sábado, 18 de junio de 2016

52 minutos #25TLM16 [05]


Resulta un poco descorazonador que se cometa sacrilegio con uno de los momentos más bonitos de las 24 Horas de Le Mans. Llovía a las 3 de la tarde, había poca visibilidad por el spray levantado al paso de los coches, pero diantre, 52 minutos de Safety Car son demasiados, se mire como se mire.

Tampoco es que me extrañe. Estando integrada la mítica prueba francesa en el calendario oficial del WEC (World Endurance Championship) y con la FIA por medio, la seguridad manda y de la misma tacada, importa poco que los vehículos dispongan en su mayoría de carrocerías envolventes, de los correspondientes limpiaparabrisas, de luces delanteras y de posición, y de unos neumáticos para mojado que son infinitamente mejores que los Pirelli wet para Fórmula 1.

Hubo problemas durante la calificación derivados de la presencia de abundante lluvia, sí, pero el aficionado quiere ver carreras y no procesiones, tanto en fórmulas de velocidad como en resistencia. Más si cabe en esta última, ya que las dificultades asociadas a correr en cualquier condición imaginable, están íntimamente asociadas a la disciplina.

Se preveía una mejoría del tiempo y por lo que se ve, la prueba se ha lanzado con el Safety Car al frente a la espera de que escampara. En este sentido, una o dos vueltas habrían bastado para que la parrilla se estirara lo suficiente, también para que aflorara un carril menos húmedo sobre el asfalto. La meteorología iba a mejorar sí o sí, era cuestión de hacer lo adecuado: salvar el periodo de mayor tráfico y de mayor riesgo, y dejar que Le Mans fuese Le Mans una vez más.

Parecía fácil, ¿verdad? 

Os leo.