sábado, 15 de octubre de 2016

Operación de falsa bandera


A pesar del tiempo transcurrido desde la disputa del Gran Premio de Japón, tenemos sobre la mesa apenas un par de datos o tres a los que agarrarnos, y para compensar, versiones de lo ocurrido como para parar un carro, que, sin embargo, inciden en lo mismo: el proyecto sigue estando verde, McLaren no supo leer la carrera y el chasis es una castaña. ¡Abandonad la size zero, coño...! 

Vaya por delante que me encanta la size zero. Red Bull también la utiliza y el RB12 va como un tiro siempre y cuando se den determinadas circunstancias. En otras situaciones no, obviamente. Pero en el caso que nos ocupa me parece irrelevante, por cuanto Fernando Alonso, con cara de resignación, nos decía hace una semana exacta que la evolución de la UP nipona para Suzuka consistía en más fiabilidad, no en más caballos, y este jueves pasado, creo, Honda admitía que lleva un pequeño retraso en la evolución del ICE (Internal Combustion Engine; el motor de toda la vida, vamos).

Desde luego, el chasco no nos lo quitó nadie, aunque a partir de ahí, como decía en el párrafo inicial, se desencadenó una caza de la respuesta más convincente, que, al final y como no podía ser de otra manera, ha terminado depositando sus ojos y la flecha, y el arco si me apuras, en ese baúl sin fondo en que cabe todo y responde al nombre de aerodinámica.

Y el caso es que la aerodinámica no es chasis aunque corresponde a Woking, y una cosa lleva a la otra, y como por arte de birlibirloque, la que se ha ido de rositas de Japón me parece que ha sido Honda.

Hablaba el lunes pasado sobre esto mismo con Jero (Jerónimo Garzón). Y puesto que en el sector 1 y en las rectas faltaba potencia en el MP4/31, y esto encaja con lo dicho por el asturiano el viernes de la semana pasada y por Honda en la corriente, no sé a qué coño le damos tantas vueltas al alerón delantero o a la recuperación de energía en la frenada, o al chasis, si lo blanco y en botella suele ser leche.

Acepto que el progreso del fabricante japonés ha sido evidente de este verano a esta parte y que, a priori, nadie podía imaginar que la nipona no pretendiera rentabilizarlo en su tierra.

También doy por bueno que en el escenario propuesto en el Gran Premio de Japón, sea más fácil asimilar que la que ha fallado ha sido McLaren, pero Alonso señalaba a Honda y ésta explicaba posteriormente el déficit de su unidad de potencia. Es más, apuntaba a que durante 2017 pillará a Mercedes-Benz en rendimiento del ICE, mientras admitía a través de su responsable Yusuke Hasegawa que: «Sólo estamos satisfechos. Hemos conseguido mucho, pero aún estamos lejos de nuestro objetivo. La mejora del motor [Japón] fue buena, pero no suficiente.»

Cuanto más escribo sobre Fórmula 1, más sé que no sé nada. Pero si tengo algo a lo que agarrarme, es a que un buen chasis o una buena aerodinámica, sin la potencia adecuada supondrán siempre un completo desastre.

Pongámonos en mi idea, como le comenté a Jero hace unos días. Todo está dispuesto para dar el Do de pecho en Suzuka. McLaren uno con Honda y, supuestamente, Honda una con McLaren. Pero la japonesa flaquea en el último instante y da fiabilidad por liebre esperando que Woking acepte pulpo como animal de compañía. Pero Dennis se siente molesto y quiere hacer ver a su socio que así no funcionan las cosas en Fórmula 1, y en vez de bajar el rake del MP4/31 o aumentar la carga de sus alerones para compensar el déficit de potencia, promueve que McLaren salga a hacer el ridículo en configuración de batalla para mostrar a Honda que en esta historia, o se va hombro con hombro o todo se va al carajo.

Sin duda es una versión offshore del mítico «GP2 engine, aaaaargh!», pero lo curioso es que también encaja en el supuesto que llevo entre manos. Jenson no sabe manejar una situación tan surrealista, y adopta el viernes de entrenamiento los reglajes de Alonso. Y cuando termina todo, este último nos dice públicamente que espera que no se repita...

No se repetirá. Honda, a través de Hasegawa, ha dado esta semana el pertinente acuse de recibo: «En Honda sentimos ahora más motivación que tensión» [dentro enlace].

Sea. Os leo.

1 comentario:

Erathor Elensar dijo...

Sin casi 1000 cv de potencia, la Merche, sería un bodrio como el Honda... McLaren diseñó un coché de alta carga y resistencia al avance pensando que iba a tener potencia suficiente. Sin potencia, no hay quien mueva un coche tan eficaz aerodinámicamente.

La máxima de la fórmula 1 siempre ha sido que cuanto más corre un coche, más se sujeta al suelo... A más potencia, más downforce se puede aplicar, menos deslizan las ruedas y el conjunto mejora.

Si a esto le unimos unas pirelli que parece que esta remesa se la encargaron a Firestone... nada más que contar...