lunes, 22 de febrero de 2016

[Red Bull RB12] Cuestión de matices


A simple vista, las imágenes del RB12 que ha compartido Red Bull nos muestran un coche muy similar en su planteamiento al RB11 del año pasado, eso sí, distinguido de aquel y de todos los rivales presentados hasta el momento, por una vistosa y sugerente pintura satinada.

Recalco lo de «satinada» porque por deformación profesional entiendo el brillo de las superficies en algunos matices extra, de forma que a un cuadro o una ilustración, le puedo dar según me convenga un terminado brillante (la luz se refleja), semibrillante (la luz se refleja parcialmente), satinado (la luz acaricia la pintura), semimate (la luz apenas molesta), y mate (la luz no interfiere).

Os voy a ahorrar la clase magistral de acabados sobre soportes pictóricos, papeles para impresión o incluso terminado de maquetas, pero os diré que lo normal es tener en el estudio un bote de pintura o spray de barniz brillante, otro mate y otro satinado, para que jugando con ellos se obtenga el resultado deseado dentro del abanico de posibilidades que os comentaba más arriba, y dejémoslo en que el RB12 es casi un RB11 pero con librea satinada tirando a mate.

En cuanto al vehículo en sí, la verdad es que me ha sorprendido, no tanto por sus pocas novedades, sino porque imaginaba que Milton Keynes iba a copiar alguna de las soluciones que pudimos ver durante 2015 en el Toro Rosso STR10, pero en cambio, ha optado por pulir las líneas maestras del RB11 incluso en su estrechez manifiesta.

Obviamente la unidad de potencia de esta temporada es prácticamente la misma Renault que la de la campaña pasada, aunque ahora se denomine TAG Heuer. En sintonía, el proyecto 2016 la maltrata de idéntica forma, sometiéndola a una estrechez de espacio que incide en la enorme importancia que da la austriaca a la aerodinámica en detrimento de la salud del propulsor.

¿Hay que alarmarse por ello? Podría ser que sí si la fiabilidad no acompaña, cosa que está por ver. En todo caso, cabe recordar que el chasis de 2015 supo paliar en pista las deficiencias mecánicas del conjunto, colocando a Red Bull como cuarta escudería en el Mundial. No era malo, sino más bien todo lo contrario, lo que me lleva a barruntar que a lo peor, todas las quejas que han vertido herr doktor Marko y compañía sobre el fabricante galo entre temporada y temporada, han sido una cortina de humo tendida por si las moscas, porque si el monoplaza es muy similar al de hace unos meses y la unidad de potencia es practicamente la misma, ya me diréis: las piezas no encajan.


Por norma general, en pretemporada hago tabla rasa en cuanto a expectativas y optimismo, así que con vuestro permiso me voy a poner en lo mejor: Renault (TAG Heuer) ha mejorado su unidad propulsora y la fiabilidad de la misma, y en Milton Keynes han pensado que se podía dar una nueva oportunidad al RB11, pasándolo a limpio en cuanto a diseño, decorándolo de distinta manera y por supuesto, llamándolo RB12.

Eso y el terminado satinado.

Y es que hablando de acabados satinados, nos encontramos, como mencionaba en los párrafos iniciales, con que es posible matizarlos, de manera que podemos obtener un satinado más brillante en algunas zonas del volumen del vehículo y más mate en otras. Lo que me lleva a recordar que la utilización de pinturas mates mejoran el rendimiento aerodinámico, ya que la microrrugosidad que aportan, facilita la adaptación del flujo del aire a las formas y asegura la estabilidad de la capa límite en ellas. Para colmo, el mate también favorece las propiedades térmicas de una superficie...

Newey, hombre inquieto donde los haya, ya ha usado este tipo de terminados en las zagas de sus coches. Es un innovador y a lo mejor está dando de nuevo en el clavo.

Os leo.