sábado, 22 de marzo de 2008

Meigas


Bonita clasificación la de Sepang, aunque me ha dejado un regusto amargo porque al parecer pocos pilotos de los que han copado los primeros puestos han quedado satisfechos, y eso que la cosa cumplía a la perfección con lo previsto: Ferrari en la primera línea, reivindicándose tras el desaguisado de Australia, y McLaren en la segunda.

Sin embargo, Kimi habría preferido ser primero pero ha quedado segundo. Massa, que ha conseguido la pole, parecía un invitado de piedra forzando la sonrisa en la rueda de prensa (¿qué drama llevará por dentro?), y el hijo de Anthony, siempre tan épico, se ha escudado en unas serie de circunstancias adversas para justificar que hoy no ha podido realizar un trabajo perfecto, quedándose a un paso de entrar en el trío puntero.

Kovalainen ha sido la excepción. Estaba más contento que unas pascuas repitiendo tercera plaza en la parrilla de salida. Su coche ha ido bien detrás de los Ferrari (que hoy estrenaban motor y parecían misiles), realizando una calificación bastante limpia al no haber encontrado ninguna de las circunstancias que han entorpecido a su compañero. A tenor de los resultados, podemos decir también que en Melbourne hizo los deberes cuidando el motor para su segunda carrera (lección aprendida en Renault), porque el del hijo de Anthony ha mostrado hoy cierta fatiga, y eso que el británico dijo el domingo pasado que en la prueba «pudo ir más rápido».

Por detrás, los BMW de Kubica y Heidfeld justo detrás del Toyota de Trulli que se ha alzado con la 5ª plaza. Cierran el cuadro Webber, Alonso y Glock.

Así que el Nano sale nono (perdonadme la gracieta), aunque técnicamente lo hace en 8º lugar, porque después del brutal accidente sufrido por Coulthard, Webber no va a arriesgar lo más mínimo sobre su Red Bull de papel de aluminio, y si llueve: menos…

...

Pues no (cosas del directo), al final Fernando sale 7º ya que a Kova y al hijo de Anthony les ha caído una sanción por entorpecer el tráfico en la Q3, que les relega al 8ª y 9º puestos respectivamente, con el problema añadido de que van a salir para un primer stint muy corto (como en Albert Park) y por ello sin apenas capacidad de reacción. Vamos, que técnicamente Fernando sale 6º por lo ya comentado, pero con muchas más posibilidades de acercarse a los primeros puestos.

Como quiera que sigo pensando que el R28 está mejor de lo que parece, y el asturiano se ha asegurado de tenerlo listo en caso de que llueva o para un primer ataque largo si el firme permanece seco (ha calificado con gomas duras, y muy cargado de gasolina), la carrera de mañana promete bastante más de lo esperado.

Primero, porque está por ver que los Ferrari sepan o puedan rematar la faena (sigo sin fiarme, lo siento). Segundo, porque los McLaren han perdido buena parte de sus posibilidades al salir ligeros de gasolina y desde unas posiciones malas para ellos, con gente como Alonso, Heidfeld y Kubica por delante, y con el riesgo de tener que adelantar a toda la parrilla en cuanto salgan de boxes alrededor de la vuelta número 20. Tercero, porque los Williams andan un poco lejos y los Red Bull se han visto obligados a bajar el pistón debido a la debilidad manifiesta de sus monoplazas. Cuarto, porque después de lo ocurrido en Melbourne los pilotos no van a jugársela ni en seco ni en mojado. Y quinto, porque parece que la prueba se va a disputar bajo la lluvia.

¿Meigas? ¡Haberlas, haylas!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis felicitaciones, Orroe. Estimulante visión, pero me gustaría preguntar de dónde sacas la información que manejas porque he visto la calificación y me he venido abajo.

Tu confianza en el coche de Alonso me parecía ilusoria cuando te leí, hasta que lo vi en Australia, y ahora me planteo que la información que nos dan es bastante pobre o tendente a buscar el morbo. Alonso no hace las cosas sin pensarlas y cada vez veo más cerca ese podio que firme que no se ha equivocado.

Por otro lado, tu análisis de lo que hará mañana Webber me ha dejado alucinado.

Sigue así, este es uno de los mejores blogs de motor que conozco y sigue creciendo en calidad y contenido.

Gracias

Orroe dijo...

Buenas tardes, Nikey ;)

Gracias por el apoyo, es siempre de agradecer.

Sobre de dónde saco mi información, debo contestarte que de donde podrías sacarla tú, ni más ni menos. Aunque reconozco que nuestros periodistas se preocupan más de otras cosas que de explicar el deporte, originando que algunos parezcamos diferentes al resto de los mortales, cuando no es cierto.

Así las cosas, la calificación consiste en la fase Q1 y Q2 en eliminar contrarios en la pista a la hora de la salida, cosa siempre beneficiosa para salir en buena posición.

La Q3 es diferente, los tiempos obtenidos en ella son siempre muy superiores a los logrados en las tandas anteriores. La razón no es otra que una vez eliminados la mayor parte de los obstáculos posibles (pilotos en pista) cada uno comienza la carrera en ese punto, en la Q3 (como recordaba el otro día otro contertulio: Anónimo), preparando la carrera en base a las posibilidades que se presentan en la fase de calificación.

Dicho esto, lo lógico cuando puedes alcanzar los primeros puestos, es ir descargado de gasolina, para aprovechar los primeros momentos de la carrera para volar, tratando de mantener la ventaja tras el primer pit stop.

Ferrari y McLaren están abonados a esta estrategia por razones obvias, aunque Kubica la utilizó en Melbourne para conseguir algo de «chance», y mi comentario sobre McLaren iba en la dirección de que cuando han molestado a Heidfeld y Alonso, rodaban lentos para ahorrar gasolina.

Así, es previsible que los primeros respostajes de Ferrari y McLaren se originen antes o alrededor de la vuelta 20.

Más atrás encontramos a Trulli. Mi intiución me dice que dado el buen resultado, también va a un stint corto, porque para que un Toyota vuele tiene que ir muy decargado. Veremos qué hace en carrera.

Caso diferente es el de los BMW, que al parecer han optado por alargar el primer stint para sorprender a sus oponentes, al estilo de lo que hizo Heidfeld en Albert Park y que dio muy buenos resultados.

Sobre lo de los Red Bull sólo puedo decirte que lo de Coulthard ha sido muy grave, y que como ya es la segunda vez que ocurre, en la escudería se habrán palpado la ropa. Los tiempos de hoy no han sido tan magníficos como los de Australia, e intuyo que por un lado se querrá cumplir con los patrocinadores y por otro salvaguardar a los pilotos, lo que nos pone en que o bien se retiran pronto, o bien bajan la presión sobre el acelerador para evitar sustos de mayor calibre.

En este orden de cosas, Webber no es Coulthard y se protegerá más que el escocés ;)

Como ves todo consiste en aplicar un poco de sentido común a las cifras y datos que nos aportan los expertos.

Sobre el R28... ya lo dije, tiene margen de evolución y Fernando sigue trabajando en el asunto. Su calificación ha sido todo lo buena que se le puede pedir a un coche cargado (él mismo ha reconocido que iba muy cargado de gasolina) y con gomas duras, y eso sólo puede responder a un primer ataque largo o a previsión de lluvia, y como la segunda opción es la más pausible, pues como que hay que estar esperanzados ;)

Un abrazo

Jose

Anónimo dijo...

Es una auténtica gozada, además de un ameno aprendizaje, leer los comentarios que tan desprendida y amorosamente nos deja. Mi reconocimiento y mis más sinceras felicitaciones, Sr. Orroe...
Un placer.

Orroe dijo...

Buenas noches, Anónimo ;)

Os agradezco una enormidad vuestro apoyo, porque me da ánimos para seguir compartiendo con vosotros cosas que me divierten y a las que a menudo no he dado la suficiente importancia, pero que a tenor de vuestros comentarios la cobran porque suponen que hago vuestro algo que podría perderse si siguiera siendo sólo mío.

Un abrazo

Jose

Avatar dijo...

Como siempre, un placer leer tan amena perspectiva de este deporte tan intenso e interesante. Estoy aprendiendo mogollón, pero lo que más me atrae es poner a prueba tus dotes de pitoniso. Que el Olimpo se haga eco de tu, siempre fundado, optimismo.

Un saludo!

Orroe dijo...

Hola, Omartxu ;)

Mis dotes de pitoniso no son tales, lo que pasa es que veo la realidad desde una perspectiva digamos que «diferente», y en base a dos o tres evidencias.

Primera: Fernando no se fue de McLaren por irse, sino para hacerles morder el polvo y para llevarse el tercer título mundial, porque quiere irse a Ferrari con el número 1 debajo del brazo ;)

Segundo: He mencionado alguna vez que Enzo Ferrari era el máximo exponente de la filosofía que mantiene que la máquina hace grande al piloto, pero que siempre buscó a los mejores pilotos para que condujeran sus trastos por si acaso andaba errado.

En este orden de cosas, el R28 puede no ser el mejor coche de la parrilla, pero lleva al mejor piloto al volante, lo que lo convierte en un peligro para sus contrincantes.

Y tercero: dijo alguien que al esfuerzo algunos lo llamaban suerte, y Fernando está buscando la suerte a base de trabajo.

Por lo que mi fundado optimismo no es otra cosa que una diferente valoración de una misma situación, porque nadie puede negar que el Nano está demasiado motivado para conformarse con andar en medio de la parrilla, es el mejor piloto sobre un coche que ha mejorado y que al parecer puede seguir haciéndolo, y que para colmo siempre aporta algo nuevo en cada oportunidad que tiene (hoy se ha metido en la Q3).

Soy optimista, claro que soy optimista ;)

Un abrazote

Jose

PD: te echo de menos ;)

Anónimo dijo...

Soberbio, tío :-)

Como aciertes mañana pongo una foto tuya al lado de mi Cthulu de peluche.

Rafa.-