domingo, 16 de marzo de 2008

Regreso al futuro [Albert Park]


Ya lo advirtió mi amigo Heikki en nuestra pequeña tertulia: el paso que había dado Alonso al fichar por Renault podía parecer que era hacia atrás cuando en realidad suponía uno hacia adelante, y grande.

Hoy se ha demostrado en Melbourne. El R28 no es un Ferrari ni un McLaren, como los R25 y R26 no lo eran; tampoco es un BMW, pero está en posición de mantener el tipo ante cualquier circunstancia y por ello es capaz de aprovechar perfectamente los problemas que sufren los demás monoplazas. Tal vez por ser un poco inferior, resulta tan hermoso verlo correr por la pista, adelantando, reteniendo, atacando, y aunque hoy la Virgen de Covadonga se ha ganado el sueldo, nadie en su sano juicio puede negar que el 4º puesto logrado por Fernando ha sido trabajado hasta el último milímetro (como el empeño de la realización en enfocar durante casi media carrera las evoluciones de nuestro compatriota se ha encargado de demostrar). 

Bueno, mañana lunes siempre habrá quien escriba o hable de la suerte como si sólo le hubiera bendecido con su varita al ovetense, pero nada de ello va a tener importancia, como no la tiene que se convirtiera al F2008, antes de tiempo, en el referente a batir; que se vendiera la piel del oso del campeonato antes de que en Maranello cogieran siquiera la escopeta; que se desestimara a BMW como aspirante a los podios; que se minimizara la importancia que realmente tenía el control de tracción; y tantas otras cosas más que han quedado en papel mojado en cuanto se ha encendido el semáforo en la ciudad australiana.

Heikki
tenía razón: Alonso había acertado apostando por regresar al futuro. Y hoy también se ha demostrado sobre el asfalto de Albert Park, porque tengo que remontarme a 2006 para recordar a un Nano tan motivado.

¿La carrera? Bueno, creo que ha sido preciosa. Kimi ha hecho honor a su apodo (Iceman) merendándose 7 puestos a golpe de volante y acelerador nada más darse la salida; entrando y saliendo de la pista para volver a intentarlo una vez y otra, y otra, hasta que su Ferrari ha dicho ¡basta!. Massa hoy ha estado simplón y muy diluido. Kubica, feroz hasta el primer pit stop, luego, simplemente cojonudo hasta que el desafortunado toque con Nakajima le ha apartado de la lucha. Heidfeld, como siempre: resistente y duro en la defensa de su puesto (sea cual sea, hoy segundo). Rosberg, contundente, demostrando que ha alcanzado el punto de ebullición correcto y que a partir de ahora habrá que contar con él.

Me ha sorprendido gratamente Bourdais, y aprovecho para pedir perdón por haberlo considerado novato en alguna referencia anterior, porque vale su peso en oro y es de recibo reconocerlo. Y me ha gustado ver de nuevo a Barrichello luchando en puestos nobles, y a Coulthard en estado puro y con un coche que por fin responde. Y lo siento por Piquet, que ni de lejos se merecía este estreno.

Y sólo menciono pilotos porque hoy ha sido una carrera de pilotos, a la vieja usanza, lo que me anima a pensar que vamos a disfrutar de una temporada inolvidable, que se sintetiza a la perfección en la curiosa estampa que ofrecía Takuma Sato (Super Aguri) disfrutando de las evoluciones de sus compañeros desde el pit de Renault, o en el soberbio adelantamiento que ha realizado Alonso con Kimi y Heikki ejerciendo de víctimas propiciatorias. Y de entre todos me quedo con Alonso (por lo ya comentado) y con Kovalainen, quien a pesar de haber cometido un error de párvulo cuando menos le convenía, ha demostrado sobre la pista (único lugar que vale en F1) que tiene la cabeza en sus sitio y que en breve va a empezar a cosechar los éxitos que se merece, porque su pelea con Kimi primero y con Fernando después, hablan a las claras de su enorme calidad como piloto.

Por cierto, ha ganado el hijo de Anthony, por eso al final se le veía tan contento (al padre, of course), aunque cabe mencionar que la realización le ha dado hoy una menor y más equilibrada cobertura, lo que ha sido de agradecer.

Sí, Heikki, Fernando dio el paso correcto en diciembre, y si él regresa al futuro con Renault, la verdad es que nosotros regresamos al mismo gracias a la ausencia del TC y a las limitaciones impuestas en aerodinámica. ¡Bendito sea este caos!

8 comentarios:

Heikki dijo...

Me alegra haberte inspirado, Jose, y sobre todo aportar algo a este blog.
Un saludo.

Avatar dijo...

Qué comienzo más emocionante, sí señor. Creo que vamos a disfrutar como enanos por todo lo que has dicho. Y para el siguiente plato solo queda una semana, si mal no me equivoco.Ya estoy deseando leer tu entrada de la semana que viene, Jose ;)

Anónimo dijo...

Estupenda visión, como siempre, aunque noto cierta animadversión hacia Lewis Hamilton que hace desmerecer bastante todo el conjunto.
Particularmente me sorprendió su madurez y cómo gestionó la carrera hasta lograr la victoria.
Un saludo

Keke Rosberg. dijo...

Gran análisis, Jose.
Bueno, pues parece ser que este año la cosa va a ser divertida. Menos mal, porque los años anteriores no había ni un susto, ni un sobresalto, ni ná de ná. Ahora se va a ver más a los pilotos y menos a los coches. Y el primero que se ha puesto en evidencia ha sido Massa. Siempre he pensado que los hay mucho mejores que él para llevar un Ferrari.
Y para Anónimo: ¿Que Hamilton gestionó la carrera? Sólo tuvo que cruzarse dos veces en la salida ante KUbica y luego acelerar. Saliendo el primero con ese avión, no va a tener dificultades (mientras no pulse el botón del limitador, claro).

Orroe dijo...

Hola a todos ;)

Gracias, Heikki, Avatar y Keke, da gusto escribir sabiendo que me leéis ;)

Anónimo, gracias por la parte de halago que hay en tu comentario, y es cierto que he hecho un esfuerzo por no hablar de Hamilton, pero no hay animadversión.

Sinceramente sigo sin verle conducir realmente. Tiene destellos, también es cierto, pero no lucha salvo llevando ventaja... y ayer su ventaja era demasiado evidente porque los Ferrari no hicieron nada más allá de la lucha titánica que ofreció Kimi, y a los BMW todavía les falta un puntito para complicarle realmente las cosas.

Dicho esto, el tono de mis comentarios suele ser más o menos tendente a buscar el lado humano, y después de tanta alaraca y bravuconada como las que suelta por su boca el inglés, creo que decir que es el «hijo de Anthony» es retratarlo perfectamente.

Es bueno, muy bueno, pero sigue sin demostrar nada que no sea que sabe ganar carreras sólo cuando sale desde la pole y no tiene auténtica oposición en la pista.

Como siempre: es mi humilde opinión ;)

Un abrazo

Jose

Anónimo dijo...

Cito a Keke Rosberg
"Y para Anónimo: ¿Que Hamilton gestionó la carrera? Sólo tuvo que cruzarse dos veces en la salida ante KUbica y luego acelerar. Saliendo el primero con ese avión, no va a tener dificultades (mientras no pulse el botón del limitador, claro)."

La carrera empieza el sábado y Hamilton logró la pole conduciendo al límite. El domindo aprovechó su posición y la defendió cuando fue atacada, no tuvo la culpa de que Räikkonenn o Massa estuvieran atrás.
No perdió los nervios y entró en los momentos justos para evitar el coche de seguridad, eso es estrategia y gestión. Y como dice hoy Serras en El Pais, todo lo hizo solo sin la ayuda de Alonso.

Para Orroe
Hamilton es muy bueno y no pienso que le haga mucho bien a este magnífico blog no resaltar sus cualidades. También es mi opinión.
Un saludo

Keke Rosberg dijo...

Cito a anónimo:

"La carrera empieza el sábado y Hamilton logró la pole conduciendo al límite. El domindo aprovechó su posición y la defendió cuando fue atacada, no tuvo la culpa de que Räikkonenn o Massa estuvieran atrás.
No perdió los nervios y entró en los momentos justos para evitar el coche de seguridad, eso es estrategia y gestión. Y como dice hoy Serras en El Pais, todo lo hizo solo sin la ayuda de Alonso."

Por partes: Si viste la misma tanda de clasificación que yo, Hamilton hizo la pole por un pequeño error de Kubica; si no, habría salido segundo. Claro que iba al límite, como lo iban Davidson, Fisichella o Coulthard, por ejemplo. Es lo que tiene que hacer, ni más, ni menos. Y repito, con el monoplaza que tiene, lo tiene más fácil que la mayoría. En cuanto a la carrera, salía en la pole con el mejor coche en este momento (como quedó demostrado). Ganar en esas condiciones lo hace hasta Nakajima con el McLaren que tiene Hamilton. Sólo se trata de pisar el acelerador y dejar atrás a todos los demás.
No le estoy quitando mérito, pero me parece que no tiene más que cualquiera de los otros veintiuno que se suben a un F1 y se juegan la vida en el circuito.
Su posición no fue atacada más que en la salida. El resto de la carrera fue un paseo para él. Como dice Jose, aún no ha demostrado que sepa luchar. Sólo ha ganado saliendo desde la pole. Por poner un ejemplo claro, en Brasil no fue capaz de gestionar nada, desde "soportar" el adelantamiento de Alonso en la salida y darse cuenta de que era campeón llegando cuarto, hasta pulsar el botón del limitador...
Lo del coche de seguridad, bueno, además de "estrategia y gestión", creo que también tuvo algo de suerte, ¿no?
Por cierto, ahora resulta que el que dice en que vuelta se para es el piloto... yo creía que eran los ingenieros los que se lo indicaban desde el box...

Un saludo.

Orroe dijo...

Yo tamibén cito a Anónimo:

«Y como dice hoy Serras en El Pais, todo lo hizo solo sin la ayuda de Alonso.»

Hoy Manel Serras vuelve a hablar de Hamilton, y titula su artículo «La madurez de Hamilton», subtitulándolo «El piloto británico de F-1 mantiene su carácter histriónico, pero anímicamente está más seguro de sí mismo».

Ahora bien, y curiosamente, en el artículo de casi media plana, se habla de todo menos de sus prestaciones como piloto, dejando sólo para el final (apenas un párrafo) una descripción de lo que sucedió el domingo en la que se reitera lo que hemos dicho Keke y yo, amén de recoger sus propias declaraciones en las que él mismo es quien dice que «he mejorado en muchos aspectos: en la gestión de los neumáticos, en el ritmo y en la confienza en el coche y en mí mismo».

Con estos datos «objetivos» Manel Serras concluye: «Hamilton ha madurado. A sus rivales les costará un poquito más hacerle perder los nervios».

Sinceramente, Anónimo, Serras puede decir misa (suele hacerlo), pero no puede decir más porque no hay nada más que decir, de momento ;)

Un abrazo

Jose