salud mental no vamos a preguntar para cuántos Grandes Premios daría un neumático «duro», ni mucho menos, por qué se le consiente a la milanesa incidir tan negativamente en la competición, y a cambio, vamos a celebrar que seguimos vivos, que los coches son más bonitos y meten más ruido que antes, que Max Verstappen, aunque se le haya notado incómodo en algunos momentos sigue yendo a por todas, quizás porque es todavía un crío, o sencillamente porque si no existiese habría que inventarlo.

Y por supuesto, no nos vamos a olvidar de Sebastian. Me habría gustado verle en un auténtico mano a mano con Lewis, pero puesto que a nadie le amarga un dulce, me contento con que Ferrari lo haya hecho mejor que Mercedes AMG en Melbourne, y con que Vettel haya gestionado impecablemente la carrera para dar a Maranello su primera victoria de este año. Porque es la primera, lo que nos pone en que si Pirelli nos deja, habrá más oportunidades para que siete campeonatos del mundo diriman sus diferencias en pista como se hacía antes: con todo.

Os leo.

8 comentarios:

iñaki dijo...

Ojalá lo visto hoy no sea un espejismo y el "Señor Lobo " no o esté jugando con nosotros. Pocas conclusiones se pueden sacar de cara a la próxima carrera.

Anónimo dijo...

Pues para mi ha sido teatro al más puro estilo WWF Mercedes "se ha dejado" ganar en pro de espectáculo. Quizás me equivoque y la ayuda de la FIA con el tema de las suspensiones haya surtido efecto. Ya se verá, en cualquier caso enhorabuena por la victoria de Vettel.

Un abrazote

Pablo Aranda dijo...

La carrera me ha gustado pero tienes razón en el tema de las gomas. Creo que con unas gomas MUCHÍSIMO más blandas la emoción de las carreras de incrementaría bastante. Esperemos a ver cómo se desarrollan el resto de carreras. Un abrazo y Forza Ferrari!!

GRING dijo...

Definitivamente tengo un problema grave con la emoción que me provoca este deporte, si comparo con otras opiniones.Mi conclusión es que el problema de disfrutar de estas carreras está dentro de mi cabeza. Me ha parecido un espectáculo tan pobre que no volveré a ver más carreras en mucho tiempo. Que sólo me parezca interesante la salida, que el vencedor se decida en un cambio de neumáticos (¡UB y SB! a ver para cuando los megablandos e hiperblandos), que las diferencias entre los participantes del desfile sea de varios segundos, sin batallas cuerpo a cuerpo en igualdad entre nadie, etc. Luego veo la carrera de MotoGP, que no ha sido especialmente espectacular en materia de adelantamientos, típico de Losail, con igualdad entre motos de distinta marca, con importancia máxima del pilotaje,... Lo dejo durante un tiempo porque me he aburrido mucho y no espero que nada cambie (lluvia aparte)
Saludos!

chema dijo...

Grandiosa arrancada de Ferrari y Seb, si esto se confirma en China se puede soñar con poner en jaque a Mercedes.

Víctor Antonio López dijo...

¿Quieren ver carreras entretenidas, con muchos cambios y adelantamientos, cambios en la punta y que dependan de la habilidad de los pilotos?
Miren la IndyCar.

Anónimo dijo...

Si analizas las únicas virtudes de Vettel verás que encajan en lo sucedido en la carrera.Rápido a una vuelta,seguramente el que más,como también es el más veloz de la parrilla con el coche cargado(algo que volvió a remarcar De la Rosa no hace mucho),de hecho y pese a un coche irreconocible para él,a Ricciardo siempre lo dejaba atrás en las primeras vueltas.Esto viene a significar que el coche le va como un guante y le permite ser ese velocirraptor inalcanzable cuando tiene aire limpio,evita las montoneras y controla la carrera.Fue verlo ponerse primero y resignarme a que ganaría salvo avería.El sábado Hamilton reconoció haber fallado en las curvas 11 y 12 y pese eso se sacó una pole de 3 décimas,pero la diferencia entre coches real a una vuelta es de medio segundo.A diferencia del año pasado,el alemán regló el coche para la clasificación y esa es la prueba de que se siente cómodo.Además sonreía porque sabe que su media de reacción en las salidas está entre las mejores de la parrilla y es muy superior a la de Lewis salga donde salga,así que si tenemos en cuenta esos factores iniciales ahí vemos la razón de porqué pese a las posibles vibraciones tras el inglés,tuvo un ritmo superior al de Hamilton al principio y también al final.Australia es un circuito muy Hamilton y muy Vettel,ambos rápidos en las curvas lentas más que en las rápidas,y si a ellos sumamos que Ferrari ha mejorado este año precissmente en las rápidas tenemos un coche-piloto bien compenetrados.Los sábados serán de Mercedes porque medio segundo es mucho,pero si Hamilton falla como suele cuando le presionan,Vettel estará ahí para quitarle la pole y será donde Mercedes tiene que jugar la carta de Bottas,algo que la Scuderia no puede hacer con Kimi.Si a Vettel le quitas esa primera línea y RB se mete en la montonera la cosa se le pondrá cuesta arriba y no podrá explotar sus virtudes.Pero si consigue mantenerse entre Lewis y Bottas y ponerse líder del mundial tras la primera parte del campeonato,entonces creo que solo las averías podrían quitarle el título porque es mucho más fiable que Lewis y solvente bajo presión cuando coge la cabeza.Otra cosa es que Mercedes mejore y Ferrari no lo haga,entonces ese medio segundo serán ocho décimas y RB con un concepto nuevo por desarrollar podría llegar a superar la Scuderia ya en Europa.Queda mucho,pero esta victoria que la Scuderia le quitó el año pasado se la ha devuelto y me alegro por ello.

Anónimo dijo...

Degradación. Mercedes, por el motivo que sea, pulió los neumáticos anticipadamente.

Si ellos quieren, lo resolverán. Se han adaptado a todo estos últimos años, y al final resultan favorecidos.

Un poquito de espectáculo y diversidad no le viene mal a esta F1. El lobo, mientras aguarda a que la liebre se ponga en forma, nos entretiene con el caballo.