viernes, 27 de mayo de 2016

Life on Mars?


A Sebastian le está cayendo la del pulpo. Ahora dicen de él que no es el mejor piloto del mundo, fíjate qué cosas. 

Lo malo del asunto es que quienes afirman tal cosa son los de siempre, los que se empeñan en que elijas KAS naranja o KAS limón, no vaya a ser que te dé por enamorarte de los dos. Los que estadística en mano, repiten para que te entre en la cabeza, que en prueba científica y con ojos vendados, el público elige Pepsi en vez de Coca-Cola aunque esta última siga siendo la chispa de la vida, sin asimilar ni a la de tres, que a lo peor, a ti, este tipo de bebidas te la traen al fresco...

Lo siento en el alma por el vettelismo más talibán. A su ídolo lo han tumbado los mismos que lo levantaron a base de cifras. Pero qué queréis que os diga, a Nuvolari, Rosenberg, Caracciola, Fangio, Moss, Clark, Stewart y los gigantes que fueron antes o vinieron después, jamás les hicieron falta estas pamplinas. Los circuitos y el campeonato dictaban sentencia y nunca hubo necesidad de enfatizar lo obvio. ¿Para qué demonios?

Pero el paddock se nos ha llenado de tipos salidos de escuelas de negocio, de estanqueros, cabeza cuadradas o directamente gilipollas, y una cosa lleva a la otra, y los periodistas les ponen la alcahofa en la boca y acaban tirando de números por no enseñar sus costurones: no saben disfrutar de la visión de la luna sin evitar pensar en que como satélite, se aleja 2 centímetros a la Tierra cada año que pasa. No saben pasear por una playa al amanecer sin reflexionar sobre el orden exacto en que suceden las cosas. No saben disfrutar del aroma de una flor o del calor de un abrazo, un beso, sin sustantivar que todo es química y el espíritu se reduce a una serie de enlaces entre moléculas a cuál más frío y soso.

Ángeles ha perdido su mochila. A ver, no es que la haya perdido en sentido estricto, la utiliza ahora su hija, aunque la cría la usa para meter sus cosillas de la piscina cuando su madre la empleaba como compañera de aventuras.

Hay mucho de renuncia en eso tan áspero de pasar el testigo, de sucumbir a las estrategias corporativas. La vida sigue, y te cierra contra las cuerdas del cuadrilátero que dibujaste tú mismo, porque así sucede todo, porque los que llegamos antes sentimos la obligación de cuidar de los que vienen detrás, y porque existe un momento para cada cosa y el metrónomo cambia su ritmo para susurrarnos al oído: déjate llevar, su tempo es más importante que el tuyo.

La chiquilla de Ángeles no lo sabe todavía, pero un dia descubrirá en toda su hondura, que sus cosillas de la piscina ocupan el mismo espacio que los sueños y la generosidad de su madre...

Vettel está aterrizando en un mundo que no comprende. Verstappen es el futuro. Sus cuatro campeonatos valen lo que él, y lamentablemente, hoy tasan a la baja en un mundo que rebosa especuladores.

Pero ni tanto ni tan calvo, que decía aquél. 

Nos faltan poetas en El Circo. A los pocos que había los mandaron a pintar ruedas. Pero si yo fuese uno de ellos, un suponer y siempre hipotéticamente hablando, le diría a Sebastian que se fijase en Kimi: el entorno no cuenta, Max no existe y todavía hay tiempo para convencer a todos, incluso a los que ahora nos vuelven la espalda, de que el mañana se esculpe sobre derrotas más que sobre victorias. 

Aún hay tiempo para coger de nuevo esa mochila que parece que te han robado cuando cuatro idiotas han comentado de ti que ya no eres el número 1, con la intención de decirle a tu propia chiquilla que la use para lo que quiera, pero que cuando tenga uso de razón te la devuelva para que abraces otra vez tus recuerdos y podáis hablar de tú a tú los dos, sobre lo efímeras que resultan la vida y los sueños propios o ajenos.

Os leo.

9 comentarios:

Antonio L. dijo...

Es evidente que ante la falta de victorias de Ferrari, le están echando la culpa a su piloto "titular". Es mas fácil hacer leña del árbol caido que asumir las culpas por parte de la cúpula directiva.

El gran problema de Sebastian Vetel se llama "el espíritu" de Fernando Alonso, el piloto que durante cinco años luchó a muerte con un ferrari que nunca estuvo "a la altura" y que casi consigue dos campeonatos que le birlaron el muro de ferrari y la FIA respectívamente.

Alonso solo hay uno, el mejor piloto del campeonato en cuanto a lucha y entrega se refiere. Ferrari ya le hecha de menos (nunca lo admitirá) pero el samurai está en otro equipo y afilando su espada.

Respecto a Vetel, hay que dejarlo madurar, si madurar, Ferrari es una cosa muy distinta a Red Bull y es necesario haber pasado por el desierto (Alonso con Renault la segunda vez), para tener la templanza y el aplomo para luchar hasta las últimas consecuencias con lo que tengas. Es muy fácil ser el primero con un vehículo estratosférico, pero con uno más "terrenal"..........

Me temo que a Vetel le quedan como mucho dos temporadas en Ferrari, el piloto se va ha hartar de esperar un coche ganador (como en REd Bull) y creo que volará a otro equipo con menos presión.

GRING dijo...

Grande Josetxu y grandes todos aquellos pilotos y seguidores que en la historia han entendido esto como una pasión!

Anónimo dijo...

Preciosa entrada.
Es difícil acordarse de que a todos alguna vez nos han prestado esa mochila y que tarde o temprano, con suerte, tendremos a alguien para cederle la nuestra.

Un saludo
Sr.Polyphenol

Anónimo dijo...

Una corrección; La Luna se está alejando no acercando:

http://cienciadesofa.com/2016/05/como-sabemos-que-la-luna-estaba-mas-cerca-en-el-pasado.html

Anónimo dijo...

Está claro que es más fácil que te regalen los campeonatos que tener que ganárselos. Pobre Sebastián, mala operación hizo cambiando Red Bull por Ferrari, un mal año de la energética y quizá el ganar en una sola escudería le hicieron buscar en Maranello.





King Crimson

Anónimo dijo...

De un anónimo a otro, mil gracias por la aclaración. Está confirmado entonces, Ferrari se aleja del título a razón de unos... 4 centímetros por año.

Anónimo dijo...

Pero la ecuación es simple, Ferrari falla en el agarre y si el coche carece de agarre entonces va el piloto perderá tiempo en las correcciones.
Pero aun así el alemán lo hizo mejor que el fines. Ahora crucificarlo por que llevo el coche a donde debe de estar es pues un poco apresurado.
Mañana tengan la seguridad de que Seb hará una buena carrera, como nos tiene acostumbrado a sus seguidores, por que eso nos motiva siempre a verle.
Es bueno para el campeonato que RedBull este de vuelta, competitividad es lo que reclamamos.
Saludos

OLO

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Gracias por la aclaración, Anónimo, ya he corregido «acerca» por «aleja» ;)

Un abrazote

Jose

aurora rodriguez dijo...

Jgrandeeee...
Demasiado bondadoso con Vettel, el no ha tenido la misma misericordia con las cabezas de sus iguales, a los que iban pisoteando y apartando en su favor.

Ahora le toca llorar cuando no se dejan adelantar... Al final los culebrones son como la vida misma y a Vettel ("cerrarlo " según el autocorrector del móvil... Parecía tonto el corrector kjjj) le toca protagonizar "Los ricos también lloran"

Chim Pum!