viernes, 29 de mayo de 2015

Ada y Montmeló


Esta es una de esas entradas que no me van a granjear amigos —más bien me va a producir algún que otro quebradero de cabeza—, pero son de las que hay que escribir si quieres mirarte luego al espejo, despojado de esa sensación que te hace sentir miserable porque sabes que sigues matando al niño que llevas dentro.

Todo esto que amamos tanto, en el fondo no es otra cosa que un gigantesco negocio que para colmo, tiene su base en una de las Islas del Canal, en Jersey, uno de los abundantes paraísos fiscales con sede en Europa, que desde que Nicolas Sarkozy dijera aquello de que había que refundar el capitalismo, no se han tocado porque al parecer siguen resultando imprescindibles.

Os lo repito por si no ha quedado claro: para que nuestro tinglado funcione, se asume que es necesario que haya gente que no pase por donde los demás pasamos, o mejor dicho, por donde a los demás nos obligan a pasar...

Bien, vivimos sobre un monumental queso que huele a podrido, a demonio vivo, para que nos entendamos, y teniendo como telón de fondo lo que está sucediendo con la FIFA en el momento de escribir estas líneas, todavía hay quien sospecha que la propuesta de Barcelona Comú de retirar la subvención municipal al Circuit, es populismo barato.

Basta echar un vistazo al caso Gribkowsky para entender que hay algo más que populismo barato en esa idea de retirar el dinero que aporta la ciudad de Barcelona al Gran Premio de España. Sobres para llegar a acuerdos, comisiones de dudosa justificación, sobornos a troche y moche, una banca que saca tajada de casi el 60% de los contratos que mantienen los deportistas de élite con su respectivos viejos y nuevo amos. Y un tal Bernie Ecclestone en todos los ajos, que no se sonrroja a la hora de solicitar menos democracia en las filas de su negocio, que se jacta de tener pasta para evitar la justicia, y que en 2008, incluso se atrevió a supeditar la celebración del Gran Premio de Europa a la reelección de Francisco Camps y Rita Barberá.

Comprendo que a los que ven a Vettel emulando a Ayrton Senna incluso cuando el alemán va al retrete, estas cosas les suenen a conspiranoia, pero estoy seguro de que ninguno de ellos se metería en la misma cama con avispados como los que dirigen actualmente la Fórmula 1.

Me importa un pimiento si la inversión en El Circuit tiene retorno o no, lo que me importa es dónde va, y ya puestos, si llega a su destinatario final en su montante completo, o éste ha sido previa y sucesivamente reducido por las numerosas gabelas y diezmos que rodean todos los asuntos de este tipo.

Y no os llevéis las manos a la cabeza tan pronto. Ada Colau y su partido, de momento me producen más reparos que a favores, lo que no impide que entienda perfectamente que una vez elegida, con las necesidades que aprietan a los barceloneses que no salen en el Hola, prefieran no casarse con una banda de piratas como la que lidera Bernie.

Tenemos reciente el ejemplo de Sheldon Adelson y su Las Vegas Sands apoyando un proyecto como Eurovegas. Olvidaros de los cochecitos de colores. Recordad un paraíso fiscal como Jersey, ajeno a las leyes europeas, y quizá coincidamos en que el problema de la Fórmula 1 aquí, en Alemania o en muchos otros sitios, no se llama Ada o afición, ni siquiera capitalismo, sino lisa y llanamente: corrupción.

Os leo.

9 comentarios:

NachoBCN dijo...

Con dos cojones!!!

GRING dijo...

Podridos están (casi)todos los deportes de alta competición en los que los dirigentes asumen que la institución que dirigen es su patrimonio. Y en consecuencia, por el "bien del negocio",asumen situaciones, permiten corrupciones (no solo en el sentido monetario estricto) y manipulan todo lo manipulable. El atletismo y el ciclismo, en los que todos los espectadores sospechábamos que pasaban muchas cosas raras, excepto los más "enterados", que lo consideraban un deporte limpio; con el paso de los años se descubrió el pastel, pero curiosamente han creado otro nuevo en apariencia más limpio. El fútbol nos ofrece estos días su versión de la hoguera de las vanidades, con sospechas sobre partidos de mundiales, elección de sedes basada en métodos corruptos, las famosas bolas calientes, etc. ¿Y en "nuestra" F1?. Si criticas situaciones clamorosas eres un conspiranoico, si salta a la vista quién es Ecclestone, qué métodos utiliza para conseguir sus propósitos, su etorno y totalitario control sobre todos los aspectos de la F1 (Charlie Whiting y su aplicación parcial de las normas según sea su destinatario de turno y Pirelli y su curioso sistema de asignar neumáticos a los pilotos con nombres y apellidos directamente desde fábrica incluidos) ¿por qué tenemos que aceptarlo?. Un dirigente político tiene que priorizar y sobre todo ser extremadamente escrupuloso con los presupuestos públicos, que son limitados y deben dirigirse hacia los problemas radicales. La F1 ES corrupta, está dirigida por un corrupto, es opaca en sus finanzas y representa un deporte que se está alejando de sus bases de aficionados a una velocidad acelerada inversamente proporcional a la de sus vehículos. Francia y Alemania ya no pasan por el aro. Bélgica e Italia han estado en el alero. ¿Que la F1 trae beneficios a Barcelona? Pero ¿cuánto cuesta a las arcas públicas?. ¿Merece la pena hacer el juego a corruptos para disfrutar de un deporte de "multimillonarios poseedores de Rolex?.
Sí seño, Josetxu. ¡Con dos cojones!
Un saludo!

Anónimo dijo...

Creo que los dineros que aporta el consistorio barcelonés son los que correspondería aportar a la Generalitat, pero en todo caso para mí la cuestión se reduce a dos cuestiones muy simples:

1. Se lo puede permitir sin perjuicio de otros gstos más necesarios?

2. Le sale a cuenta por el negocio y movimiento que genera?

Si la respuesta es afirmativa, lo de Bernie y el paraiso de Jersey no tiene importancia, el ayuntamiento de Barcelona no va a cambiar eso por dejar de aportar su cuota parte al Circuit para albergar el GP.

Por supuesto es mi opinión.

Saludos.

Lastra.

Tadeo dijo...

Lo de Camps y Rita te lo han vendido mal. En realiad lo que dijo Bernie, con toda la razón del mundo, es que si no ganaban estos las elecciones no se hacía el GP. No porque Bernie no quisiera, sino porque los otros grupos políticos no querían hacerlo.

Por no querer hacer, aun no sabemos lo que quieren hacer, la última es anular el ERE de Canal 9 y volver a contratar a los 1800 que decían que eran peperos, pero que al echarlos a la calle eran antipeperos. Bueno, el típico lío que acabamos pagando todos los ciudadanos.

A mi lo que más me ha llamado la atención es que todo el mundo se está echando las manos a la cabeza porque en el GP de Montmeló se usa dinero público. A ver, el circuito es propiedad de la Generalitat (unos 300 millones), el mantenimiento va a cargo de la Generalitat (unos 75 millones/año) y para celebrar carreras necesitan subvenciones públicas.

Coño !!! que vuelva el GP a Valencia !!! con buena picha bien se jode

Saludos

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenos días ;)

Nacho ;) Muchas gracias por abrir la tanda de respuestas daquesta manera ;)

Gring ;) Antes de escribir el texto de ayer me leí el programa de Barcelona Comú y mientras lo hacía, no dejaba de pensar en los septuagenarios que compran Rolex XDDD

Lastra ;) Leído el programa, la propuesta de Barcelona Comú es «3. Revisar las subvenciones innecesarias en un contexto de emergencia social (como los 16 millones de euros otorgados al Circuito de Fórmula 1 de Montmeló).»

Dicho lo cual, tanto BC como tú y yo, y por supuesto mucha más gente, quiere responder a esas dos preguntas que haces, y doy por seguro que si son afirmativas, el nuevo consistorio seguiría apoyando al Circuit.

Pero el problema a mi modo de ver, es que todavía no las han contestado quienes deberían haberlo hecho, con lo que volvemos a incidir en esa rutina tan perniciosa que rodea de opacidad estos eventos y pone en tela de juicio la apuesta por un deporte, que si fuese más diáfana seguramente nadie revisaría ;)

Tadeo ;) Me lo vendieron bien XDD Bernie entra en campaña democrática aunque no le guste la democracia, y el PP valenciano enarbola la F1 en la campaña 2008 XDDD

Mi abuelo diría que entre todos la mataron y ella sola se murió XDDDD

Pero a lo que vamos. Que sí, que te entiendo porque por aquí, también tenemos meigas de esas XDDDD

Un abrazote a los cuatro ;)

Jose

SabelaFR dijo...

Yo creo, sinceramente, que la celebración de un GP o, más bien y como es en este caso, la supervivencia de un circuito (y ya no sólo Montmeló, tenemos varios casos en el calendario) no debe depender del dinero público. Y sobre todo, de un Ayuntamiento que aunque se vea beneficiado de los posibles retornos, tiene (y hoy en día no hace falta contaros nada) muchas muchas otras cosas por las que mirar. Y muchas de ellas de necesidades básicas que se les está privando a la gente de a pie.

Yo, que me considero suficientemente aficionada como para recorrerme los 1000km que me separan del circuit ya un par de veces para ir al gran premio, y que con mi esfuerzo y mis ahorros me puedo costear el viaje y la entrada (de momento, toquemos madera...) creo que la medida no está de todo mal planteada. De todas formas, creo que es necesario darle una vuelta y creo que lo harán antes de quitar nada. O espero.
Claro que duele que pueda repercutir en las competiciones de F1, pero deberíamos tener un par de dedos de frente y ver que deberíamos pelear más por un reparto del dinero de la F1 por parte de Mr.Ecclestone más justo que no depender de subvenciones de un ayuntamiento que se pueden utilizar para cosas más básicas.
Veremos en qué termina esto.
Te leo desde hace poco, Jose, pero me he vuelto asidua ;)

Apertas!

Anónimo dijo...

Hasta ahora he visto en este blog los toros desde la barrera (lo reconozco, soy un voyeur)...

Sin embargo, este tema me está tocando un poco la moral por lo mucho que se está escribiendo o hablando del tema, no ya sólo desde el punto de vista del aficionado de la F1, sino en todos los ámbitos (que los abarca).

Me da igual verlo desde un punto de vista político, desde un punto de vista económico, desde un punto de vista populista (que, al final, parece ser la opinión determinante) o desde el punto de vista del aficionado que se ha dejado mucho dinero viendo el Gran Premio de España durante muchos años en Montmeló...

Como acabo de comentar, he estado muchos años en el Circuit por varios motivos:
1. Que es el Gran Premio de España. Mi país...
2. Que es el Gran Premio de España. Me queda más cerca que ningún otro.
3. Que es Montmeló. Un circuito en el que he rodado en más de una ocasión.

Sin embargo, si un partido político y sus votantes deciden dejar morir a una de las gallinas de los huevos de oro, no seré yo quien me oponga: si algo me gusta es ver esa carrera in situ, pero, lo que está claro, es que, como aficionado, es una de las carreras de las que puedo prescindir en televisión...

Así que, ellos mismos...

Saludos
Tony

Lola Cámara dijo...

Pues no me sale otra cosa que decir que: con un par... de lo que sea, cojones u ovarios, que para el caso hacen el mismo servicio (a ver si me estoy yo también bilbanizando...)
Pues eso, que sería largo de comentar, pero que te doy la razón en todo lo que dices.

Natxo dijo...

Grande!
No todo lo que huele a Cabrales sabe a Cabrales.