martes, 8 de enero de 2013

Don't feed the troll


Estaba escribiendo sobre la nobleza de los coches que ayudaron a levantar todo esto con su finura estética, pero toca cambiar de tercio y hablar de un tonto como la copa de un pino, que ha abierto la boca para refrescar nuestra memoria en el sentido de que la estulticia es consustancial al género humano y acostumbra a asomar las orejas cuando menos te lo esperas.

De manera que tenemos al señor Helmut Marko, el tonto de esta película, no hablando de Vettel ni de Fernando, como se insinúa en sus últimos comentarios, sino haciéndolo sobre sí mismo, para recordarnos que él es el mismísimo Victor Frankenstein, quien habiendo dado aliento a su criatura, necesita pasearla para que todos la veamos y acaso en el trance, comulguemos con su particular rueda de molino en la que nada cabe sin que él haya dado permiso.

Así, el tipejo se lía la manta a la cabeza para acusar al Nano de hacer política, cuando es él quien maneja cuatro coches en dos garajes distintos; quien dice cómo y cuándo deberán dejarse adelantar los de la escuela y el otro, el que siempre sale en la foto con cara de pupas; quien pone y quien quita; quien llora ante la FIA y se lamenta en verano de que Pirelli estuviera beneficiando a equipos menos solemnes que el suyo; quien nos explica a Sebastian; quien encumbra a Webber llenándolo de mierda; quien mandó cargar el revólver con el que en Toro Rosso se quitaron de enmedio a Sebastien Buemi y Jaime Alguersuari porque uno de ellos, o los dos, podía hacer sombra al baby de sus entretelas; y quien en definitiva, tras el GP de Alemania soltó aquello de «la sanción a Vettel fue como condenarlo a muerte por robar gallinas». ¡Pobrecico!

Marko podía ser digerible si sólo fuese soberbio, pero es rematadamente tonto, tanto como para arremeter contra el rival vencido, argumentando soplapolleces del estilo de que dijo a su equipo que si Red Bull no era capaz de dar un coche a la altura de Sebastian, para qué lo habían contratado... 

En qué quedamos, herr doktor, ¿es el monoplaza o es el chiquillo? No responda ahora, hágalo después de la publicidad, como diría el gran Julián Lago.

El caso es que ante la prueba del polígrafo, este tío, el asesor de la austriaca, saldría vivito y coleando, vamos, que se lo tiene creído como si fuese él y no Sebastian, el tricampeón más joven de la historia de nuestro deporte. Y es que sigo repitiendo que cuando habla no expone, sino que se abre en carne viva. Todo Helmut, todo Marko, todo su mundo, sus neuras, sus fantasmas, sus venganzas y sus deudas pendientes. Tanto es así que me pregunto si en algún tiempo lejano, cuando el de Graz era un piloto en activo y no un emponzoñado resentido, acaso pidió audiencia en Maranello y se la negaron, que ya se sabe que cuando te dan con la puerta en las narices guardas ese mal recuerdo para toda la vida, como una afrenta que necesita resarcimiento más allá de lo que da de sí la ídem de cualquier mortal.

Sea como fuere, Marko es un troll de pelo en pecho, y como manda la netiqueta, ante la presencia de uno de ellos lo que cabe es aplicar aquello del don't feed the troll. Así que con vuestro permiso, me comprometo a no mentar a este tiparraco en un tiempo largo salvo que medie ofensa, entre otras cosas porque considero a Vettel en lo que vale realmente y no en lo que este tonto de los cogieron se empeña en que creamos. Y porque como tantas veces llevo dicho, gentuza como él nos están impidiendo disfrutar del Sebastian que muchos intuimos, piloto del que no nos hace falta saber si lee periódicos o mata el rato en Internet, para entender de sobra que forma parte de esa élite con la que disfrutaremos los próximos años, porque con sus más y sus menos, el de Heppenheim conduce de cine aunque tenga por delante aprobar la asignatura de adelantar sin que el doctor Frankenstein diga dónde y cuándo.

Os leo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

ORROE, me has dado en todo el bebe, odio a helmut, de doctor tiene lo mismo que yo de barman, y ademas es un tio pedante, que no es que se lo tenga creido, es gilipotonto, de nuevo te has ganado un gallifante, doctor Orroe. ;-))

Amperimetro, uno de tus cuasiseguidores

Anónimo dijo...

Hola a todos,

Yo colgé mi comentario en la entrada de "lo que diga Pedro" porque no sabía cómo hacer pero me parecía poco saludable no llamarle tontolapicha al amigo Helmutito (ay, Les Luthiers, ¡Qué grandes!) pero, como siempre Jose, vas más allá y la entrada es la que se merece el pollo. ¡Anda y que le den!

Un saludo a todos,

ABB

jose maria B G dijo...

Que agustito te y nos has dejado don José...saludos

GRING dijo...

¿A que tiene razón Monte con lo de la tercera edad (aunque a el también le toca algo)?. ¡Qué guapos estaban algunos jubilados en su casa!

Anónimo dijo...

Es que hay que entender las cosas como lo que son, y lo que ha dicho Marko es un pedazo de halago a Alonso.
- Vettel concentrado 100% en la conducción.
- Alonso preocupándose por manipulaciones políticas
Y resulta que los jefes de equipo y la inmensa mayoría del mundillo eligen a Alonso como el mejor piloto de la temporada.
Vamos...que el día que Alonso se concentre de verdad en pilotar, va a dejar a Vettel a la altura del estiércol...

VivaMansell dijo...

Solo como información quién pidió sustituir a Jaime en RB fue el mago de la aerodinámica y no el ogro comeniños.

Por otra parte parece aventurado pensar que Jaime o Buemi pueden hacer sombra a Seb y Webber no, en tanto implica que son mejores pilotos.

Saludos!!!!

Anónimo dijo...

como dijo alguien ahí arriba, si Alonso sin concentrarse y con un coche peor se quedó a sólo 3 puntos de su niño, cuando se concentre...
la verdad es que subconscientemente ha dicho muchas más cosas que las que parecen, y él mismo ha admitido que su nene es inferior a Alonso, y bastante. Una de las cosas por lo dicho anteriormente, pero otra porqie dice que Vettel necesita un coche a su gusto y de los mejores o el mejor, ara ganar. Pero eso ya lo sabíamos y lo decíamos muchos todo el año. Que Marko lo admita ya no es tan normal xD . Pero lo que peor me pareció fue lo dicho a otro de sus pilotos, puesto que ha puesto de malo a Webber. Eso no se debería hacer bajo ningún concepto, pero por lo visto en red bull no ha sentado bien la actuación de Webber en Brasil y se lo hacen pagar

marta

Anónimo dijo...

Hola a todos,

Ha muerto Javier del Arco. Para los más o menos antiguos un tío al que envidiábamos por estar en la salsa de nuestra afición, por saber tanto y por hacerlo tan bien.

Una auténtica antítesis del troll esperpéntico de la entrada. ¡Qué perra es la vida, muchas veces, además!

Un saludo para Josefina, su mujer, compañera, apoyo en la enfermedad.

ABB