viernes, 13 de noviembre de 2015

Orbayu


Cuando estas edades cabronas nos den por fin respiro, más de uno sentirá en el alma no haber podido protagonizar la imagen que nos ha regalado esta tarde Interlagos.

Llueve tímidamente sobre Gorliz, e intuyo cómo anda el paddock. Todos revueltos y envidiosos, implorando a cada cámara que pasa por su lado, que si sería posible interpretar una instantánea similar aunque supusiese un falso robado, que peor los hizo Ana Obregón en la playa, y aquí estamos.

No, niegan los fotógrafos con la boca, la cabeza, el gesto y las manos. Esas cosas suceden y las recoges en su infinita tristeza, y ya está. Fingir en un momento así se notaría, repiten por si cala el mensaje. No hay tipo en el mundo capaz de transmitir tanta sinceridad, enfatizan por ver si los pilotos que les rodean ahuecan el ala y les dejan definitivamente en paz...

Creía que todo estaba hecho. A falta de dos carreras para terminar la temporada todo parecía hecho, pero a mi libro le quedan incorporar este último apunte en el capítulo 32 y sacar adelante dos gatitos de los cuatro que llegaron el jueves pasado a casa, y a ver qué viene en Abu Dhabi que me tuerza aún más las cosas. No sé si lo terminaré a tiempo. La verdad es que siento ganas de sentarme en el guardarraíl como Fernando, siquiera para pensar en que a veces, uno elige cargas que creyendo que puede soportar le acaban rompiendo la espalda.

Tanto hablar de retos y de chorradas, y se nos va pasando el arroz...

Imagino a estas horas a Maurizio Arrivabene, maldiciendo haber vapuleado tanto al hombre que defendió los colores de la rossa cuando las cosas no iban para la italiana mejor que van hoy para McLaren. Lo visualizo pensando en si Sebastain sería capaz de evocar tanta plasticidad si su SF15-T fallara en Yas Marina como ha hecho esta tarde el MP4/30 del Nano; calculando así mismo, cuántos puntos de épica o de coraje harían falta para reproducir una imagen similar si la Fórmula 1 fuese un Juego de Rol...

Pienso en Hamilton o en Vettel, calculando la factura que les pasará no contar con una fotografía así decorando las paredes de sus respectivas casas. Y en Bernie recapacitando brevemente sobre el valor que da a sus campeones del mundo, sopesando también, la posibilidad de que ésta y no la suya con el ojo morado después del asalto que sufrieron él y Fabiana, sea a partir de ahora la imagen publicitaria de los relojes Hublot Official Watch of Formula 1.

Lo comentaba el otro día: «Se eligió enfatizar la bobada de que Vettel era el que se enfrentaba a un reto en Ferrari, obviando que el que iba a pasarlas realmente putas, ni era alemán ni viajaba en vagón de primera.»

Sigue lloviendo sobre Gorliz. Sirimiri lo llamamos aquí, orbayu se dice en Asturias, creo.

Os leo.

7 comentarios:

Nacho Lascaray dijo...

Me encanta las cosas que ves ( y nos haces ver ) con una simple foto , y lo perfectamente que describes todo lo que se esconde ahí detrás , enhorabuena y disculpa que , aunque te lea siempre , no contribuya mucho. Saludos y , aún , esperanza.

Anónimo dijo...

La imagen del ídolo caído. Esa imagen sí que evoca a Senna y los campeones de antes como indicaba Johansson hace unos días.

Quizá lo único bueno que tiene este McLaren de motor tan débil es el evocarnos los abandonos de hace años cuando la máquina dejaba tirado al piloto por muy campeón que pudiera ser. Ahora que se habla tanto de records imbatibles, ¿cuántas victorias perdieron Senna, Prost y otros por fallos mecánicos de sus monturas?

Las revoluciones bajas de ahora y otras muchas zarandajas hacen los coches actuales prácticamente de acero y quitan el factor sorpresa a la lucha de gladiadores.

King Crimson

Anónimo dijo...

Respecto a la imagen de Fernando en el guardarail, se me ocurre lo siguiente:

Y si el que estuviera ahí sentado fuera Sebastían porque Fernando se hubiera quedado en Ferrari......... Supongo que la prensa nacional e internacional valorarían el coraje y la determinación de un campeón
en querer ganar frente a las adversidades y por encima de su máquina.

Y si el próximo año Mclaren-Honda consigue un motor decente y chasis
complementario al mismo y gracias a un piloto excepcional consigue el campeonato del mundo sin ser el mejor coche.......

Y si los de "colorao" como máximo llegan al subcampeonato y tal y tal........

Entonces el piloto que llevara la montura del Mclaren sería un héroe y simplemente EL MEJOR DE TODOS.

Fernando Alonso ha acertado.Animo campeón.

ro pose dijo...

Palla en gallego.

Buen apunte Josete

Anónimo dijo...

¿Pero qué héroe?Si Button está delante en la copa de compañeros que tanta importancia ha tenido para aquellos que no tenían nada que llevarse a la boca.Y eso que segun el amigo Alonso este año ha hecho algunas de las mejores carreras de su vida.Pero Button es quien está salvando la honra de Mclaren mientras que el famoso desarrollador de coches que hacía coches campeones hace lo que Kimi hacía,que era un manazas y rompe motores.Como ha cambiado el cuento.Y ya vamos para 11 años de lloros y excusas mientras el mundo entero celebramos que Alonso era quien dijimos,la gran mentira que algunos necios creyeron y ahora tienen que digerir.Ahora a ver como se arrastra y como la historia recordará que Button,Trulli o Hamilton lo pusieron en su lugar en la historia.

Charlie Whiting dijo...

Que santa paciencia tienes Josetxu! Con idiotas como este para que queremos campeonatos. Que corra solo Vettel Ajajajaja!

GRING dijo...

Josetxu. Esta foto es fantástica, pero debería ser inseparable de esa otra de Fernando tomando el sol en una sillita de playa esperando a que vinieran a buscarle mientras canta interiormente "Soñando espero al coche que más quiero...". Ya falta menos para que acabe la pesadilla.
En este día tan triste, un recuerdo para que la intolerancia, la agresividad, la falta de respeto y todo aquello que hace a las personas peores, en cualquier ámbito de la vida, desaparezca algún día de la faz de la Tierra.
Saludos!!