jueves, 11 de mayo de 2017

El W08 y la madre que lo parió


Mientras Adrian Newey sigue haciendo esperar a la legión de fans que se las prometían felices con un revolucionario RB13B que se suponía iba a ser estrenado en Barcelona pero no ha asomado las orejas en el momento de escribir estas líneas, las novedades reseñables, las potentonas, han salpicado la jornada desde el garaje de la escudería de Brackley.

También ha habido tema con el asunto de la nueva visibilidad que quiere dar Liberty a los dorsales en los autos, pero como a estas horas ya estaréis más que informados mejor hacemos sorpasso y nos metemos en harina porque Montmeló es tierra para sondear la aerodinámica, aquí empieza lo realmente fuerte de la temporada, y del primero al último coche de la parrilla ha traído sus respectivas evoluciones con la intención de estrenarlas. Sí, el MCL32 de McLaren-Honda también, así que id cruzando los dedos.

Y bien, el sorpresón, como indicaba al comienzo, ha venido de la mano de la gente de Mercedes AMG, quienes en el coche de Bottas han presentado una solución que viene a paliar aquellos problemas que dije en febrero que iba a sufrir el W08 y que, por lo visto, le han impedido despegar a Ferrari.

Tren delantero, calentamiento de gomas y frenos [Demasiado ruido], así, tal cual: «Seguro que me llueven piedras si inicio esta entrada diciendo que el W08 va a sufrir lo indecible en el tren delantero (calentamiento de gomas, frenos, etcétera), y alguna que otra flecha envenenada si insinúo que, a veces, el abuso de soluciones apabullantes tiene más que ver con los problemas que no se han podido o sabido resolver que con un inteligente uso de recursos.»

Así que siguiendo mi propio hilo narrativo —incomprensiblemente no hubo expertos que me dieran la razón entonces—, lo que nos hemos encontrado hoy es con un rediseño de la parte más comprometida del vehículo anglo-germano, que por un lado reduce la superficie de la nariz (es mucho más fina ahora) planteando una menor zona de resistencia al avance (drag), y le da fuerte a eso de bajar la zona de presión y acercarla lo más posible al eje hipotético que define la posición del tren anterior.

La idea, dentro de lo ramploncilla que me parece, no es en absoluto nueva pero seguro que ayuda a mejorar el calentamiento de ruedas y la gobernabilidad en terreno virado, así como a dulcificar las frenadas.

Y digo que no es nueva porque estamos ante un ala invertida como la que llevaba debajo del morro el Renault R29 (2009) o la que usó más recientemente el Lotus E-22 debajo de su nariz asimétrica (2014). Obviamente, por imperativos del nuevo reglamento el ala del demonio ha tenido que adaptarse (aquí lo de ramploncilla), lo que a la postre ha supuesto que su anchura máxima no pueda superar la sombra del morro, que carezca de paredes laterales y necesite de una pequeña góndola que la sujete, y, en definitiva, que presente un aspecto general que da un aire muy agresivo y molón al W08 a pesar de su sencillez.

Acuñada hacia adelante, es decir, más ancha bajo las suspensiones que en la confluencia con la nose, actuará a muy baja altura y por la distribución de su superficie (aflechada, como venimos diciendo), con más incidencia debajo del tren delantero que en la punta del coche.

Hablando en cristiano, que queda mejor: Mercedes AMG ha originado más downforce en el punto exacto donde se necesitaba, y como por esas cosas que tiene la aerodinámica el drag resultante va a ser pequeño, pues como que miel sobre hojuelas, que decía aquél.


Terminando, que es gerundio. Como tiene unas dimensiones generosotas, vamos, que la solución no es nada pequeña, no quedaba espacio para los generadores de vórtices inferiores (turning vanes) y ello explica por qué ésta función pasa ahora al bonito torneado lateral del cachivache.

Falta saber si se ha reducido la batalla y se aumenta la inclinación del fondo plano con respecto al suelo (yo juraría que en buena lógica debería ser así), y por supuesto, si el aligeramiento de la parte trasera (se habla de unos 6 kilogramos menos) va a facilitar un mejor equilibrado del monoplaza, pero qué queréis que os diga, a mí estas cosas de que Brackley sienta el aliento de los rivales en el cogote y tenga necesidad de ser creativa aunque sea posando los ojos en terrenos ya explorados, me encanta.

Os leo.

No hay comentarios: